Retratos de una mujer que encontró su libertad en la perfección de su desnudez
Fotografía

Retratos de una mujer que encontró su libertad en la perfección de su desnudez

Avatar of Olympia Villagrán

Por: Olympia Villagrán

22 de diciembre, 2016

Fotografía Retratos de una mujer que encontró su libertad en la perfección de su desnudez
Avatar of Olympia Villagrán

Por: Olympia Villagrán

22 de diciembre, 2016




Como una oda al cielo, una alabanza a la noche y un canto a la libertad.

Así es el cuerpo de una mujer desnuda que no teme rozar el mundo con toda su piel. Ella actúa con agallas y existe a través de todos sus poros; se concibe libre de mente y alma pues es capaz de despojarse de todo lo que oculta su perfección. Ella prescinde de ropas, pero también carece de prejuicios, miedos y límites. Sabe que su cuerpo le pertenece únicamente a ella, por lo tanto puede disfrutarlo de todas las formas que alguna vez haya deseado.

clemence-elman-mano1

Sólo una mujer con tal libertad puede hundirse en la inmensidad del océano y la profundidad de sus pensamientos sin nunca perderse. Ella entiende el valor de su existencia ya que reconoce la perfección de su belleza. Se siente en paz con su actuar y pensar, está de acuerdo con todo lo que la conforma y se considera tan enigmática como el inexplorado fondo del mar. La mujer que acepta su desnudez se domina aún en la adversidad, pero también se deja llevar por el fluir de sus emociones sin miedo al qué dirán.

clemence-elman-pubis

Al son de su propio eco, en compañía de su locura y en paz con su soledad; así vive la mujer que ha logrado encontrar su libertad en la perfección de su desnudez. Esa voluntad le ha enseñado a amar sin dejarse de amar a ella misma. Puede intuir con el corazón y decidir con su inteligencia, busca su redención en el presente y no le entrega su felicidad al futuro. Por ello atesora su independencia y se atreve a vivir del desapego, nada la detiene y todo la deslumbra.

clemence-elman-nalgas

Esta serie fotográfica pertenece a la artista Clémence Elman, quien dedicó su proyecto a todas aquellas mujeres que han logrado encontrar su libertad en la perfección de su desnudez. Elman explica en su propio sitio que estas capturas son un tributo al cuerpo femenino. Los retratos que la fotógrafa tomó en la costa de Copenhague, en medio del Mar Báltico, congelaron el momento en el que un rayo azul del final del verano iluminó el esplendor de la silueta femenina.

Para Elman fotografiar la figura desnuda es como hacer poesía, por ello cada una de estas imágenes rima con el oleaje del mar. 

rostro

En la oscura profundidad del océano, Elman encontró su máxima inspiración y sobre una abundancia esmeralda saboreó la dulzura de la soledad. La bestialidad de esas aguas es la metáfora perfecta para expresar lo inmenso, basto e imponente que es el cuerpo desnudo de una mujer; por lo tanto, no hay nada más hermoso, respetable y perfecto que él.

Así como el centro del mar nos llama, la desnudez femenina nos atrae, pues en ambos se encuentra el mayor aire de libertad que el ser humano puede experimentar. 

piernas

"Una mujer desnuda y en lo oscuro
tiene una claridad que nos alumbra
de modo que si ocurre un desconsuelo
un apagón o una noche sin luna
es conveniente y hasta imprescindible
tener a mano una mujer desnuda".

clemence-elman-pezon

"Una mujer desnuda y en lo oscuro
genera un resplandor que da confianza
entonces dominguea el almanaque
vibran en su rincón las telarañas
y los ojos felices y felinos
miran y de mirar nunca se cansan". 

clemence-elman-mar

"Una mujer desnuda y en lo oscuro
es una vocación para las manos
para los labios es casi un destino
y para el corazón un despilfarro
una mujer desnuda es un enigma
y siempre es una fiesta descifrarlo".

 clemence-elman-desnudo-.

"Una mujer desnuda y en lo oscuro
genera una luz propia y nos enciende
el cielo raso se convierte en cielo
y es una gloria no ser inocente
una mujer querida o vislumbrada
desbarata por una vez la muerte".

"Una mujer desnuda y en lo oscuro" - Mario Benedetti

 clemence-elman-cuerpo

"Capturé el flotar de un cuerpo en la inmensidad". Elman describe de esa forma su propio trabajo. Éstos son los retratos de una piel desnuda disfrutando de la libertad del verdiazul, cada uno refleja aquello que todas olvidamos cuando nos enseñan a autocensurarnos. Cubrirnos es sobrevivencia, pero ocultar nuestros pensamientos y deseos es una tortura. Avergonzarnos de nuestro cuerpo es tan asfixiante como el fondo del mar y castigar la belleza de nuestra desnudez nos lastima tanto como un oleaje revoltoso. Sólo en la aceptación de nuestra perfecta desnudez podremos encontrar la libertad, una que nos hará sentir flotando en la inmensidad.


clemence-elman-cuello

-

Imágenes:

Clémence Elman







Referencias: