Fotografía

Lillian Bassman, una intersección entre técnicas artísticas.

Fotografía Lillian Bassman, una intersección entre técnicas artísticas.

 

Nació en una familia de intelectuales de Brooklyn, Nueva York en 1917.

Antes de convertirse en fotógrafa trabajó como modelo, diseñadora textil e ilustradora de moda. Después se dedicó a la dirección de arte para Harper´s Bazaar bajo la tutela de Alexey Brodovitch (uno de los artistas, diseñadores y directores de arte más famosos de la primera mitad del siglo XX), dónde comenzó a experimentar la fotografía de modelos en blanco y negro.

 

 

Fue promotora del trabajo de Richard Avedon, Robert Frank, Louis Faurer y Arnold Newman.

Su trabajo como fotógrafa de moda comenzó en los años cuarenta y se extendió hasta los setentas. Bassman es considerada una de las fotógrafas de moda más importantes del siglo XX, reconocida en el ámbito comercial por incorporar imágenes abstractas y experimentales que enfatizan la belleza de los brazos y manos, así como los ángulos con los que fotografía a sus modelos.

 

 

En los 70´s, Bassman desarrolla un gran desencanto con la industria de la moda por lo que decide abandonar su carrera fotográfica y deshacerse de todo su material.

 

 

Veinte años después, al encontrar una bolsa de negativos de su trabajo editorial, Bassman retoma las imágenes y las reinterpreta utilizando técnicas de pintura dentro del cuarto oscuro. Estas imágenes son reconocidas por traer una nueva estética a la fotografía comercial y editorial a través de recursos técnicos artísticos como el flou vaporoso, el tiraje mediante reducción y la exposición selectiva.

 

 

Para Bassman, la cámara es solo la primera herramienta.

Sus imágenes se distinguen por altos contrastes entre luces y sombras, la ausencia de grano y su parecido estético a la ilustración y la pintura. 

 

 

Hoy, a sus 90 años, ha aprendido a utilizar Photoshop para jugar y reconfigurar sus fotografías.

 


Referencias: