Cosas asquerosas que comprueban que conociste al amor de tu vida
Estilo de vida

Cosas asquerosas que comprueban que conociste al amor de tu vida

Avatar of Alonso Martínez

Por: Alonso Martínez

11 de octubre, 2017

Estilo de vida Cosas asquerosas que comprueban que conociste al amor de tu vida
Avatar of Alonso Martínez

Por: Alonso Martínez

11 de octubre, 2017

Aunque se dice que las cosas más dulces son las pruebas de un amor verdadero, existen otras cosas que dicen más de nuestros sentimientos.



«La gente enamorada actúa como idiota», dice Holden Caulfield de El guardián entre el centeno y tiene razón. Pero es inevitable.


Podemos ser la persona más seca, fría, tímida y nada romántica, un ateo del amor, pero cuando aparece finalmente alguien capaz de comprendernos, querernos y ofrecernos el confort que necesitamos, nuestra mente entra en un estado distinto, en una fase de locura. Súbitamente no todo parece oscuro, sonreímos, disfrutamos y cambiamos para hacer feliz a nuestra pareja. Nos convertimos en algo que temimos y que antes odiábamos: un cliché ambulante.


Cosas asquerosas que comprueban que conociste al amor de tu vida 1


Hacemos detalles, los sorprendemos, los hacemos sonreír y los hacemos sentir más que especiales en nuestro mundo. Es normal. Todos caen en ese juego tarde o temprano. Sin embargo, cuando esa etapa del romance se ha terminado, a veces las cosas cambian... pero no de forma negativa. Algunas cosas que suelen parecer poco románticas y que evitamos hacer junto a esa persona son en realidad algunas de las pruebas de amor más honestas. Mostramos un poco más de nuestro verdadero ser y perdemos la vergüenza frente a alguien sólo porque estamos enamorados. Es extraño, pero estas cosas demuestran que estamos con alguien que de verdad amamos:


-

Besar en las mañanas... con mal aliento


Cosas asquerosas que comprueban que conociste al amor de tu vida 2


Acéptalo. Pocas veces te atreverías a besar con aliento "mañanero" y sólo aquél que sea el amor de tu vida será a quien se lo permitas sin importar que huela a la cena anterior, a café, a las bacterias nocturnas o al alcohol que bebieron la noche anterior. Hacerlo es prueba de que ya no te importan sus olores o lo incómodo que puede ser y que te sientes bien con esa persona. Importa más el beso y la súbita prueba de amor constante que preocuparse por pequeñeces.


-

Dejar abierta la puerta del baño


Cosas asquerosas que comprueban que conociste al amor de tu vida 3


Un clásico definitivo. Una vez que se ha perdido toda la vergüenza y sólo existe confianza, la privacidad del baño disminuye por completo. Lo que antes solía ser el único espacio en el que podían estar solos (por educación) eventualmente se hace un espacio compartido en el que alguien se puede bañar mientras el otro hace "sus deberes" o se cepilla los dientes. Es una forma de abrir nuestros espacios y, aunque sea raro o incómodo, cuando lo haces con alguien que te importa, parece no tener relevancia alguna.


-

Reventarle un grano


Cosas asquerosas que comprueban que conociste al amor de tu vida 4


Quizás está dentro de nuestros genes, pero es común ver que entre parejas se revientan los granos sin asco ni pudor. Puede que sea una forma de solucionar un problema estético pasajero, que sea una forma de asegurarnos que se vea impecable o que simplemente busquemos el placer de ver explotar un diminuto barro. De cualquier forma, perderle el asco y tener el valor de invadir el espacio de nuestra pareja (o darle el permiso de hacerlo) dice mucho de la confianza que tenemos y, por supuesto, es otra de esas raras muestras de afecto.


-

Frotarse los pies


Cosas asquerosas que comprueban que conociste al amor de tu vida 5


Aunque los pies parezcan insignificantes, muchas veces evitamos mostrarlos o tocar a una pareja casual con ellos, ya que suelen ser percibidos como sucios o simplemente incómodos. Sin embargo, cuando tenemos una relación seria eso pasa a segundo plano y queremos compartir todo nuestro cuerpo con la persona que amamos, desde los labios hasta los pies, sin importar si tienen callos, pie plano o cualquier otra condición. (Y, claro, amar también significa sugerirle que vaya al podólogo en caso de que lo necesite).


-

Limpiarle un moco o lagañas sin que te lo pida


Cosas asquerosas que comprueban que conociste al amor de tu vida 6


Similar al asunto de los granos, otro de los gestos de amor incondicional es mantener su rostro limpio esté preparado o no. Desde quitar una lagaña del ojo hasta quitarle un moco con una servilleta a una velocidad impresionante es una forma de decir que le estás prestando atención y que, sin importar lo asqueroso que se vea, estás listo para evitar que se vea mal.


-

Tener sexo sin preocuparse por su higiene


Cosas asquerosas que comprueban que conociste al amor de tu vida 7


Claro, en las primeras citas nos preparábamos durante horas para no tener ni una pizca de mal olor, pero cuando ya hay confianza, una relación fuerte y un profundo deseo entre ambos no importa si han pasado horas sin bañarse o que hayan sudado demasiado. Cuando estamos cómodos con alguien, nada de eso importa.


-

Lavar su ropa


Cosas asquerosas que comprueban que conociste al amor de tu vida 8



Al vivir juntos y compartir tareas es inevitable que llegue el momento en el que a alguno de los dos le toque lavar la ropa de ambos. Estamos listos para lidiar con la parte más privada e incómoda de la relación, aunque claro, todo depende de qué tan aseada sea nuestra pareja.


-

Soltar flatulencias o eructar sin vergüenza


Cosas asquerosas que comprueban que conociste al amor de tu vida 9


Al inicio de una relación tratamos de ser lo más lindos que se pueda y eso significa evitar un eructo o una flatulencia junto a esa persona. Solemos hacer todo lo posible para no hacerlo, incluso es doloroso; sin embargo, una vez que ya se conocen más y existe confianza, cada vez se hace más común y es más fácil aceptarlo porque es normal. Aunque, claro, no sería justo hacerlo todo el tiempo.


-

Comer sin modales


Cosas asquerosas que comprueban que conociste al amor de tu vida 10


Comer pequeños bocados, limpiarse la boca a cada momento, no hablar con la boca llena, no meterse con la comida de tu pareja, y tener las manos con grasa se olvida una vez que ya hay un vínculo más fuerte entre los dos. Aunque siempre es bueno mantener los modales, hay ratos en los que no importa, ya que se encuentran solos, cómodos y no se juzgarán. Ese confort también ayuda a que se acerquen más y se sientan mejor uno al lado del otro.


-

Compartir objetos de higiene personal


Cosas asquerosas que comprueban que conociste al amor de tu vida 11



La prueba definitiva. Al inicio no nos atrevemos a tocar el jabón de nuestra pareja, y apenas y tomamos de su shampoo al tomar un baño en su casa, pero eventualmente deja de ser incómodo y recordamos que, si comparten tiempo, risas y su cuerpo, un simple producto no significa nada... aunque algunos considerarían un exceso usar el cepillo de dientes. Depende de cada persona.


-

Estas cosas nos hacen ver como seres extraños con hábitos raros, «idiotas» en palabras de Caulfield, pero por alguna razón demuestran que nos sentimos en confianza y seguros junto a nuestra pareja. El vínculo que creamos al unirnos de esa forma nos separa del resto del mundo y nos acostumbramos a compartir todo con esa persona. Es extraño el verdadero amor.



Referencias: