Fotografía

Misty Copeland, la bailarina perdida de Edgar Degas

Fotografía Misty Copeland, la bailarina perdida de Edgar Degas


 Vaporosos, suave delicadeza que se envuelve en tul. El tutú va mucho más allá de una pieza de vestuario, portarlo es un símbolo de reconocimiento y una recompensa por el esfuerzo diario de la bailarina. Todas, a corta edad, sueñan con portar un tutú, pero el hacerlo significa que la bailarina cuenta con la técnica necesaria para lucir el trabajo de pies y piernas veloces, delicadas y largas. 

Todos recordamos los tutus llenos de movilidad y delicadeza de las bailarinas de Edgar Degas. A través de su obra hemos visto ensayos, estiramientos y presentaciones de bailarinas cuyos movimientos y pies en punta han sido congelados por uno de los pinceles más reconocidos del arte. Obras que logran capturar la belleza de un arabesque, el final de una pirouette o la perfección de un à la quatrième, parecen imposibles de comparar o de siquiera imitar. Sin embargo, Misty Copeland, en coordinación con el NYC Dance Project, ha logrado recrear estas obras con gran elegancia.

Misty Copeland 01

Misty Copeland empezó su carrera de ballet a los trece años, y para cuando cumplió quince ya era una bailarina reconocida en su instituto. Ella es la primer bailarina afro-americana en ser nombrada Prima Ballerina en el American Ballet Theatre. En una entrevista dijo: “Tratar de recrear lo que Degas hizo fue difícil. Era increíble notar todos los pequeños detalles pero también cómo él aún permite que sientas el movimiento”. Y como un tributo al amante del ballet en el arte, Misty decidió tomar como inspiración el trabajo de Degas para crear impresionantes fotografías.

Misty Copeland 02

No poder moverse libremente representó un reto para Misty, pues tenía que sostener la posición en que Degas pintaba a sus bailarinas. No obstante, el resultado es impresionante. Los tutús, las expresiones, los fondos en contraste con la iluminación, hacen de estas fotografías un tributo al trabajo de Edagra Degas. “Te esfuerzas por conseguir la perfección, pero aún quieres que la gente obtenga esa ilusión de que tu línea nunca termina y que tú nunca dejas de moverte”.

Misty Copeland 03

Recrear el trabajo de grandes maestros es un reto, pero con la dedicación y la pasión que tienen personas cómo Misty Copeland es más que suficiente para conseguir un trabajo de calidad, verdaderas obras de arte que honran y homenajean a grandes maestros del arte como Edgar Degas. Aquella bailarina moviéndose y mirando al techo ha quedado inmortalizada dos veces, primero fue Degas con su pintura y ahora fue Misty Copeland la retratada.

Misty Copeland 04

Misty Copeland 05

Misty Copeland

degas

Te puede interesar:

El movimiento romántico en los ojos de Degas.


Referencias: