Santería, drogas y crimen en 20 fotografías de la ciudad más exótica de América
Fotografía

Santería, drogas y crimen en 20 fotografías de la ciudad más exótica de América

Avatar of Julieta Sanguino

Por: Julieta Sanguino

19 de enero, 2017

Fotografía Santería, drogas y crimen en 20 fotografías de la ciudad más exótica de América
Avatar of Julieta Sanguino

Por: Julieta Sanguino

19 de enero, 2017



El nombre puede cambiar para designar una tradición que nos recuerda rituales de brujería capaces de convertir los sueños en realidad mientras los cánticos se hagan a todo pulmón y el fervor de las personas nutra a los dioses Yorubas: Macumba en Brasil; Santería en Cuba, Miami y Nueva York; Vudú en Santo Domingo y Haití.

-

Macumba huele a copal, suena a gritos convulsionados y se ve rodeada de un sinfín de velas que titilan sin parar. Nos recuerda al pasado lleno de rebeldía y un futuro neurótico de aquellos desprovistos de oportunidades; mismos que sueñan y anhelan un futuro mejor con rituales que prometen riqueza, poder, amor y acabar con aquellos enemigos indeseables.

-

Macumba viene de África y mezcla la brujería candomblé con rituales bantúes. Es el sincretismo de dos culturas que se unen en un estrepitoso colonialismo liderado por blancos. Nos muestra la apropiación de culturas y tradiciones después de que 3 millones de esclavos africanos llegaron a Latinoamérica.

-

El pasado africano late todavía dentro de las velas que colocan cuando invocan a los Orishas y en la sangre de animales degollados que mueren con la intención de convertir el anhelo en una realidad. Aunque Brasil, Venezuela y Argentina se enorgullecen de sus tradiciones, Macumba es un grito de la cultura que perece poco a poco con la globalización.

-

En Brasil esta tradición se ejerce con orgullo. El altar de la mesa de ceremonia lleva flores, cigarros y animales sacrificados para cumplir los sueños de todos los desdichados del mundo. Se dice que son ellos quienes la profesan con más devoción porque ante su abrumadora carga de miseria, la Macumba es un catalizador que promete mejorar su calidad de vida. Sin embargo, en una enorme paradoja, los creyentes gastan absurdas cantidades de dinero en los ritos y ofrendas que recibirán los Orishas.


zackary canepari

-

La Macumba marca gran parte del rumbo de las tradiciones brasileñas. Sus habitantes practican el ritual como parte natural de su vida. Es tradición, iconografía, simbolismo, actuación y ceremonia; del mismo modo que sus costumbres diarias, llenas de samba, carnavales, favelas y drogas.


-


-


-
Llenas de problemas políticos y desigualdad social que se anteponen, muchas veces, a la riqueza que nos muestra un país que lucha por alcanzar su equilibrio. Así como Macumba es Brasil, Brasil es incertidumbre en medio de gritos ahogados de impotencia cuando un policía entra a las favelas en busca de drogas y armas sólo para destrozar todo lo que encuentra a su paso.



-


.

¿Cuál es su cometido de aquel hombre con uniforme y rifle? Siguen órdenes como si la Macumba fuera motivo de su ceguera, apatía y poco discernimiento sobre lo que ocurre.


-

El humo sale de una habitación rural de una de esas casas destinadas a intercambios ilegales que podrían terminar muy mal. Los de alrededor no saben lo que ocurre, si ese gas es parte de un ritual de brujería, de la producción de drogas o un incendio criminal que espera desaparecer toda evidencia que los destine a prisión.


-

En la noche, los patrulleros temen no regresar a su hogar. El enorme país sudamericano hace casi imposible cubrir todo el territorio. Las fronteras son un campo de batalla entre las drogas, los cárteles, distribuidores, adictos y ley. Hace falta conocer el movimiento para siquiera considerar decirse brasileño; el 80 % de la cocaína boliviana, por ejemplo, ingresa a Brasil por diez sitios diferentes. 



Después de Estados Unidos, los adictos a las drogas se concentran en el gigante amazónico. Pues además de ser uno de los principales territorios de tránsito, los habitantes consumen con la vehemencia y el coraje que provoca la impotencia de no salir del maldito círculo vicioso que los lleva a recaer en el mismo patrón.

zackary canepari
zackary canepari

zackary canepari

 

El fotógrafo Zackary Canepari recopila el lado más oscuro de Brasil. En su serie "Macumba", muestra la escena ritual del pueblo carioca y lo conjuga con la violencia que castiga a los pobladores. Magia y patrones que siguen los lugareños, son retratados entre sombras que impregnan un toque melancólico y violento, similar al del neo-noir de las mejores producciones cinematográficas.

zackary canepari

zackary canepari


Sonidos, olores y caras que recorren las avenidas del país más grande de Latinoamérica, muestran el curso de un 2013 lleno de tragedias, crímenes y rituales. Sus playas, las protestas, las prostitutas, los grupos pacifistas y la policía, tienen un lugar en su serie. 



Una ciudad compleja, hermosa y horrible a la vez. En ese año los cambios brotaban en cualquier sitio, pero los rituales, en lugar de disolverse se hacen también más notorios. Los ruidos de la favela. El ferry de Niteroi. Las ofrendas que realizan los Candomblés. Los evangelios de la comunidad evangelista. Las peleas en la jungla. Los rockeros punk... el fotógrafo rescata el día a día de las personas de Río y su misticismo.



Brasil, sobre todo en la época del Mundial, se convirtió en un destino bastante polémico por las protestas y el esplendor que el gobierno buscaba proyectar. Entonces nació el arte de protesta como una forma de liberación, si quieres conocer algunas de las piezas que se exhibieron, puedes dar click aquí y si buscas saber más sobre su cultura, te recomendamos los "17 lugares más impresionantes de Brasil".


*

Conoce más del trabajo fotográfico de Zackary Canepari aquí.









Referencias: