VALIE EXPORT y el espectáculo feminista
Fotografía

VALIE EXPORT y el espectáculo feminista

Avatar of Gema

Por: Gema

1 de abril, 2013

Fotografía VALIE EXPORT y el espectáculo feminista
Avatar of Gema

Por: Gema

1 de abril, 2013

¿Cómo habría sido el arte si la mujer, en vez de inspiración y modelo, hubiese sostenido el pincel? Basta con echar un vistazo a la línea cronológica para ser consciente del papel tan acotado que la mujer ha tenido en la evolución artística. Es relativamente reciente el hecho de que el rol creador y expresivo esté a cargo de mentes femeninas, que hasta el momento se habían mantenido al otro lado del lienzo, como meras musas cuyas curvas servían de inspiración a manos masculinas que, a través de la pintura, la escultura, la literatura y, más recientemente, los medios audiovisuales, creaban un universo machista disfrazado de veneración. Pero el despertar social de la mujer también significó su florecimiento artístico, siendo el arte una de las principales vías de expresión y reivindicación de las cuales valerse para reclamar su igualdad. 

Valie_Export (1)


En este contexto resalta la figura de VALIE EXPORT, una austriaca nacida en 1940 cuya labor artística ha constituido un grito en pro de la feminidad y ha servido de inspiración a generaciones posteriores. Educada en un convento hasta los 14 años, VALIE adquiere conocimientos de pintura, dibujo y diseño en The National School of Textile Industry de Viena, así como experiencia en el ámbito cinematográfico trabajando como “script girl”, editora y extra. Posteriormente, esto le permitió dar forma a obras transgresoras y conceptuales, haciendo patente su versatilidad a través de los diversos medios de expresión de los que se vale: videoinstalaciones, performances corporales, cine expandido, animaciones de ordenador, fotografías, esculturas y publicaciones de arte contemporáneo.

Valie_Export (4)


Se presentó como integrante del panorama artístico vienés, dejando patentes sus ideales desde la creación de su nombre artístico, con el que renuncia a los apellidos de su padre y su marido, para adquirir el de una de las marcas de cigarrillos más comerciales del momento en su país: Austria Export. Este gesto de autodeterminación irá acompañado de la imagen de una VALIE arrogante, que sostiene un paquete de cigarrillos en el que aparece impreso su nuevo nombre, en mayúscula, junto a su esfigie y la frase “Siempre y ubicua”. Y lejos de la banal casualidad, esta fotografía encierra un doble mensaje por parte de la artista: su significación como producto de sí misma, rechazando el sexismo con el que se construye la imagen de la mujer, y el cuestionamiento del papel de la figura femenina dentro y fuera del arte, considerada mera mercancía.

Valie_Export (6)


VALIE afirma haber estado muy influenciada no tanto por los Accionistas Vieneses (cuyas grotescas tácticas llegaron a ser abusivas desde un punto de vista femenino), como “por todo el movimiento de la ciudad”. Los escándalos que en ocasiones salpicaban a la política, los artistas contemporáneos a ella o las pioneras del pensamiento femenino, como Woolf y Gertrude Stein, son fuentes de las que esta reivindicadora bebe para formar su propia perspectiva. Las temáticas abordadas buscan la creación de una nueva óptica femínea, la representación del cuerpo y la identidad de la mujer, una relación diversa de la misma con el espacio y el tiempo, rechazando las construcciones occidentales y haciendo latente el machismo camuflado en las representaciones artísticas. 

Valie_Export (1)


Cada una de sus obras explora los diversos aspectos que dificultan a la mujer recuperar su conciencia de sujeto y liberarse de la dominación masculina, llegando a cuestionar el papel de los medios en la construcción de su imagen social. Esto dió lugar a una de sus acciones más conocidas: Tapp und Tastkino (Cine para palpar y tocar, 1968), en la que la artista invita a los transeúntes a palpar sus pechos desnudos, que permanecen cubiertos por un caja con dos aberturas y cortinas que impiden ver más allá de la tela. Sustituyendo la imagen femenina de la pantalla por su propio cuerpo, expone al público la realidad del voyeur que habitualmente permanece protegido por la oscuridad de las salas de cine. 

Valie_Export (8)


Un año después irrumpió en un cine de Munich enfundada en una estética rockera, con una metralleta en la mano (como símbolo fálico) y con una abertura en el pantalón que dejaba al descubierto sus partes íntimas. Toda esta escenificación, que bien provocó la huída de gran parte de la audiencia, representaba el reconocimiento femenino de la diferencia entre hombres y mujeres, y dónde radica ésta realmente: en el rol activo y de poder, no el hecho de que cuelguen los genitales. En el caso de Body Sing Action (1970), se tatuó un liguero en la pierna como símbolo de la relación históricamente establecida entre la mujer, el fetiche y el erotismo. Y llegó a pasear a su marido como si fuera un perro atado con una correa, por la zona comercial de Viena, dando lugar a reacciones únicas. 

Valie_Export (3)


Su experimentación con los medios es a la par estrategia y sello artístico personal, pero, sin duda, su mayor legado será la brecha que abrió para poner el pincel y la paleta en manos de la mujer.

https://img.culturacolectiva.com/content/2013/04/Valie_Export-8.jpeg https://img.culturacolectiva.com/content/2013/04/Valie_Export-1.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2013/04/Valie_Export-2.jpeg https://img.culturacolectiva.com/content/2013/04/Valie_Export-2.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2013/04/Valie_Export-3.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2013/04/Valie_Export-4.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2013/04/Valie_Export-5.jpeg https://img.culturacolectiva.com/content/2013/04/Valie_Export-5.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2013/04/Valie_Export-61.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2013/04/Valie_Export-7.jpeg https://img.culturacolectiva.com/content/2013/04/Valie_Export-7.jpg

Referencias: