La vida de los fenómenos de circo en 15 fotografías
Fotografía

La vida de los fenómenos de circo en 15 fotografías

Avatar of Rodrigo Ayala Cárdenas

Por: Rodrigo Ayala Cárdenas

7 de octubre, 2017

Fotografía La vida de los fenómenos de circo en 15 fotografías
Avatar of Rodrigo Ayala Cárdenas

Por: Rodrigo Ayala Cárdenas

7 de octubre, 2017


El espectáculo de lo escandaloso, lo siniestro, lo grotesco y lo que se aleja de lo común siempre ha formado parte del gusto humano. El filósofo alemán del romanticismo, Friedrich Schelling (1775-1854), definió la noción de "extrañeza inquietante" (en alemán unheimlich) como «lo que debía de haber quedado oculto, secreto, pero que se ha manifestado». Sobre todo, observar la miseria o el peligro ajeno forma parte de un gusto recóndito del alma de los hombres. Recordemos los sangrientos espectáculos del Coliseo romano donde los gladiadores se medían ante fieras bestias en la arena ante la vista de miles de asistentes que se deleitaban contemplando ese juego a muerte. 


-


La vida de los fenómenos de circo en 15 fotografías 1


Jo-Jo, "El Niño con el Rostro de Perro"



La vida de los fenómenos de circo en 15 fotografías 2


Myrtle Corbin, la niña de las cuatro piernas



La vida de los fenómenos de circo en 15 fotografías 3


El hombre cangrejo



Los siglos avanzaron y cuando se llegó al XVII, la sed humana por lo inquietante continuaba intacta. En este periodo comienzan a proliferar una serie de espectáculos, carnavales o ferias ambulantes denominados freak shows, en donde se exhibían ante la mirada atónita de niños, adultos y ancianos personas con aspecto diferente al del resto de la población, aquejados de malformaciones genéticas, mutaciones o enfermedades metabólicas como enanismo, gigantismo, albinismo u obesidad.


La vida de los fenómenos de circo en 15 fotografías 4


La vida de los fenómenos de circo en 15 fotografías 5



Ella Harper. Su extraña enfermedad en los huesos le deformó a tal grado las piernas que fue llamada "La Niña Camello"



La vida de los fenómenos de circo en 15 fotografías 6


John Merrick, "El Hombre Elefante"


Durante el siglo XIX, en plena época victoriana, cuando la industrialización formaba parte común de la vida y mucha gente necesitaba una distracción ante las largas y agotadoras jornadas laborales en las fábricas, Tom Norman fue uno de los dueños de uno de los freak shows más famosos de toda la historia. En él exhibió a uno de los "fenómenos" de circo más célebres de la historia: John Merrick, conocido como “El Hombre Elefante”, un sujeto con unas malformaciones tremendas en todo su cuerpo y cuya vida fue llevada por David Lynch al cine, en 1980, en una de las cintas más célebres de toda la historia. En los Estados Unidos, Phineas Taylor Barnum hizo una fortuna viajando por todo el territorio de su país mostrando a sus actores ante la sorprendida mirada del respetable, que hacía filas inmensas con tal de contemplar los shows de estos personajes.



La vida de los fenómenos de circo en 15 fotografías 7


Phineas Taylor Barnum al lado de uno de sus fenómenos



La vida de los fenómenos de circo en 15 fotografías 8


El Acróbata sin piernas y su familia



La vida de los fenómenos de circo en 15 fotografías 9


Koo Koo, "La Niña Pájaro", fue rescatada de un asilo mental. Tenía una extraña enfermedad que le provocaba calvicie y una profunda miopía



Semejantes lugares y atracciones llamaron tan poderosamente la atención del público que los fotógrafos fijaron su mirada en estas “anomalías” de la naturaleza y comenzaron a hacer series fotográficas para dejar un registro histórico acerca de ellas. A veces, las fotos eran un encargo de los propios propietarios de los freak shows para usarlas como publicidad de lo que sus ferias exhibían. El periodista e historiador inglés Henry Mayhew siempre estuvo en desacuerdo con los freak shows. Esto fue lo que escribió acerca de ellos: «En lugar de ser un medio para ilustrar un precepto moral, se convirtió en una plataforma para enseñar el más cruel libertinaje. Los hombres que presiden estos lugares infames saben muy bien los fracasos de su audiencia».


La vida de los fenómenos de circo en 15 fotografías 10


El famoso circo de los Ringlin Bros. también tuvo su propio freak show



La vida de los fenómenos de circo en 15 fotografías 11


Annie Jones, la famosa "Mujer Barbuda"



La vida de los fenómenos de circo en 15 fotografías 12


Jack Earle, se ganó el mote de "El Hombre Gigante" por sus más de 2 metros de altura.



Las imágenes no son sólo un conjunto histórico y documental de uno de los espectáculos más famosos de todos los tiempos, sino de la injusticia que muchos de los fenómenos sufrían al ser exhibidos por sus penurias físicas. Debieron existir freak shows de todo tipo: desde aquellos en los que los protagonistas sufrieran humillaciones y sus dueños se llenaban los bolsillos de oro a costa suya, hasta aquellos en los que se les tratara de manera digna y bajo su consentimiento, teniendo la oportunidad de vivir en un ambiente donde se les cuidara y respetara.


La vida de los fenómenos de circo en 15 fotografías 13


Grady Stiles, "El Niño Langosta"



La vida de los fenómenos de circo en 15 fotografías 14


"Hombre de dos Cabezas"



La vida de los fenómenos de circo en 15 fotografías 15


Isaac W. Sprague, "El Esqueleto Viviente"



Algunos de ellos poseen un rostro de resignación y melancolía, otros de cierto orgullo al saberse estrellas de un show; mientras para algunos todo era parte de un trabajo en el que el morbo y la adopción de una identidad es fundamental para sostener un negocio. ¿Cómo serían sus vidas y sus días dentro del circo? ¿Cómo convivían? ¿Serían una especie de familia que se apoyaba para salir adelante? Un poco de ello se puede descubrir en estas imágenes, en sus ropas, sus miradas, sus pies torcidos o sus cabezas diminutas. Las jugarretas de la naturaleza dieron pie a hacer de lo diferente un espectáculo. 



Contempla estas fotografías detrás de la monstruosidad de 25 fenómenos para que constates lo llamativo que son para los seres humanos. Además, conoce la fragilidad del ser humano frente a la desfiguración facial, un aliciente para sentirse seguros y a salvo de sus integridad física.