Consejos para estimular las zonas erógenas de un hombre según 10 testimonios

Miércoles, 1 de agosto de 2018 19:07

|Diego Cera
como estimular las zonas erogenas del hombre

Aunque muchos se nieguen a hablar de ello, estimular las zonas erógenas del hombre puede asegurar el placer absoluto en una relación.


A pesar que la industria del sexo está en su mayoría enfocada hacia un público masculino, el placer de los hombres y todo lo que lo desencadena sigue siendo un misterio para muchas personas. Entre la gente todavía es común la creencia de que el éxtasis de los hombres se basa en un incesante meter y sacar el pene; como si éste fuese el único sitio en donde un varón tiene terminaciones nerviosas. Sin ánimos de victimizar, en ocasiones da la impresión de que los hombres son vistos como penes gigantes y carentes de sentimientos o emociones.


como estimular las zonas erogenas del hombre 1


¿Pero por qué esta creencia sigue siendo popular en nuestros días? A diferencia de lo que ha pasado con las mujeres, muchos hombres todavía sienten vergüenza —e incluso culpa— de hablar abiertamente acerca de sus cuerpos y su sexualidad. Al sentirse presionados y obligados a ver al sexo como un ejercicio de resistencia, son muchos los hombres que ponen más peso al tiempoque dura su erección creyendo que eso los hace mejores amantes y aunque así lo sea, la mayoría de las veces su propio placer queda casi olvidado.


Incluso los hombres que dieron su testimonio para realizar este artículo se mostraron inseguros al revelar —quizá por primera vez— todo aquello que les causa placer o los excita. Sin embargo, una vez que notaron que expresar libremente su sexualidad no tendría por qué ser ningún problema, no tuvieron líos en dar sus consejos para estimular correctamente las partes erógenas del cuerpo masculino.


como estimular las zonas erogenas del hombre 2


-

«No todo es el pene. Pueden intentar acariciar diferentes partes del cuerpo hasta dar con un punto sensible que puedan explotar».

— Victor, 24 años


como estimular las zonas erogenas del hombre 3


-

«La espalda es una zona demasiado sensible. Si comienzan a besarla suavemente y terminan en el cuello puede ser una de ls sensaciones más sexys para un hombre».

— Hugo, 20 años


como estimular las zonas erogenas del hombre 4


-

«¡Ah, no deben ser tan bravas! Depende del momento. Pero creo que lo bueno es empezar lento e ir aumentando la velocidad».

— Ricardo, 25 años


como estimular las zonas erogenas del hombre 5


-

«Que se muevan y no piensen que el hombre tiene que hacer todo el trabajo ☹️».

— Pablo, 21 años


como estimular las zonas erogenas del hombre 6


-

«Luego se quieren pasar de lanza y te andan metiendo el dedo si avisar. Eso no es estimular».

— Jonathan, 25 años


como estimular las zonas erogenas del hombre 7


-

«Antes de ir directo a las zonas erógenas, que la chica se aplique a decirle cosas sucias al oído a su novio, al mismo tiempo que le acaricia la espalda o el pecho».

— Roberto, 30 años


como estimular las zonas erogenas del hombre 8


-

«Si van directo al pene o los testículos, deberían empezar suave... también tiene sentimientos, jajaja. Es una zona muy sensible».

— Jacobo, 32 años


como estimular las zonas erogenas del hombre 9


-

«Pueden comenzar a "acariciar" el pene con algunas partes de su cuerpo».

— Alexander, 26 años


como estimular las zonas erogenas del hombre 10


-

«Puede ser con la yema de los dedos recorriendo la zona de distintas maneras... o con juguetes específicos para estimular el ano».

— Octavio, 30 años


como estimular las zonas erogenas del hombre 11


-

«En los pezones creo que aplican las caricias suaves con la lengua y a veces un mordisco leve... pero muy leve».

— Javier, 27 años


como estimular las zonas erogenas del hombre 12


-


Cuando se trata de sexo, uno no debe simplemente dejar de lado su propio placer. Para una relación exitosa se necesita que ambas partes se encuentren disfrutando de la misma manera; pues cuando no es así, la cama se vuelve un espacio egoísta donde sólo una de las partes disfruta y la otra simplemente está ahí para servir a aquella con la que comparte espacio.


Diego Cera

Diego Cera


Articulista
  COMENTARIOS