PUBLICIDAD

ESTILO DE-VIDA

Fraisexual: la razón por la que te enamoras de alguien que no conoces

¿Te ha pasado que a pesar de lo mucho que alguien te atrae físicamente no logras dar el siguiente paso para conocerlo?

Por definición, a un fraisexual puede gustarle una persona a simple vista, pero una vez que tiene más contacto con ella dejará el enamoramiento atrás.

Entre la diversidad reconocida de orientaciones e identidades sexuales, llamamos fraisexuales a quienes les atrae la apariencia, el olor, los gestos o la manera de vestir de alguien, es decir que tiene un contacto superficial con el otro para generar un primer juicio acerca de la persona y decidir que le ha gustado y desea conocerlo. Sin embargo, al darse cuenta de que no logra generar una conexión emocional profunda, pierde por completo el interés y la atracción que lo condujo hacia esa otra persona desaparece.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

No hay que confundir esta definición con el idealista y romántico cliché del amor a primera vista, pues lo que ocurre en el deseo de un fraisexual es que al conocer a alguien, mirarlo, y analizar sus palabras y gestos, logra sentirse realmente atraído hacia esa otra persona. La fantasía concluye cuando ha conseguido su deseo e inicia una relación con la persona que capturó la atención de todos sus sentidos desde el primer instante. Ahora, el tiempo comienza a transcurrir a su lado, y la tensión que se acompañaba de mariposas y destellos en la boca del estómago poco a poco va desapareciendo. Con cada cita el interés se apaga hasta consumirse y aquello que le atrajo románticamente de esa persona ha dejado de ser significativo. 

Esa es la historia que experimentan y repiten una y otra vez los fraisexuales, un grupo de identidades que no conoce profundamente a su pareja por el miedo a perder irremediablemente la confianza y el interés que le despertó en un principio.

Ser fraisexual es mucho más complejo de lo que parece porque forma parte del concepto de asexualidad. 

Se calcula que un 3% de la población mundial es asexual, que no es lo mismo que la abstención sexual, pues no hay una voluntad al elegir satisfacer o no su deseo, ya que aunque pueden tener una relación sexual prefieren mantener relaciones románticas que no involucren la intimidad.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Dentro del grupo denominado asexual existen dos identidades principales: los demisexuales y los fraisexuales. La demisexualidad se refiere a las personas que no sienten una atracción sexual hasta que se ha formado un fuerte lazo emocional con la otra persona. Mientras que los fraisexuales son su opuesto y contrario al experimentar una intensa atracción a simple vista, pero que termina cuando conocen emocionalmente al otro. 

Cuando hay que dar el segundo paso, el emocional, simplemente no lo sienten. Mientras más se involucran más rápido pierden el interés. 

Aunque no existe demasiada información al respecto -porque muy pocos estudios científicos se han interesado por esta orientación- la sexología puede orientarnos a entender esta conducta, pues ha clasificado dos tipos de atracción sexual. La atracción sexual primaria es aquella instantánea, sin profundidad ni mayor información que la superficial que se percibe con los ojos, mientras que la atracción sexual secundaria es la que se desarrolla con el tiempo en una relación y se fundamenta en una conexión sentimental, en experiencias emocionales y desde luego, involucra el enamoramiento. 

Así, la primera atracción sexual -que es visual- es el motor para los fraisexuales, pero no logran experimentar la atracción secundaria y no les interesa ningún aspecto íntimo de la persona que en un primer encuentro les resultaba fascinante. 

Una de las complicaciones de este término es que no se debe confundir con un pretexto, cuando alguien te ha gustado y después de salir con él descubres que no era quien creías, que no tienen nada en común o que simplemente no disfrutas que pasen tiempo juntos. La diferencia es que un fraisexual es psicológicamente incapaz de mantener o establecer un vínculo afectivo duradero, por lo que pueden ser juzgados como crueles sin entender que genuinamente no podrán tener una relación amorosa estable. 

La fraisexualidad -como la asexualidad- no es una elección, es una condición que provocará siempre la misma reacción, aun cuando se intente que el resultado sea distinto. 

Las fotografías que ilustran este artículo pertenecen a Joel Sossa, quien retrata cómo es ser joven, salvaje y libre en el proyecto  "Memories from a Lost Mind" un retrato de un sueño nostálgico con mensajes del valor del presente: hoy somos jóvenes. hagamos que valga la pena. Conoce más de su obra fotográfica en su cuenta de Instagram @la_nostalgia_.

También te puede interesar:
Sexo por convivir: Cómo viven una relación las personas que no sienten deseo sexual
¿Cómo sobrevivir a una relación amorosa sin tener sexo?
10 orientaciones sexuales que puedes tener y ni siquiera sabías

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD