Fotografías del Edificio Chihuahua que muestran la pesadilla del 2 de octubre

Lunes, 1 de octubre de 2018 14:41

|Natalia Lomelí
fotografias edificio chihuahua

La serie fotográfica 50 años, 50 postales de Mario Gutiérrez Vega narra la Masacre Estudiantil de la Plaza de las Tres Culturas desde su principal testigo: el Edificio Chihuahua.

Es curioso como los espacios donde suceden las historias más trágicas pueden -en apariencia- permanecer intactos, como si esas mismas paredes, escaleras y puertas se tratasen de fantasmas que no descansan en paz, condenados a cargar con el peso de la sangre y el olor a muerte. Hay quienes dicen que cuando llueve, la Plaza de las Tres Culturas aún se tiñe de rojo como aquella tarde del segundo día de octubre, en 1968. Y entre la superstición, el mito y la historia, lo cierto es que hoy el mayor testigo de la trampa -el Edificio Chihuahua- continúa habitado, ha recuperado el ritmo de la cotidianidad y a sus pies se encuentran fruterías, tiendas, cafeterías, etc. Aun así, quien se detiene delante del inmueble o camina entre sus pasillos, no puede ignorar los secretos del documento arquitectónico de uno de los episodios más trágicos de la historia del México Contemporáneo: una masacre, una traición, un secuestro.




Esto lo sabe bien el fotógrafo, periodista y productor cinematográfico Mario Gutiérrez Vega, quien en el marco del 50ª aniversario de la Masacre de Tlatelolco se dedicó a publicar diariamente una imagen de su serie tomada en el interior del Chihuahua con especial protagonismo en el departamento 210. Son 50 fotografías, una por cada año de impunidad, una por cada año de incertidumbre.


fotografias edificio chihuahua 1

Plaza de las Tres Culturas, donde miles de personas se reunieron el 2 de octubre de 1968. Al fondo, el Edificio Chihuahua. Fotografía de Mario Gutiérrez Vega.


Esta serie es una escalofriante e íntima reconstrucción de la pesadilla en la que estudiantes y militares no fueron las únicas víctimas. Después del tiroteo hacia la plaza, el interior del edificio fue el escenario de torturas, asesinatos y por sus escaleras corrió la sangre tanto de vecinos como líderes estudiantiles, periodistas e inquilinos, quienes en sus inmediaciones vivieron las horas más terribles de su vida atrapados, cazados, porque sin saberlo se encontraban en el cuartel estratégico del Batallón Olimpia.





"Las ventanas de la terraza del piso tres del Edificio Chihuahua siguen abiertas hacia la Plaza de las Tres Culturas, así como estaban ese miércoles del 68 para los oradores del mitin, los dirigentes estudiantiles, los fotógrafos y los periodistas. Escalones abajo está el Departamento 210, refugio de esos reporteros y estudiantes que escaparon de los disparos del Ejército". Mario Gutiérrez Vega


fotografias edificio chihuahua 2

Terraza del tercer piso Edificio Chihuahua. “El acto transcurre un tanto somnoliento, aunque emotivo”, escribió Carlos Monsiváis sobre el mitin del 2 de octubre. Fotografía de Mario Gutiérrez Vega.


fotografias edificio chihuahua 3


fotografias edificio chihuahua 4

Acceso a la terraza del tercer piso. Los estudiantes acordaron que este lugar era ideal para ubicar a los oradores del 2 de octubre de 1968. Fotografía de Mario Gutiérrez Vega.








"La plaza era una ratonera, y el edificio Chihuahua, la trampa" declara Mario Alberto Sierra, exmiembro del Ejército


Y es que cuando empezó el mitin a las 5:10 ya había entre 8 mil y 10 mil almas reunidas en la Plaza de las Tres Culturas en la Unidad Habitacional de Tlatelolco para escuchar un discurso del Consejo Nacional de Huelga, donde los oradores se ubicaban en esa posición privilegiada, frente a la Plaza de las Tres Culturas , donde podían ser vistos por la multitud. 


Se había votado que no iba a haber nadie en el balcón a excepción del orador, pero el CNH –de alrededor de 250 personas– en su totalidad se agrupó en la terraza del Chihuahua. Después de las 17:00 hrs., Myrthokleia Adela González, estudiante del IPN, que había sido designada como maestra de ceremonias, organizó el mitin. A las 18:10 hrs. varias bengalas iluminaron la histórica plaza y comenzaron los disparos. “ No corran, no corran, es una provocación.”, gritaban los estudiantes sin poder imaginar lo que se avecinaba. 


fotografias edificio chihuahua 5




"El acto transcurre un tanto somnoliento aunque emotivo. Parte de la prensa, los oradores y la dirigencia del CNH están en el lugar que sustituye al templete, el tercer piso del edificio Chihuahua. Se reclama el diálogo, menospreciado por el gobierno que nada más admite la rendición. Se nota un ir y venir de personas ‘no identificadas’ o identificadas como sospechosos, con un pañuelo o un guante blanco en la mano izquierda. Se concentran en escaleras, pasillos y entradas del Chihuahua. A las seis y diez de la tarde, se disparan desde un helicóptero dos luces verdes de bengala. Casi de inmediato, sin otro aviso que el ruiderío de las botas, sin prevenir o intentar un diálogo, entran miles de soldados…"

Carlos Monsiváis


Cuando aquellas luces de bengala rojas fueron disparadas desde lo alto de la Torre de Relaciones Exteriores, la periodista Oriana Fallaci comentó que era “igual que en Vietnam, significa que van a atacar”. Los estudiantes no le creyeron, hasta que la multitud comenzó a correr de un lado a otro. El ejército apareció desde la avenida San Juan de Letrán –situada hacia el poniente– con camiones y tanquetas y avanzó por la zona arqueológica y por el costado sur del edificio donde hoy se encuentra el CCU Tlatelolco.

 

fotografias edificio chihuahua 6

Estructura de metal con cajas de buzones en el vestíbulo del Edificio Chihuahua. Al fondo la Plaza de las Tres Culturas. Fotografía de Mario Gutiérrez Vega.


fotografias edificio chihuahua 7


"Fue un operativo criminal en todo sentido. Si querían detener el mitin eso era fácil, pero ordenaron una operación de exterminio y le dispararon a gente desarmada".
Jesús Martín del Campo


fotografias edificio chihuahua 8

Reja en el vestíbulo del Edificio Chihuahua. Al fondo la iglesia de Santiago Tlatelolco y las escaleras donde se ubicaron las tanquetas militares durante la refriega del 2 de octubre de 1968. Fotografía de Mario Gutiérrez Vega.



"Corrimos hacia los elevadores y nos encontramos que salieron de aquí los de guante blanco y nos dijeron “van pa’ tras y al suelo hijos de la chingada que aquí los vamos a tronar". Nos empezaron a bajar, primero nos jalaban hacia las escaleras arrastrando". Myrthokleia González, ex líder estudiantil del Poli quien anunciaba al siguiente orador.


fotografias edificio chihuahua 9

 Pared y elevadores en la terraza del tercer piso del Edificio Chihuahua. La tarde del 2 de octubre de 1968 estaba llena de estudiantes, fotógrafos, corresponsales, policías y militares no uniformados. Fotografía de Mario Gutiérrez Vega.


fotografias edificio chihuahua 10




"De ahí nos entregan al ejército, y nos llevan a la parte de abajo y nos ponen con las manos a la pared, nos obligan a bajarnos los pantalones. Ahí estuve hasta que nos llevaron en los camiones a un lugar desconocido". 

José David Vega 


Así narran los sucesos quienes estuvieron en el balcón de la terraza del tercer piso del edificio, mientras veían como la multitud de la plaza era atacada indiscriminadamente: soldados y civiles por igual. Sus testimonios pueden escucharse en La Masacre de Tlatelolco, documental de Disvovery Channel que recopila las experiencias y declaraciones de exmiembros y exlíderes del M68.


fotografias edificio chihuahua 11

Pared con mosaico veneciano azul en el vestíbulo del Edificio Chihuahua. El 2 de octubre de 1968 los estudiantes fueron detenidos por el Ejército y puestos contra las paredes de mosaico. Fotografía de Mario Gutiérrez Vega.


fotografias edificio chihuahua 12







La cifra exacta de víctimas aun se desconoce. El gobierno de Gustavo Díaz Ordaz siempre sostuvo que fueron estudiantes quienes empezaron el tiroteo, con francotiradores colocados estratégicamente en los edificios. Esa tesis fue mantenida por los posteriores gobiernos surgidos del PRI.


Quienes sobrevivieron al atentado, revelan que hombres con un guante blanco en la mano izquierda irrumpieron en el tercer piso y obligaron a todos a tirarse, ahí se encontraban miembros del CNH, pero también vecinos y periodistas, quienes de la misma manera fueron replegados hacia la pared de los elevadores a punta de pistola. Después del tiroteo inicial, los estudiantes fueron escoltados a la planta baja del Chihuahua, donde fueron desnudados y golpeados. Después los departamentos de Tlatelolco fueron cateados uno por uno y los soldados entraron sin orden judicial a arrestar a todos los que se escondieron en ellos, así como a los vecinos que los habían recibido para ocultarlos.


fotografias edificio chihuahua 13

Pared con mosaico veneciano azul en el vestíbulo del Edificio Chihuahua. El 2 de octubre de 1968 los estudiantes fueron detenidos por el Ejército y puestos contra las paredes de mosaico. Fotografía de Mario Gutiérrez Vega.


fotografias edificio chihuahua 14







Mientras tanto, en el interior, bajaron a los detenidos a la planta baja por las escaleras, escoltados muy de cerca, uno a uno. Como si fueran criminales. Mojados, asustados, indefensos, algunos muy jóvenes, casi adolescentes.



fotografias edificio chihuahua 15


fotografias edificio chihuahua 16

Escalera del Edificio Chihuahua que conecta la planta baja y la terraza del tercer piso. Decenas de hombres con guante blanco en la mano izquierda controlaron pasillos y escaleras del edificio. Fotografía de Mario Gutiérrez Vega.


fotografias edificio chihuahua 17


También hay testimonios de periodistas extranjeros que denunciaron que fueron esos hombres de guante blanco quienes empezaron a disparar a los estudiantes y los que en medio de la confusión del tiroteo los secuestraron por unas horas en varios departamentos del edificio Chihuahua, donde les confiscaron los rollos fotográficos y las grabadoras.



Los periodistas fueron llevados a los departamentos contiguos. A los franceses les requisaron los rollos, pero otros no corrieron la misma suerte. La periodista Oriana Fallaci fue herida en la espalda y los estudiantes que estaban con ella, arrestados.


fotografias edificio chihuahua 18

Baño del Departamento 210 del Edificio Chihuahua. Charles Courrière, fotógrafo de Paris Match, fue llevado a un baño por soldados del Batallón Olimpia para confiscarle sus rollos. Fotografía de Mario Gutiérrez Vega.


Charles Courrière, fotógrafo de Paris Match, también estaba en el edificio Chihuahua, donde decidió tirarse al suelo para protegerse. No se decidía a levantarse por temor, declaró: "Y cuando lo hice me quedé estupefacto: Todos los tipos que estaban como yo, tirados en el suelo, tenían un guante blanco en la mano izquierda y una pistola en la derecha. Como hablo español, le dije al que estaba a mi lado: ‘Soy periodista, soy francés’. Me miró y me preguntó: ‘¿No tiene un pañuelo blanco?’ Por supuesto, no tenía. Entonces sacó uno de su bolsillo y me dijo: ‘Póngaselo alrededor de la mano izquierda. Ésa es una señal’ ¿Una señal de qué? —le pregunté—. No me habló más. Me puse el pañuelo y bruscamente comprendí lo que sucedía. Estaba metido entre puros policías. Estaba tirado en una alfombra de policías. Pensé enseguida en las fotos que había estado tomando. Supe que si salía vivo de ese mierdero iba a tener problemas con ellos".




A Courrière se lo llevaron dos hombres con guante blanco a un departamento y en el baño le ordenaron que se desnudara. Le confiscaron todos los rollos.


fotografias edificio chihuahua 19

Mirilla del Departamento 210 que ve una de las escaleras del Edificio Chihuahua. Integrantes del Batallón Olimpia retuvieron ahí a estudiantes y periodistas durante varias horas. Fotografía de Mario Gutiérrez Vega.


fotografias edificio chihuahua 20

Sala del Departamento 210 del Edificio Chihuahua, donde la periodista italiana Oriana Falacci entró con heridas de bala el 2 de octubre de 1968. Fotografía de Mario Gutiérrez Vega.


En septiembre de 2001 habló por primera vez el fotógrafo Jesús Díaz Contreras, uno de los únicos tres fotoperiodistas que estuvieron en el edificio Chihuahua, de Tlatelolco, el 2 de octubre de 1968. Díaz Contreras trabajaba entonces para la agencia AP y con su cámara tomó la emblemática foto de la periodista italiana Oriana Fallaci cubriéndose de las balas.



La periodista que perteneció a la Resistencia contra la ocupación nazi en Italia con tan sólo 14 años, al quedar en medio de un fuego cruzado, quedó herida por tres impactos. Fallaci prometió nunca volver a México, donde presenció lo que llamó: "la matanza de Herodes".



fotografias edificio chihuahua 21

Lámpara de techo en el Departamento 210. De acuerdo con un agente del gobierno, la periodista Oriana Falacci fue sacada del 210 y llevada a una ambulancia del Ejército. Fotografía de Mario Gutiérrez Vega.


fotografias edificio chihuahua 22

Número metálico en la puerta del Departamento 210, refugio de estudiantes, policías y periodistas tras la agresión del Ejército el 2 de octubre de 1968. Fotografía de Mario Gutiérrez Vega.


De hecho, hay quien considera que fue esta mujer la que dio a conocer el nombre del ‘Batallón Olimpia’, tanto dentro como fuera de México, pues además de escuchar de viva voz a su integrantes -los hombres con el guante blanco- identificarse con ese nombre escribió un texto sobre la Masacre de Tlatelolco que puede encontrarse en su libro ‘Nada y así sea’. Allí comenta no haber visto, ni siquiera en la guerra, una matanza de esas magnitudes, pues en la guerra por lo menos se trata de gente armada contra gente armada, aquí se trataba del gobierno masacrando sin piedad a sus ciudadanos, a sus estudiantes.



"Yo he estado en Vietnam y puedo asegurar que en Vietnam durante los tiroteos y los bombardeos hay barricadas, refugios, trincheras, agujeros, qué sé yo, a donde correr a guarecerse. Aquí no hay la más remota posibilidad de escape."


fotografias edificio chihuahua 23


fotografias edificio chihuahua 24

Elevadores en la terraza del tercer piso del Edificio Chihuahua. El 2 de octubre agentes encubiertos y soldados del Batallón Olimpia bloquearon las escaleras de la terraza y detuvieron los ascensores. Fotografía de Mario Gutiérrez Vega.




Pero lo peor aún no terminaba para los habitantes y huéspedes forzados del Chihuahua, porque en punto de las 3:00 hrs de la madrugada del 3 de octubre, en medio de un silencio sepulcral, una serie de luces intermitentes rojas se reflejaron en los plafones del edificio.


“Saltamos de sorpresa y me asomé; era un convoy de más de 50 ambulancias que entraba a la plaza: en ellas se llevaban a los heridos de la balacera ocurrida durante la madrugada. Los muertos en la misma fueron tendidos sobre el estacionamiento. Eran niños, mujeres, hombres, ancianos, jóvenes que vivían en los departamentos, así como algunos estudiantes que se habían refugiado en los inmuebles.” contó Sergio Bazán, quien se encontraba en el departamento 601 del edificio Guanajuato.



fotografias edificio chihuahua 25

Ascensores en el vestíbulo del Edificio Chihuahua. El 2 de octubre de 1968 los soldados desnudaron y pusieron contra los elevadores a los estudiantes. Fotografía de Mario Gutiérrez Vega.



“De repente, mi puerta fue golpeada violentamente, me medio vestí y fui a abrir. Sin decir nada, entraron tres jovencitos y de pronto cuatro más, entre ellos una señorita preparatoriana.” Todos ellos eran de los estudiantes que habían asistido al mitin, su edad oscilaba entre los 13 y 17 años".


A las cuatro de la madrugada, los servicios de agua, luz, gas, teléfono del lugar fueron restablecidos, y la iluminación de la explanada se encendió, cuenta. La pesadilla del Edificio Chihuahua había terminado. Su leyenda estaba apenas por iniciar.


fotografias edificio chihuahua 26

Mosaico veneciano en la pared sur del Edificio Chihuahua, proyectado por el arquitecto Mario Pani. Fotografía de Mario Gutiérrez Vega.




El gobierno sabía que el edificio era clave su ubicación para detener a los líderes del M68. Los vecinos han declarado que vieron a hombres armados, vestidos de civil, ocupar al menos diez departamentos, desde horas antes del mitin. Algunos se colocaron como francotiradores, otros cerraron estratégicamente el acceso hacia las escaleras. Para justificar la violencia del gobierno, el primer disparo provino del Chihuahua. Esto ocasionó la confusión del ejército e iniciaron los disparos hacia el edificio. Esa noche nada fue al azar, la masacre fue orquestada.


Poco le importaron al gobierno los estudiantes, los niños que acompañaban a sus familiares, los propios soldados que desconocían el plan del Batallón Olimpia -años después se confirmaría que eran miembros del Estado Mayor Presidencial- y mucho menos las familias enteras cuya vida cambió en su propio hogar, en la seguridad del refugio al que atravesaron las balas. Y hoy, 50 años después de la matanza el crimen continúa impune, pero sus testigos ya no callan, el Chihuahua puede contar su historia gracias a fotógrafos y periodistas como Mario Gutiérrez.


fotografias edificio chihuahua 27

 El Departamento 210 del Edificio Chihuahua fue escogido como refugio de los disparos del Ejército porque sus ventanas no abren hacia la Plaza de las Tres Culturas. Fotografía de Mario Gutiérrez Vega.


fotografias edificio chihuahua 28

Detalles de hormigón en la fachada poniente, donde se abre la terraza del tercer piso del Edificio Chihuahua. Fotografía de Mario Gutiérrez Vega.


"La oscuridad engendra la violencia

y la violencia pide oscuridad

para cuajar el crimen.

Por eso el dos de octubre aguardó hasta la noche

Para que nadie viera la mano que empuñaba

El arma, sino sólo su efecto de relámpago".


fotografias edificio chihuahua 29

Buzones metálicos en la entrada del Edificio Chihuahua que comunica con la Plaza de las Tres Culturas. Fotografía de Mario Gutiérrez Vega.


"¿Y a esa luz, breve y lívida, quién? ¿Quién es el que mata?

¿Quiénes los que agonizan, los que mueren?

¿Los que huyen sin zapatos?

¿Los que van a caer al pozo de una cárcel?

¿Los que se pudren en el hospital?

¿Los que se quedan mudos, para siempre, de espanto?

¿Quién? ¿Quiénes? Nadie. Al día siguiente, nadie.

La plaza amaneció barrida; los periódicos

dieron como noticia principal

el estado del tiempo".


Memorial de Tlatelolco, Rosario Castellanos 


fotografias edificio chihuahua 30

Escaleras que conectan la Plaza de las Tres Culturas con el Edificio Chihuahua. Fotografía de Mario Gutiérrez Vega.


fotografias edificio chihuahua 31






Puedes ver la serie completa publicada en nexos.com.

_


A 50 años del 68 no podemos olvidar las historias y los personajes que formaron parte del Movimiento Estudiantil que despertó a la juventud mexicana, como Oriana Fallaci, la mujer que sobrevivió a la matanza del 68 y contó el secreto al mundo y Alcira Soust Scaffo, la poeta y artista que resistió la entrada del ejército a la UNAM en el 68 y se convirtió en leyenda.

Natalia Lomelí

Natalia Lomelí


Coordinadora Cultural
  COMENTARIOS