Claves de la psicología para entender por qué creamos falsas esperanzas después de la tragedia
Historia

Claves de la psicología para entender por qué creamos falsas esperanzas después de la tragedia

Avatar of Anneth Medina

Por: Anneth Medina

10 de octubre, 2017

Historia Claves de la psicología para entender por qué creamos falsas esperanzas después de la tragedia
Avatar of Anneth Medina

Por: Anneth Medina

10 de octubre, 2017

Se mantenía la esperanza de rescatarla con vida de entre los escombros, pero luego se confirmó que Frida Sofía no existía

Después de que el pasado 19 de septiembre un sismo de 7.1 azotara a la Ciudad de México —una escalada de sucesos que tienen en jaque a los científicos de todo el mundo— y se desplomara la escuela Enrique Rébsamen, donde murieron menores de edad y maestros, surgió una historia que parecía poner a prueba la esperanza colectiva: de pronto una niña había sobrevivido y los especialistas en rescate rápido unieron fuerzas, tiempo y dedicación para sacarla con vida. Uno de los rescatistas incluso declaró: "No hay descanso cuando hay vida". Todos sumaban su esfuerzos por sacar de la oscuridad de los escombros a la niña Frida Sofía, de 12 años. Los medios estaban hechizados y reporteros internacionales empezaron a cubrir la historia 24 horas; sin embargo, en medio el caos algo no cuaja, pues algunos sucesos parecen empañar el asunto y generar más dudas de las necesarias. No hay padres, por ejemplo, que esperen con ansias el rescate, y los sobrevivientes de la escuela no reconocen a ninguna niña con ese nombre. Para más colmo, no hay registro de ningún menor con ese nombre.

Después de horas de tensión, los medios nacionales e internacionales se vieron conmocionados por la noticia de que Frida Sofía, quien supuestamente había dado señales de vida, en realidad nunca existió. En momentos tan delicados para el sentimiento colectivo nacional, esto resultó de pésimo gusto. Pero, ¿por qué escaló tanto una noticia falsa? ¿Qué fenómenos psicológicos formaron parte de la falacia? ¿Fueron los medios mercando con una historia? ¿Fueron los rescatistas que querían atención? ¿Por qué de todas las historias que se tejían en la narrativa visceralmente real del momento, ésa fue tan llamativa para las personas?


Claves de la psicología para entender por qué creamos falsas esperanzas después de la tragedia 0

Labores de rescate en la Escuela Rebsamen


Existen fenómenos psicológicos que arrojan luces más claras para comprender mejor este hecho. Hay que acotar que en el terremoto de 1985 se vivió un capítulo similar, pero con un niño llamado Monchito. En aquella ocasión involucró a una santera, un cantante, los hijos del Presidente, Miguel de la Madrid Hurtado e incluso al embajador de Estados Unidos, entre otros personajes. Un psiquiatra denominó el momento como una "psicosis colectiva". Incluso después de pasados 16 días, las personas continuaban con la esperanza de rescatarlo. La realidad es que después de un episodio traumático algunas creencias se tornan necesarias para lidiar con el dolor a cualquier costo, aun cuando no contengan la verdad. En ese sentido, incluso después de que la Marina se haya disculpado y el repudio hacia Televisa se convirtiera en un fenómeno digital, fue y ha sido difícil encontrarle cierta coherencia a que semejantes hechos ocurran en plena década de la información y la comunicación. Por eso, a continuación se reseñan algunos aspectos psicológicos que ayudarán a explicar el fenómeno de Frida Sofía, la víctima del terremoto que jamás existió.



1. Los arquetipos de Jung


Claves de la psicología para entender por qué creamos falsas esperanzas después de la tragedia 1


En las películas es común que se encuentren personajes que cumplen roles específicos (el villano, el sabio, la seductora, el aprendiz, etc.). Esto es un reflejo de los constructos sociales que comparte el ser humano (según la teoría de Carl Jung) como inconsciente colectivo. Es decir, en toda las culturas se van a encontrar este tipo de manifestaciones por medio de símbolos religiosos, como los dioses, o en manifestaciones culturales, como pinturas, música y literatura. Una de las utilidades de estos constructos es que ayudan a procesar de manera más simplificada la realidad. En el caso de Frida Sofía, la imagen de una niña como constructo social se ve asociada a distintos elementos característicos, como la juventud, la esperanza, el nacimiento, la vida y, en especial, la pureza, aspecto que toca fibras sensibles en la psique humana. La niña, en medio de la destrucción, no sólo representaba un rescate más, sino que se veía asociada a los elementos de los que se carecía en medio de la situación traumática vivida. Frida Sofía era la esperanza que estaba hasta ese momento sepultada en medio del caos, la confusión y el dolor que se acababa de experimentar socialmente. Es también natural que fuera más fácil asociarse emocionalmente con este tipo de constructo por el efecto de la víctima identificable.



2. El efecto de la víctima identificable

"Se genera empatía al conectar con uno más que al escuchar la estadística"


Claves de la psicología para entender por qué creamos falsas esperanzas después de la tragedia 2


Otro elemento que influyó para que la historia de Frida fuera tan impactante es la capacidad que tiene el ser humano de conectar con otros de su especie. La empatía es la habilidad para ponerse en el lugar de los demás en un intento de comprender su dolor. En el caso de guerras o desastres naturales, generalmente la cantidad de muertos y víctimas se cuantifica mediante cifras que se comparten en los medios de comunicación. Al ser una cifra neta, deshumanizada, impide profundizar en los detalles de cada historia y, por ende, encontrar elementos en común con las víctimas, lo de alguna forma genera desapego a la experiencia ajena. Esto explica en muchos casos la inacción por parte de la comunidad para dar soporte a los demás. Estudios han demostrado una manifestación más grande de empatía en los casos en los que se comparten datos personales de las víctimas, aun cuando algún escenario en contraparte muestra un mayor número de afectados. En el caso de Frida Sofía, después de compartir un nombre, una edad y una historia particular, fue más fácil generar un nexo personal, hecho que provocó que todas las personas se sintieran más identificadas, pues en casi toda comunidad o entorno social las personas cuentan con hijas, sobrinas, hermanas o amigas o alguien parecido a la persona afectada. Las conexiones íntimas entonces se trasladan a la víctima, lo que hace aflorar más empatía y conexión con el hecho y sus protagonistas. No es la primera vez que ocurre esto. Otro ejemplo de este fenómeno fue la gran cobertura mediática que se le dio al niño sirio, Omran Daqneesh, sentado en una ambulancia tras un bomardeo; o el cuerpo del niño sirio Alan Kurdi a la orilla del mar. Una fuerte empatía toca fibras sensibles del ser humano y genera una motivación intrínseca a solucionar una problemática social, es decir que mueve a la acción. Este fenómeno está documentado y respaldado científicamente. Thomas Schelling lo denominó como "efecto de la víctima identificable", que refiere que habrá un mayor impacto psicológico si la víctima es alguien conocido a que si se presentan sólo las cifras, aunque las cifras sean mayores.


3. El sistema reticular de nuestro cerebro y la elección de a qué prestar atención


Claves de la psicología para entender por qué creamos falsas esperanzas después de la tragedia 3


El ser humano vive también en un medio constantemente bombardeado por estímulos de diferente índole. Para procesar mejor la realidad, el cerebro se encarga de prestar atención a algunos estímulos e ignorar otros. A fin de elegir a qué estímulos se presta más atención, el cerebro se basa en los intereses del individuo y a las respuestas emocionales ante ciertos elementos. Así determina qué es importante. El sistema encargado de este proceso se conoce como sistema reticular. En el caso de Frida Sofía, se generó empatía por el arquetipo que representaba y por la personalización del caso. Fue entonces cuando, por la respuesta emocional que provocó la noticia, el sistema reticular lo clasificó como importante e hizo más sensibles a las personas a cualquier tipo de información relacionada. Los medios jugaron también un papel clave al facilitar el acceso a "la información". Estos elementos en conjunto son algunos de los factores que influyeron psicológicamente para la gran cobertura que se le dio al caso. El cerebro trabaja de manera constante para proteger al individuo de cualquier amenaza física, mental y emocional. De esta manera genera mecanismos y estrategias de simplificación de información que permiten a las personas lidiar con las experiencias de la vida cotidiana de una manera más efectiva. Es normal que ante las altas cifras de afectados en desastres naturales, accidentes, guerras, etc., las personas se sientan incómodas pero no al punto de desajustarse emocionalmente. En resumen, el fenómeno de Frida Sofía no sólo surge en los desastres naturales, también en la vida cotidiana, pues la mente es una poderosa herramienta que con el fin último de adaptar al individuo puede llegar a tomar medidas extremas.


***


Mientras importantes zonas de concentración poblacional de México se vieron afectadas, así como la credibilidad periodística y mediática de muchos, otros hitos de la ciudad resistieron sin mayores inconvenientes. La historia de la Torre Latinoamericana y por qué ha soportado tantos sismos es un claro ejemplo de ello.