PUBLICIDAD

HISTORIA

Pancho Villa, el héroe que fue menospreciado pero después se convirtió en leyenda

La historia de Pancho Villa en la Revolución fue primordial para el movimiento, sin embargo, por muchos años el héroe fue menospreciado e ignorado por varias administraciones mexicanas, que no lo veían más allá de un "revoltoso".

En los años setenta, cuando los héroes revolucionarios tenían escuelas y calles con su nombre, Francisco Villa seguía siendo el gran excluido de la Revolución. Con dificultad se había autorizado que una avenida de la Ciudad de México llevará el nombre de la División del Norte. A Villa se le recordó por primera vez de manera oficial medio siglo después del inicio de la lucha armada, el día en que el presidente Adolfo López Mateos encabezó -20 de julio de 1960- una ceremonia luctuosa por el aniversario de su muerte. El gran enemigo de Obregón y Carranza, el personaje más llamativo entre los dioses de la gesta revolucionaria, continuaba siendo un proscrito. Si la velocidad había sido el rasgo distintivo de su vida -una suma de arranques súbitos y altos inesperados hizo de la División del Norte una máquina de guerra de efectividad letal-, el Centauro se hallaba ahora atrapado en la lentitud del olvido. Amplios sectores lo consideraban la peor cara de la Revolución. José Vasconcelos lo despreció siempre. Daniel Cosío Villegas no se refirió a él más que con sarcasmo. Diego Rivera lo pintó con una fisonomía infernal de ídolo prehispánico. 

La historia de Pancho villa en la Revolución fue primordial. Fue hasta 1966 que la propuesta de Gustavo Díaz Ordaz de colocar el nombre de Villa con letras de oro en la Cámara de Diputados generó un debate que hizo del recinto un polvorín. Vicente Salgado, diputado del PRI, lanzo contra Villa una fílipica tan explosiva que, según las crónicas, estuvo a un paso de hacer volar el recinto. Recordó la sangra fría con que este ordenaba fusilamientos y ejecuciones de ancianos y mujeres indefensas. Vicente Lombardo Toledano, del Partido Popular Socialista, se encargó de defenderlo trémulamente y logró voltear los dados. Villa llegó a la Cámara de Diputados por mayoría de votos, aunque no de manera abrumadora. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Ver también: Francisco Villa, el origen de una leyenda

Cuando los restos de Plutarco Elías Calles arribaron al Monumento a la Revolución (1969), a Villa sólo se le concedió que el gobierno inaugurará una estatua ecuestre, cincelada en su honor, en la esquina de Cuauhtémoc y Universidad. Pero cuando las obras del metro pasaron por aquel sitio, la estatua fue echada a patadas al Parque de los Venados. Villa regresó de entre los muertos apenas en 1976. En noviembre de ese año, obedeciendo un decreto de Luis Echeverría, una comisión abrió su tumba en Hidalgo del Parral y exhumó sus restos -sin cabeza- para conducirlos por fin al Monumento a la Revolución.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La última cabalgata de Francisco Villa resultó espectacular: el cementerio era una romería. La gente se agolpaba en la calle gritando: "¡Viva Villa!". Un armón militar condujo la urna con los restos podridos y hechos polvo. Lo seguía un regimiento de caballería y un contingente militar ataviado a la manera de los Dorados. A bordo de una camioneta, los restos del Centauro del Norte recorrieron México. Se les rindió homenaje a lo largo de su ruta hasta llegar a la Cámara de Diputados. El 20 de noviembre, Echeverría realizó el último acto de su gobierno: recibir la urna en la Plaza de República, justo a los pies del Monumento. El secretario de Educación, Víctor Bravo Ahuja, pronunció el discurso con que la familia revolucionaria aceptó al fin a Villa entre sus miembros.
Era el regreso del hijo pródigo "porque este hermano tuyo estaba muerto, y ha vuelto a la vida; estaba perdido, y ha sido hallado", según reza el evangelio de San Lucas. Los restos fueron colocados en la misma columna en la que descansan desde 1960, los huesos de Francisco I. Madero. Más de un siglo después del comienzo de la lucha armada, Villa es el gran triunfador de la Revolución- A ningún otro se le han dedicado tantos libros, tantas películas, tantas novelas como al mítico general en jefe de la División del Norte.

Ver también: 13 Corridos sobre la vida y muerte de Pancho Villa

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Mientras Obregón y Calles han perdido sus antiguos prestigios, y Carranza sigue sumergido en la grisura, el medio tono que lo rodeó siempre, Villa habita un Olimpo legendario que no han logrado alcanzar los otros grandes santificados de la Revolución: ni Madero Ni Zapata ni Cárdenas. 

Jorge Aguilar Mora describió el embrujo de Villa de esta forma: "Era nómada, era anónimo, era guerrero, era presa de caza, era jinete, era tirador, era mujeriego, era al mismo tiempo mestizo e indio ladino". Todos esos rasgos definen -y simultáneamente mantienen en la indefinición- la figura del Centauro. La velocidad, que fue la característica de Villa, le permitió convertirse, después de muerto, en uno de los personajes más esquivos y huidizos de la historia. La innumerable bibliografía sobre sus hazañas sólo ha logrado volverlo más misteriosos, más oscuro, más impreciso. La carga de caballería rendida en torno del Centauro en los últimos años comprueba que, también en la Historia, hay veces en que los últimos son los primeros. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Ver también: Así surgió la leyenda de la cabeza robada de Pancho Villa

Este texto se tomó del libro La ciudad oculta vol. 2, escrito por Héctor Mauleón, y editado por Planeta. En él encontrarás historias magnificas como: La novela del metróbus, Breve historia de Tepito, Chapultepec a la una de la tarde, El terremoto con el que entró Madero y La virreina fallida

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Si te gustó este artículo sobre la historia de Pancho Villa en la Revolución, además te agrada escribir y conoces de datos y acontecimientos históricos, envía un texto de prueba con mínimo 400 palabras y no en primera persona a nuestra plataforma digital: culturacolectiva.com/colaboradores y logra que más de 60 millones de personas te lean.

Te puede interesar:
5 cosas que debes saber sobre Pancho Villa
El más grande secreto que Pancho Villa se llevó a la tumba

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD