Señales para darte cuenta de que eres adicto a la adrenalina

Viernes, 9 de marzo de 2018 12:23

|Cultura Colectiva
adicto a la adrenalina


Usualmente relacionamos a los adictos a la adrenalina con deportistas extremos, gente que escala montañas sin cuerdas, que salta de aviones y brinca quince coches en fila con su motocicleta. Pero éstos no son los únicos comportamientos que nos indican una adicción a la adrenalina, de hecho, tú podrías ser adicto y no haberte dado cuenta.


La adrenalina es una hormona que al liberarse en nuestras neuronas y la sección superior de nuestros riñones, se enlaza con diferentes receptores en nuestro cuerpo provocando cambios que al final permiten que fluya más sangre a los músculos y que el oxígeno llegue más rápidamente a los pulmones. Nuestro desempeño físico mejora considerablemente y estamos mucho más alerta para enfrentarnos a cualquier situación, en resumen, nos sentimos más felices y completos.


adicto a la adrenalina 1


Con esto, es natural que tengamos la necesidad de buscarlo con mayor fervor para que fluya a través de nosotros. Si crees que podrías ser adicto a esta sensación, deberías seguir leyendo.


-



Amas las películas de terror


No, definitivamente no son para todos. Hay personas que prefieren ver alguna de vez en cuando o las evitan categóricamente, pero tú no puedes resistirte aunque sepas que probablemente serán pésimas. Necesitas verlas por ti mismo para saber si aunque las actuaciones sean malas, el guión sea tonto y los efectos risibles, te harán sentir un poco de esa tensión. Si el villano es lo suficientemente terrorífico como para que tu cerebro crea que necesitas encontrar una manera de salir, es suficiente, la adrenalina se libera y tú la disfrutas.


adicto a la adrenalina 2


-



Eres workaholic


Todos en la oficina ignoran las invitaciones para unirse a proyectos extra, están felices de salir e irse a descansar o a divertirse, pero tú te apuntas a todo, buscas labores adicionales y hasta te dedicas a ser freelance aceptando todos los proyectos que te ofrecen. Parece imposible que logres cumplir con todo y los demás se preguntan si alguna vez volverás a ver tu cama, pero tú estás feliz. De hecho, si no consigues trabajo extra, te inscribes a clases de todo lo que sea posible con tal de estar permanentemente ocupado. Esto no es una adicción al trabajo, no significa necesariamente que quieras quitarle el trabajo a tu jefe, simplemente necesitas recibir esos impulsos constantes de adrenalina que genera tener una fecha límite o una hora de llegada.


adicto a la adrenalina 3




-




Te gusta incitar caos cuando todo está tranquilo


Vas caminando por un centro comercial, comiendo helado con tu novia, todo es calma y romance, ella se detiene a ver un aparador, se voltea a preguntarte dulcemente si le quedaría bien alguna prenda y tú respondes, casualmente, que "no". Suena una locura, todos sabemos cuál es la respuesta correcta sin haber visto ni a la prenda ni a tu novia, pero tú, sólo para agregarle emoción a la semana, inicias algo de controversia que te mantendrá en estado alerta por días. No es que hayas perdido la cabeza, simplemente necesitas tu dosis de adrenalina.


adicto a la adrenalina 4


-




Te esperas hasta el final para entregar un proyecto


Todos sabemos que ser un estudiante se trata de tener más tareas y trabajos de las que un humano podría completar. Aun así, hay profesores con almas bondadosas y cerebros conscientes que entienden que no se puede lidiar con todo al mismo tiempo, así que te piden los proyectos con mucho tiempo de anticipación para que puedas avanzar tranquilamente. La mayoría decidirán aprovechar sus ratos libres para trabajar aunque sea un poco, pero tú tomas la decisión de jugar un videojuego, salir o ver una película para hacerlo cuando sientas que te sale mejor: unas horas antes de la entrega. No es necesariamente que seas flojo, también puede ser que disfrutas de la adrenalina de que quizá no lo terminas.


adicto a la adrenalina 5


-




Aprovechas cualquier oportunidad para subir la velocidad


Con los baches en la ciudad que parecen cráteres, los peatones que deciden no usar el puente y los ciclistas que salen de la nada, es preferible manejar a una velocidad de media a baja. Pero no para ti, tú necesitas pisar el acelerador a todo y aprovechas cualquier oportunidad para hacerlo: semáforos en verde, llevar a tu abuelita a Toluca en carretera o ese viaje que tu novia lleva queriendo hacer desde hace meses a la playa. El destino es lo de menos, la sangre fluyendo por tus venas, la concentración absoluta en el camino y, por supuesto, la adrenalina, es todo lo que necesitas.


adicto a la adrenalina 6


Admítelo, sin esta sensación recorriendo tu cuerpo no serías el mismo. Para los que buscan mantenerse alertas, activos y al límite, llegó el nuevo Mustang, el único vehículo capaz de desatar toda tu adrenalina y llevarte a vivir las emociones más intensas. Si verlo sobre el camino es excitante, imagínate cómo se siente estar al volante.


Y a ti, ¿hasta dónde te ha llevado la adrenalina?

TAGS: Terror salud
REFERENCIAS:
Cultura Colectiva

Cultura Colectiva


  COMENTARIOS