PUBLICIDAD

HISTORIA

El hechizo erótico usado en el Antiguo Egipcio para seducir a un hombre

Este antiquísimo hechizo era el equivalente al toloache actual o la afamada agua de calzón, y era el método perfecto para que la otra persona no sólo se enamorara, sino que el deseo lo invadiera.

La invención de todo tipo de menjurges, pociones y rituales para conseguir todo tipo de cosas, sea el amor, el sexo o la belleza ha acompañado a la humanidad y aunque la efectividad de los métodos actuales o del pasado no han sido totalmente probados, un hechizo de este tipo sin duda es uno de los mejores ejemplos para comprender el deseo y el amor en la cultura egipcia y que a pesar del tiempo y la distancia no dejamos de ser seres sociales que buscan la compañía del otro.

El descubrimiento

En un papiro egipcio de hace mil 800 años de antigüedad los historiadores y egiptólogos encontraron la figura de una figura femenina que fue llamada Taromeway, ella en el papiro intenta atraer a un Kephalas. Además del hombre y la mujer, también se muestra a Anubis (sí, el dios egipcio) quien le apunta una flecha a Kephalas, quien se muestra desnudo. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Así, en una imagen que nos recuerda a Cupido con su arco y flechas, la figura de Anubis y su flecha pretenden provocar el deseo en Kephalas por Taromeway. 

Foto: © University of Michigan // LiveScience

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

El erotismo y una cuestión de etnias 

Los egiptólogos han llegado a la conclusión que este hechizo fue realizado por con el objetivo de promover la lujuria y el deseo sexual de un hombre hacia una mujer, un aspecto poco común dado que los hechizos de amor (o deseo) que se han encontrado por lo general tienen en mente enamorar a una mujer. 

El texto del hechizo, escrito en egipcio demótico lo que denota que se trata de un hechizo realizado en la última etapa del Antiguo Egipto, es decir, cuando comenzaba la época romana en Egipto y que cambió radicalmente el estilo de vida de esta antigua civilización. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

De acuerdo con los expertos, los nombres de estos personajes denotan un problema de etnias, dado que Kephalas es un nombre griego, mientras que el de Taromeway es egipcio, y en una época en la que Egipto se encontraba bajo el dominio romano, el origen étnico de las personas podía ser un impedimento no sólo para el amor, sino para el deseo y el sexo mismo. 

Qué dice el hechizo 

El texto que acompaña a la imagen llama a una suerte de fantasma que provenga de la necrópolis para encontrar a Kephalas y provocarle «ansiedad a mitad del día, en la tarde y todo el tiempo», esto hasta que el hombre busque a Taromeway y poseído por el deseo «sus órganos masculinos persigan los femeninos de ella», de acuerdo con la información de Live Science

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Pero además de ello, el hechizo también enfatiza en la importancia de Taromeway, en la que para Kephalas será a única mujer en la Tierra que él desee. 

Foto: © University of Michigan // LiveScience 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Qué se hacía con el hechizo 

Una vez un cura o algún tipo de hechicero escribió el hechizo para Taromeway, lo que los egiptólogos asumen es que era colocado en alguna tumba, por lo que el espíritu del dueño de tal tumba sería ese “fantasma” que completara la tarea del hechizo. 

En el papiro no queda evidencia alguna del tiempo que habría tomado en surtir efecto y también se desconoce si Taromeway logró conseguir al objeto de su deseo, pero se suma a la creciente cantidad de evidencias de este tipo de ritos amorosos de la Antigüedad. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Te podría interesar: 

El color inventado por los egipcios que cambió la historia del arte

Obras de arte egipcias que esconden secretos extraterrestres

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
Etiquetas:amorrituales
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD