Historia

El deseo del Che que movió a Cuba

Historia El deseo del Che que movió a Cuba

Con botella en mano y sorbiendo de un popote, el comandante Guevara se muestra degustando de una Coca Cola. Casi de perfil, de cabello corto y peinado hacia atrás, una barba casi completa a no ser por un hueco prominente entre la mejilla y mentón, cata el líquido.

Esta imagen es la que se puede ver en una fotografía tomada el 8 de agosto de 1961. Fotografía que gira no sólo en la figura del “Che” sino en el de la Revolución Cubana y que deja muchas preguntas abiertas en un debate amplio, larguísimo: ¿Un revolucionario tomando Coca Cola? ¿Qué no el deseo del Che era un antiimperialista? ¿Es acaso un brindis con Coca Colas por la Revolución?

El deseo del Che

No, no es un brindis por nada. La historia del Che y la Coca Cola es de muchos años atrás, antes de unirse al Movimiento 26 de Julio y fue en México donde el revolucionario se convirtió en un gran amante de la bebida.

En la actualidad son dos los países en todo el mundo donde no se puede consumir una botella de Coca Cola: Corea del Norte y Cuba, al menos no oficialmente. No se alteren, en Cuba sí hay refrescos de cola, así que, aquellos viajantes podrán disfrutar de una buena cuba libre. El caso es que el refresco cubano no tiene el mismo sabor comparado con la bebida creada por John Pemberton a finales del siglo XIX, aspecto que molestaba al Che.

Por aquellos primeros años de la Revolución, se intentaba reparar la economía cubana golpeada por el bloqueo estadounidense. El Che, como ministro de industrias, dirigió a sus colaboradores y a la población a trabajos voluntarios en el campo con el objetivo de aumentar la producción en plena crisis.

El deseo del Che

Fue así como inició un trabajo arduo con todos sus colaboradores, e insiste en la capacitación profesional y técnica de su gente, abandona las políticas de inversión y lograr calidad en la producción. Ernesto vio algo más, la reactivación económica no dependía solamente de la capacitación y la calidad, pues, de acuerdo con la biografía escrita por Paco Ignacio Taibo II: Ernesto Guevara También conocido como el Che, Guevara se convirtió en un visionario al poner el futuro de la economía cubana en la electrónica, la siderúrgica y las computadoras. Un visionario totalmente.

Ese es un tema a largo plazo en la planificación del Che y lo sabía; los esfuerzos por la calidad son un tema frecuente en él y éste se ejemplificaría bien con la fabricación de refrescos de cola.

Recién iniciada la Revolución Cubana, las expropiaciones de fábricas estadounidenses fueron arrasadoras, entre ellas la de la Coca Cola en La Habana,  a su salida de la isla, esta fábrica cambió de nombre a Marcelo Salado, en honor a uno de los combatientes que se unirían al Movimiento 26 de Julio en la capital de la isla.

Cuando los obreros comenzaron a reproducir la bebida, descubrieron que era imposible asimilar el sabor, pues el ingrediente “secreto” llegaba de Estados Unidos y en Cuba sólo se endulzaba. Además, luego de la expropiación, los estadounidenses se llevaron sus cachivaches y, por supuesto, la receta.

Esta situación no importó al señor ministro, quien fue claro con los trabajadores: “Intenten fabricar una bebida similar”; así que los trabajadores llevaban una bebida y el Che la regresaba alegando a que “Sabía a mierda”. Cuestionó muchas veces su sabor, y aquel intento por asimilar una bebida revolucionaria a la bebida imperialista fue el fracaso que dio apertura a tuKola, bebida que acompaña desde entonces las famosas cubas libres en color pero no en sabor.

El deseo del Che

Esta anécdota la contará mejor el escritor Paco Taibo II en innumerables debates y más explícito en su obra sobre el comandante Guevara, ya citada, la cual es fundamental para el entendimiento de un personaje como él.

A continuación, te presentamos parte del texto del capítulo El mismo Che no podía ser siempre como el Che, de la biografía traducida a más de 10 idiomas:

“Visita la fábrica de refrescos Marcelo Salado. Persigue a los técnicos. Ya lo ha dicho antes en un programa de televisión: ¿Por qué la Coca Cola no sabe como antes?... Pancho Hernández, el responsable del técnico, se queja de las críticas públicas, porque se había hecho muchos esfuerzos.

─‘Mira, lo dije porque es verdad que el refresco sabe a jarabe, a medicina. ¿Es que no podemos hacer una Coca Cola parecida o mejor aún que la de los americanos?’ ”

Así que, la lucha revolucionaria del Che no se doblegaba ni “tantitito” y como bien lo dijo ya el escritor uruguayo, Eduardo Galeano:

 “¿Por qué será que el Che tiene esta peligrosa costumbre de seguir naciendo?
Cuando más lo insultan, lo manipulan, lo traicionan, más nace.

¿No será que el Che decía todo lo que pensaba, y hacía lo que decía, en un mundo donde las palabras y los hechos muy rara vez se encuentran, y cuando se encuentran, no se saludan porque no se conocen?”

  El deseo del Che


Referencias: