La princesa nazi que se convirtió en la espía favorita de Hitler

Viernes, 6 de julio de 2018 1:26

|Rodrigo Ayala Cárdenas
gudrun burwitz la princesa nazi

Gudrun Burwitz heredó los ideales nazis de su padre Heinrich Himmler, uno de los artífices del Holocausto judío.


Papá la llamaba ‘Püppi’ (muñequita) cuando apenas era una niña. Años después, cuando ya era una mujer adulta y estaba vinculada a los servicios secretos de la República Federal de Alemania, sus seguidores la apodaban «la princesa nazi» o «Madre Teresa del nazismo». Gudrun Burwitz fue hija de, ni más ni menos, Heinrich Himmler, uno de los brazos más importantes de Hitler durante el Holocausto judío de la Segunda Guerra Mundial y responsable de la muerte de miles de personas que estaban atrapadas en los campos de concentración nazi: polacos, prisioneros de guerra soviéticos, rumaníes, gitanos y otros considerados como "racialmente inferiores".


gudrun burwitz la princesa nazi 1

Heinrich Himmler al lado de Adolf Hitler


Gudrun Burwitz era una adolescente cuando la guerra que perdieron los alemanes terminó. En 1945 tuvo que soportar la pérdida de su padre cuando éste se suicidó para evitar ser juzgado como criminal de guerra por los británicos. Después de testificar en los juicios de Nuremberg fue liberada en 1946. A partir de ese momento, dedicó sus esfuerzos a apoyar a organizaciones neonazis como la «Juventud Vikinga», que se inspiraba en los valores e ideas de las juventudes hitlerianas, o a la Stille Hilfe que prestaba ayuda financiera a antiguos criminales de guerra en 1951.


gudrun burwitz la princesa nazi 2

Gudrun Burwitz con su padre


Vivió en el pueblo alemán de Bielefeld junto a su madre en el que intentaban abrirse paso de manera discreta y tranquila, sin embargo, su pasado familiar le complicó que las puertas se le abrieran para mantenerse con un trabajo tradicional. Sus convicciones pronazis le facilitaron la llegada a la sede del Servicio Federal de Inteligencia (BND por sus siglas en alemán) en Pullach, cerca de Münich, donde trabajó de 1961 a 1963 como secretaria bajo el mando de Reinhard Gehlen, un antiguo general del ejército nazi.


gudrun burwitz la princesa nazi 3


Esta información fue confirmada por Bodo Hechelhammer, jefe del Departamento de Historia de la agencia de espionaje después de la muerte de Burwitz, quien estuvo casada con Wulf-Dieter Burwitz, un simpatizante de la ultraderecha y funcionario del neonazi Partido Nacionaldemócrata Alemán (NPD). De este hombre heredó su apellido.


Durante una entrevista concedida en 1959 al periodista Norbert Leber, la aludida dejó ver su apoyo a la causa nazi y al papel que jugó su padre en ella: "Mi padre es visto hoy como el genocida más grande de la historia. Quiero intentar cambiar esa imagen", dijo. Burwitz, hasta poco antes de su muerte a los 88 años de edad el pasado mayo, seguía siendo una defensora del nazismo y era asistente recurrente a campañas y actos de extrema derecha.


gudrun burwitz la princesa nazi 4


Entre sus memorias más preciadas se hallan las vistas que hacía a Adolf Hitler cada Navidad: «El 24 de diciembre de cada año solía conducir con mi padre a ver a Hitler en la Casa Brown en Munich y le deseaba feliz Navidad», dijo en una entrevista cuando se celebraba el aniversario 70 de la muerte de Himmler. «Cuando era pequeña solía darme muñecas o una caja de bombones».


El amor que su padre le profesaba, así como la simpatía que gozaba por parte del führer, se debía en gran medida a que era el prototipo de la niñez y juventud aria que ambos buscaban que prevaleciera en Alemania: piel blanca, cabello rubio y ojos azules.


gudrun burwitz la princesa nazi 5

Gudrun Burwitz, en medio de la fotografía, siempre mostró una devoción por su padre



Asimismo, «la princesa nazi» siempre estuvo convencida de que la muerte de su padre en realidad no fue suicidio sino que los británicos lo asesinaron: «No creo que se tragara la cápsula de veneno", dijo. «Mi madre y yo nunca tuvimos la notificación oficial de su muerte. Para mí, la foto de él muerto es una foto retocada de cuando estaba vivo».


gudrun burwitz la princesa nazi 6


Los historiadores concuerdan en que ella siempre fue la hija favorita de su padre, quien tenía otros tres hijos: uno de ellos adoptado y los otros producto de su relación con su secretaria particular. Püppi solía ser testigo en su niñez de las actividades que se llevaban a cabo en el campo de concentración de Dachau, uno de los principales de los nazis, sobre el cual siempre se dedicó a hacer declaraciones evasivas que intentaban suavizar su impacto histórico en un intento de desmanchar el nombre de su padre, quien también fue dirigente de la Gestapo y las SS.


gudrun burwitz la princesa nazi 7

Campo de concentración de Dachau



En una entrada de sus diarios se puede leer su negación a aceptar la verdad de lo que se vivía en Dachau: «Hoy fuimos al campo de concentración de las SS en Dachau. Vimos todo lo que pudimos. Vimos el trabajo de jardinería. Vimos los perales. Vimos todas las imágenes pintadas por los prisioneros. Maravilloso. Y después tuvimos mucho que comer. Fue muy agradable».


gudrun burwitz la princesa nazi 8


Gudrun Burwitz era una de las últimas sombras que quedaban de aquel gobierno hitleriano basado en la muerte y el racismo. Uno de los pocos objetos que guardó de su infancia, aparte de recortes de periódicos donde salían fotografías de su padre, fue un broche de plata con las cabezas de cuatro caballos y una esvástica en medio. El objeto fue un regalo de Heinrich Himmler a su amada ‘Püppi’.


-

*

También puedes leer:


Ahnenerbe, la organización paranormal nazi que intentó crear zombies


La aterradora historia de la mujer que coleccionaba pieles tatuadas


Rodrigo Ayala Cárdenas

Rodrigo Ayala Cárdenas


Articulista
  COMENTARIOS