10 leyendas de terror que nadie te había contado

Martes, 29 de septiembre de 2015 13:47

|Julieta Sanguino

En todo el mundo existe un grupo selecto de leyendas de terror que se utilizan en las noches heladas y oscuras para asustar a niños en sus habitaciones o delante de una fogata.


Por miles de años, la explicación de la creación del universo o de aterradores sucesos que ocurrían en un pueblo, se daban a través de mitos y leyendas que se transmitían de generación en generación. Tal vez por eso, en todo el mundo encontremos impactantes historias que nos hablan de horribles criaturas o fantasmas que vigilan y protegen las calles. Esos misterios de la naturaleza, que son explicados a través de las voces de los antepasados, aún causan conmoción y estruendos, pues aún sin resolver, continuamos creyendo que tal vez, la superstición que lo alimenta no es tan falsa.


Algunos consideran que en este mundo, en el que aún nos falta mucho por descubrir, podría ser posible que fantasmas, almas o seres sobrenaturales se encuentren entre nosotros y los ruidos que se escuchan por las noches o las voces que creemos percibir, pueden ser más reales de lo que todo el mundo quiere aceptar.


Te puede interesar: 13 cuentos de terror para nunca más salir de noche


Las leyendas cambian, se adaptan y se transforman, el mejor ejemplo es la historia de la llorona, la que tiene múltiples versiones, unos aseguran que se trata de la malinche que llora por el pueblo mexica, otros piensan que es una mujer que perdió a sus hijos en la época colonial y los reclama cada noche. De este modo, la leyenda sobrevive y se convierte en parte del imaginario colectivo. Sirve para asustar a los más pequeños pero sobre todo, para conocer nuestro pasado, hacer que prevalezca nuestra historia y darle sentido al mundo de una manera mucho más espiritual a través de nuestras raíces.


Te presentamos una selección de leyendas de terror para morir de miedo.


La Pascualita, México | Leyendas de terror



Detrás del aparador de un local llamado La Popular, una tienda de Chihuahua encargada de hacer los famosos vestidos de novia de la zona, está la Pascualita. El maniquí permanece ahí desde 1930, cuando la dueña la adquirió luego de llegar de Francia porque además de ser sumamente bella y de aspecto realista, se parecía bastante a su hermana y a ella.


Según se cuenta, "desde el primer día en que la novia de cera estuvo en la La Popular tuvo mucho éxito entre los transeúntes puesto que era distinta a los demás maniquís de la época: tenía un mejor acabado en la cera, sus ojos eran de cristal, su pelo y sus pestañas eran implantes de verdadero pelo, y su expresión, a diferencia de las de tantos maniquís de mirada inerte, era viva y reflejaba emociones, como si tuviera alma.


En la década de los 70, surgieron rumores de que la novia de cera estaba viva y era capaz de moverse de noche cuando no había nadie en el local, o que sonreía a las personas que pasaban por ahí. Los rumores se hicieron más fuertes cuando la dueña falleció, las personas dijeron que La Pascualita los seguía con la mirada o que por breves segundos le aparecían venitas rojas en los ojos. Algunas empleadas renunciaron a porque vieron llorar o moverse a La Pascualita, y otras se negaban a vestirla porque, supuestamente, le aparecían venas verdosas en las piernas, que posteriormente desaparecían".


Conoce la leyenda completa de Pascualita: el maniquí del terror




Los niños de Illfurt, Alemania | Leyendas de terror



Los pobladores de Illfurt aseguran que a mediados del siglo XIX dos hermanos de 8 y 9 años estaban poseídos por el demonio. Los niños hablaban lenguas extrañas, sus cuerpos parecían mutar, se hinchaban y su estómago se movía, además de hablar con voz gruesa y sin mover los labios. Su habitación parecía un horno caliente en pleno invierno y sin siquiera encender la calefacción, tenían gran fuerza, era necesaria la intervención de varios hombres para contener el ímpetu de los niños.


Después de tres años, la Iglesia católica aprobó los exorcismos, mientras ocurría esto, los niños se calmaron y se sumieron en un profundo sueño. A la mañana siguiente, ambos despertaron completamente sanos y sin ningún daño en su cuerpo.


La leyenda del Dybbuk, Pueblo judío | Leyendas de terror



Surgida de las creencias judías, la leyenda del Dybbuk asegura que un grupo de personas malas, quienes no pudieron reencarnar y ahora vagan por el mundo en busca de un cuerpo para continuar su existencia, habita a nuestro lado. En el Dybbuk ha triunfado el mal, normalmente se trata de las almas de asesinos, violadores o simplemente drogadictos o borrachos.


Cuando un Dybbuk se mete en una persona, es necesaria exorcizarla, después el espíritu es encerrado en una caja de madera con inscripciones hebreas. Es por esto que las cajas de madera que tienen algún tipo de inscripción son muy peligrosas, si se abre por algún motivo, el espectro será liberado y aquel que la abrió será poseído por el demonio que estaba en su interior.





Hitobashira, Japón | Leyendas de terror



La traducción literal de la palabra significa “pilares humanos”. En la antigüedad, los japoneses creían que era necesario hacer sacrificios cuando se construía un edificio para que los dioses siempre protegieran sus construcciones. Aquel que sería sacrificado era sellado con el resto de la construcción, si los dioses aprobaban el acto, el edificio duraría muchos años, y de este modo, aquellos edificios más antiguos que ahora están intactos, tienen apariciones de los fantasmas de las personas atrapadas en su interior.


Kuchisake Onna, Japón | Leyendas de terror



Aquellos que caminan por la calle a altas horas de la noche se pueden encontrar con Kuchisake Onna, la mujer de la boca rasgada. De ninguna manera aquel que la encuentre podrá escapar y el final del prisionero estará cerca. La mujer tiene un tapabocas quirúrgico y un saco y se dice que le pregunta a su víctima si es bonita. Si le dice que no, cortará su cabeza con unas enormes tijeras, si dice que sí, quitará el tapabocas de su cara y mostrará su cara cortada de oreja a oreja. Volverá a preguntar. Si la víctima cambia de opinión, cortará su cabeza, pero si dice que sí, convertirá a su víctima en un ser igual que ella, para que disfrute su nueva sonrisa.


Te puede interesar: Cuentos de terror que te mantendrán despierto


Leyenda Aka Manto, Japón | Leyendas de terror



Muchas jóvenes no entran al último baño en los baños públicos porque la mujer de esta leyenda sólo ataca en ese sitio. Aka Manto fue una joven muy hermosa que debía cubrir su rostro porque otras mujeres que la envidiaban, la molestaban constantemente. Fue tanto el acoso que sufrió que debido a éste murió. Luego de eso pidió permiso para volver a la tierra y poder vengarse de todas las mujeres en el momento que eran más vulnerables y se encontraban solas. 


“Cuenta la leyenda que cuando una chica se mete en dicho baño, en algún momento escuchará una voz que le pregunta si quiere papel rojo o azul, en caso de elegir azul, entonces Aka Manto la estrangulará hasta morir, en caso de escoger rojo, la decapitará y habrá todo un charco de sangre, si eligiera cualquier otro color para salvarse de la venganza, entonces saldrían desde adentro del retrete unas manos arrastrándola hasta el infierno, para que nada le ocurra a la persona lo que tiene que hacer es no elegir ningún color”.


Zimba y Flora, Benín | Leyendas de terror



Había dos hermanas en el pueblo Yoruba: Flora, de muy buenos modales y obediente; y Zimba, rebelde que no seguía las reglas ni obedecía a nadie. Cuando era de noche, Zimba iba al río para bañarse, aunque su madre le decía que permaneciera en su casa. Un día le dijo a su hermana que la acompañara al río a lavarse aunque ya era de noche, tenía miedo, pero aun así la acompañó. Una vez allí, Zimba comenzó con su baño tradicional y le dio el jabón a su hermana para que le frotara la espalda, volteó a verla, pero se dio cuenta que no se trataba de su hermana, sino de un demonio negro que la tocaba con el jabón.


Zimba, al ver al diablo detrás de ella, salió corriendo sin reparar en nada. No se dio cuenta que miles de ramas se clavaron en su cuerpo, en sus ojos, en todos lados mientras corría, cuando no pudo más se tiró al piso, durmió 5 días y 5 noches, pero al despertar, ya no podía ver. Así, los habitantes de Benín nunca se bañan de noche, pues el demonio podría cegarlos de por vida.



Los bosques de Myasnov Bor, Rusia | Leyendas de terror



Ubicados en la ciudad rusa de Novgorod, estos bosques son conocidos como el sitio más misterioso y tenebroso de Rusia. Quienes se atreven a ingresar afirman escuchar gritos, como si las personas allí fallecidas no pudieran descansar en paz y continúan en una batalla que tuvo lugar en este sitio durante la Segunda Guerra Mundial.


Un grupo de investigadores en 1997 descubrió un conjunto de tumbas con huesos, cascos y chalecos de seis soldados rusos y once alemanes. Acamparon a 250 metros del lugar y por la noche escucharon extraños ruidos, como si se tratara de una batalla que se desarrollaba en el sitio. Cuando a la mañana siguiente fueron a indagar cerca de las tumbas, observaron huellas recientes de botas militares y marcas de tanques.



La cama de bruja, Estados Unidos | Leyendas de terror



A principios de 1987, cuando un matrimonio decidió comprar una cama usada para sus dos hijas, todo en sus vidas cambió. Al principio no la utilizaron y la guardaron en el sótano, pero poco después decidieron sacarla. Cuando las niñas comenzaron a dormir en la litera, se enfermaron y experimentaron problemas físicos. La radio cambiaba de frecuencia sin intervención humana y habían ocasiones en las que podían ver a una terrorífica mujer sentada sobre el colchón. Se oían voces, las puertas se abrían y cerraban sin control, y aparecían cuervos muertos en la puerta principal.


La familia llamó a un pastor que escuchó una voz que le dijo “ven aquí”. Lo guió hasta el sótano, donde estaba la litera. Surgió un incendio de la nada que apagaron ràpidamente, entre los tres quemaron la cama y después, los problemas se acabaron. Según la leyenda, se trataba de la cama maldita de una bruja que, al ser quemada, acabó con la maldición.



REFERENCIAS:
Julieta Sanguino

Julieta Sanguino


Subeditora General
  COMENTARIOS