No me arrepiento de todo lo que te di, solamente del tiempo perdí

No me arrepiento de todo lo que te di, solamente del tiempo perdí

Por: Kate Nateras -

¿Y el tiempo? De ése sí me arrepiento porque, amor, ¿quién me lo regresa?

No sólo fue mi amor, mis abrazos, mis besos, mis lágrimas y mi corazón; no sólo fueron mis noches, mis ojeras, mis manos, mi espalda y mis costillas, no sólo fui yo, no sólo fueron mis ojos y mis labios, también fue mi tiempo y, amor, ése nadie me lo regresa. Porque no, no me arrepiento de todo lo que te di, solamente del tiempo que perdí.

Relacionadocarta-a-la-persona-que-no-me-queria-a-su-lado-pero-tampoco-con-alguien-masCarta al egoísta que no me quería con él, pero tampoco con alguien más

No me arrepiento de todo lo que te di, solamente del tiempo perdí 1

Fueron años los que estuvimos aquí, sentados, esperando un milagro, algunos días de primavera por lo menos, un cosquilleo, un pálpito; algo que nos dijera que lo que sea que fuera era real. Que te amaba y que, quizá, tú me amabas también. Estuve aquí, sentada, esperando un milagro.

No me arrepiento de todo lo que te di, solamente del tiempo perdí 2

No me querías lejos de ti, pero tampoco cerca. Y cuando mi dedo índice tocaba las líneas de tu espalda, se congelaba. Lo rechazabas, los recorrías hasta el final como si éste fuera de fuego y tú no quisieras que te quemara. No me querías lejos de ti, pero tampoco cerca. Y cuando tomabas mi mano para cruzar la calle, al llegar a la banqueta, la soltabas como si de eso dependiera tu vida, mi vida, nuestra vida. La soltabas y a mí junto con ella.

Relacionadocomo-convertirte-en-la-heroina-de-tu-propia-historiaPor un 2020 en donde te conviertas en la heroína de tu historia

No me arrepiento de todo lo que te di, solamente del tiempo perdí 3

Te di mis piernas para que te apoyaras cada vez que no tuvieras fuerzas, te di mi espalda para que  cargaras junto conmigo tus miedos, tus penas, tu angustia. Te de mis manos para que, si querías, las metieras al fuego si tú no te querías quemar. Te di mis labios para que los besaras cada vez que quisieras endulzarte; te di mi amor, mi apoyo y mi alma. Te di más a ti, de lo que yo misma me pude dar. Te di mi espacio que no comparto con nadie, te di mis secretos, mis llantos; te di mis tristezas y también mis alergias. Te di más de lo que merecías, mucho más que eso.

No me arrepiento de todo lo que te di, solamente del tiempo perdí 4

El problema no fue lo que te di, el problema fue, ¿tú qué me diste? Sólo angustia, sólo tristeza, sólo dolor, ofensas, celos, humillaciones, insomnios, gritos, tormentas, sólo me diste culpa, remordimiento; sólo me dejaste herida, débil, frágil, casi sin mí misma. Eso fue lo que me dejaste. A pesar de ello, no, no me arrepiento de todo lo que te di, solamente del tiempo que perdí.

Relacionadorazones-por-las-que-debes-amar-las-imperfecciones-de-tu-cuerpoCarta a mi cuerpo, perdón por no aceptar tu imperfección

No me arrepiento de todo lo que te di, solamente del tiempo perdí 5

Te lo di con el corazón en la mano, todo te lo di de forma sincera, honesta, leal. Pero ya no, hoy mis piernas ya son para mí, mi espalda es para mí, mis manos son para mí, mi amor es para mí. Aunque te di mucho, casi todo, no me arrepiento; me arrepiento de no habérmelo dado a mí antes y la ventaja es que no es tarde para hacerlo porque puedo recuperarlo y entrégamelo. Pero, ¿y el tiempo? De ése sí me arrepiento porque, amor, ¿quién me lo regresa?

VER MÁS:
¡Ahora puedes convertirte en socio de Cultura Colectiva!
Cómo asegurar tu futuro con menos de 10 mil pesos

Referencias: