PUBLICIDAD

HISTORIA

El día en que la pierna de Santa Anna fue paseada por las calles de la ciudad

Después de ser amputada como consecuencia de la Guerra de los pasteles, la extremidad de Santa Anna paso por muchas más extrañas aventuras de las que se podría imaginar.

Antonio López de Santa Anna ha sido uno de los presidentes más polémicos de nuestro país, es recordado por sus infinitas excentricidades, la más grave quizás, vender más de la mitad del territorio del país a Estados Unidos.Santa Anna vivió entre 1795 y 1877, fue presidente de México en once ocasiones. En 1838, estalló la batalla histórica contra el ejército francés en Veracruz que ahora se le conoce como la Guerra de los pasteles, en ese entonces Santa Anna era comandante general de Veracruz y como consecuencia de su valiente y arriesgada participación en esta batalla sufrió la amputación de su pierna izquierda y uno de sus dedos. Foto: Wikimedia CommonsSanta Anna ordenó que su extremidad recibiera cristiana sepultura con honores militares en un jardín de su hacienda favorita en Veracruz, Manga de Clavo. Su heroica participación y su condición de lisiado ayudó a Santa Anna a impulsar su carrera política y militar y pudo recuperar el poder presidencial dos años después. 

Sin embargo, el 27 de septiembre de 1842, la pierna fue exhumada y trasladada a la Ciudad de México para enterrarla nuevamente con honores, después de un gran desfile militar y político en el cementerio de Santa Paula, ubicado en lo que hoy se conoce como el norte de la avenida Paseo de la Reforma. Foto: HistoryEl gran acto previo al entierro consistió en un paseo por algunas calles de la ciudad de la pierna dentro de una vitrina, para Santa Anna, este ritual de una de sus extremidades representaba una entrega y compromiso total con su país. Aunque sus detractores no desaprovecharon la ocasión para condenarle motes como “el quinceuñas”, apodo completamente incorrecto, ya que al mismo tiempo que perdió una pierna en la Guerra de los pasteles, también perdió un dedo. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

En 1844 durante una rebelión contra el dictador, la pierna fue sacada de su sepulcro y arrastrada por las calles de la ciudad. Desde ese entonces no se sabe dónde quedó la afamada extremidad. No obstante con esta absurda historia, en 1847, durante la Batalla de Cerro Gordo, Santa Anna perdió también la prótesis de su pierna al huir rápidamente de soldados estadounidenses. Se dice que luego de la batalla, los soldados estadounidenses jugaron béisbol con su pierna y la llevaron de vuelta a Illinois como un trofeo de guerra.

Foto: Twitter @piernasantannaActualmente esta prótesis se exhibe en el Museo Estatal Militar de la comunidad de Springfield, Illinois y desde el gobierno de Abraham Lincoln México y Estados Unidos se encuentran en negociaciones para recuperarla.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

En portada: Sipse

También te puede interesar:
Facetas heróicas de su Alteza Serenísima
Lista completa de los presidentes de México
11 cosas que deberías saber sobre el presidente de los fracasos políticos de México

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD