10 prácticas extrañas que usaban las mujeres para verse más atractivas
Historia

10 prácticas extrañas que usaban las mujeres para verse más atractivas

Avatar of Diana Garrido

Por: Diana Garrido

4 de mayo, 2017

Historia 10 prácticas extrañas que usaban las mujeres para verse más atractivas
Avatar of Diana Garrido

Por: Diana Garrido

4 de mayo, 2017



En Japón existe un cuento en el que la belleza es protagonista: la historia que data del siglo IX, cuenta la vida de una pequeña bebé que fue encontrada por un campesino que recolectaba bambú. Junto a su esposa la adoptaron para cuidar de ella y le dieron casa, comida y amor. Cada día, el campesino encontraba en lugares diferentes algo más que bambú; hallaba oro puro que conforme pasaron los años, lo convirtió en uno de los señores más ricos del país nipón.

Mientras tanto, la pequeña se convirtió en una bella doncella de nombre Kaguya cuya fama como la joven más hermosa de Japón crecía día a día. Las propuestas de matrimonio por parte de galantes caballeros no se hicieron esperar. Sin embargo, Kaguya rechazaba cada una de ellas.

estandares de belleza en la historia

Su belleza fue tal que un día, decidió confesar lo inimaginable: no era una simple mortal, sino una criatura nativa de la Luna por la que pronto llegarían para llevarla de vuelta a su hogar. En una noche de Luna llena, una nube con un ejército celestial llegó por ella.

Ante la mágica escena, el Emperador –al igual que sus múltiples enamorados– quedó devastado. La doncella le escribió una carta en la que le explicaba lo que había sucedido y el porqué no podía corresponder a su cariño, seguido de una espina impregnada de un elixir que lo haría olvidar todo lo que "pasaron juntos". Así, el Emperador subió a la cima del monte Fuji en el cuál quemó la espina y la carta en señal de su amor. El humo y la cenizas traspasarían los cielos para llegar a la Luna dónde se encontraba su amada, quien recibiría el mensaje proveniente del corazón del Emperador.

estandares de belleza en la historia leyenda

Se dice que la belleza de Kaguya se debía a los baños de Luna que se daba cada noche, realzando su atractivo natural que sobresalía del de las demás. Cuenta la leyenda que las demás chicas envidiaban su encanto natural y la manera en que se desenvolvía. Al enterarse de la forma en que mantenía su atractivo, los baños de luz del satélite natural de la Tierra se convirtieron en el rito favorito de las mujeres que deseaban ser igualmente hermosas.

Tal como Kaguya, distintas prácticas de belleza un tanto diferentes y hasta riesgosas, han sido reproducidas a través de la historia por el género femenino con el afán de conseguir la belleza eterna:


En el siglo XVII, las mujeres estilaban pintar sus rostros completamente de blanco para demostrar una especie de máscara que era fabricada con plomo y vinagre. Con el tiempo, la piel se ponía amarillenta y no había mucho por hacer al respecto. La reina Isabel I lo puso en tendencia al igual que otro tipo de cosméticos. También se usaba pintarse las venas en el cuello que resaltaban su estatus social, haciendo referencia a la sangre azul.

  estandares de belleza en la historia venas azules

Entre el siglo XV y XVII, las mujeres españolas solían usar los llamados chapines, que les daban altura y protegían sus vestidos de la tierra, el agua y los pisotones que podían llegar a recibir. Denotaban un estatus social alto y eran muy riesgosos ya que los sostenía una pieza del mismo material que no tenía forma ergonómica y no eran para nada saludables.

En el Renacimiento, todo debía ser sumamente llamativo, por lo que entre más cosméticos se usaran en la cara o más extravagancias se llevaran encima, más en boga se encontraban. La frente entre más redonda y larga mucho mejor: una frente prominente era considerada un don especial. Para hacer esto más evidente, se afeitaban las cejas y se arrancaban las pestañas, además rasuraban una parte del nacimiento del cabello. Así la mirada se veía mucho más profunda y el rostro casi deforme y andrógino era lo más popular dentro de la moda renacentista.

estandares de belleza en la historia chapines estandares de belleza en la historia cejas

A diferencia de dicho período, en la Inglaterra Victoriana, la moda dictaba que las cejas debían estar pobladas sobremanera o quizá más de lo normal. Hoy usamos lápices delineadores, cremas y tintas, pero en aquella época se pegaban pelaje de ratas para rellenar los huecos, remedio que heredaron de Egipto en donde las mujeres cuidaban de su aspecto exponiéndose a una potencial muerte.

Uno de los remedios más utilizados en la civilización egipcia para mantener un cabello brillante y en su lugar era la grasa animal. Luego de atrapar un animal pequeño y asesinarlo a sangre fría, usaban la grasa de sus órganos internos. El método era efectivo pero emitía un fuerte y desagradable olor.

estandares de belleza en la historia cabello

Otra práctica extrema a la que recurrían la mujeres era en la era Meiji en Japón, consistía en teñirse los dientes de negro, puesto que llevar una dentadura blanca era sinónimo de infantilidad, por lo que las mujeres maduras cambiaban el color a un negro brillante con lo que podían conseguir esposo y un estatus social de alcurnia.

 Otra técnica que causaba estragos similares fue practicada por la mujeres victorianas, quienes se mordían los labios con el fin de ponerlos carnosos y colorados. Había quien usaba la sangre como colorante. Lo mismo ocurría con las mejillas, las cuales pellizcaban por grandes lapsos hasta conseguir el tono rosado que las hacía verse llenas de vida.

Ya en el siglo XX, un estatuto de belleza eran los hoyuelos en las mejillas, por lo que muchas mujeres usaban un aparato durante la noche que les marcaba las mejillas hasta conseguir los hoyuelos que tanto anhelaban. El aparato les presionaba la piel con tanta fuerza que el dolor posterior era tal que los hoyuelos permanecían por varios días.

estandares de belleza en la historia deintes negros

-
La belleza duele, pero no tendría porqué. Los métodos que se han usado a lo largo de la historia son extremos, algunos lastimaban algunas partes del cuerpo al instante o las dañaban al grado de dejar lesiones a largo plazo que duraban más que el efecto de belleza que pretendían.

Actualmente la belleza ya no es sinónimo de tortura, o por lo menos el dolor ya no es tan prolongado como solía ser en las eras previas al presente. Al igual que Kaguya, en ocasiones la sociedad exige que las mujeres busquen incesantemente la belleza con todo lo que hay al alcance. No obstante, el atractivo de cada mujer no debe recaer en técnicas que pongan la vanidad por encima de su salud o derechos como personas.

**
Conoce la historia de la mujer que enamoró a dos grandes de la música por su belleza. Los métodos no naturales que hacen más evidente la belleza de la mujer son peligrosos, la cirugía plástica no es la excepción, conoce sus riesgos y dificultades.


*
Referencias

El Comercio
Genial
Glamour



Referencias: