Historia

De santo a proxeneta, la evolución de Santa Claus a través de la historia

Historia De santo a proxeneta, la evolución de Santa Claus a través de la historia


 

“Los niños del mundo tienen el derecho a saber la verdad, la verdad de que no existen los derechos, y de que a lo largo de su vida se les dirá una cantidad abrupta de mentiras como esa…”.

 George Carlin

Querido Santa Claus, Viejito Pascuero, Sinterklaas, San Nicolás de Bari, Papá Noel o Tío Nadal:

Este año no me he portado bien, tampoco me he portado mal, aun así escribo al viento para pedirte: nada. Diría que tengo una serie de preguntas para ti; sin embargo, lo que tengo es una serie de respuestas, respuestas para aquellos que se portan como niños, es decir, más allá del bien y del mal.

¿Quién eres? ¿Qué eres? ¿Una ilusión de Navidad? ¿Una mentira paternal? ¿Sirves al consumismo? ¿Sirves al fomento de la imaginación? ¿Eres propiedad comercial de alguna corporación? ¿A qué religión perteneces?

Empecemos por comentar que si fuera un hombre turco del siglo VI, un buen trabajador, San Nicolás de Bari me traería una mujer para que calentara mi lecho durante el crudo invierno.

Historia de Santa Claus san-nicolas-de-bari


San Nicolás de Bari
fue un obispo que vivió en Anatolia (actualmente Turquía) en el siglo IV, y a quien se le atribuyeron distintos milagros, entre ellos el de ayudar con monedas de oro a un hombre que tenía que prostituir a sus hijas para sobrevivir; el obispo dejó las monedas en tres pares de zapatos, de ahí la extraña tradición navideña de colgar calcetines para recibir regalos en ellos. Cuando murió y la ciudad fue conquistada por el Islam, los cristianos se llevaron sus restos a la ciudad de Bari, Italia.

Es interesante cómo este santo, quien supuestamente ayudó a un hombre a que dejara de prostituir a sus hijas, pasó a ser una especie de “proxeneta”, ya que se cuenta que él enviaba mujeres a los hombres en soledad en épocas de invierno para que pasaran juntos algunas noches. Hay que tomar en cuenta que en la Turquía occidental, la prostitución no era precisamente un delito y que la leyenda habla de hombres en soledad.

También es curioso cómo, originalmente perteneciente al Cristianismo Ortodoxo, San Nicolás pasó a ser parte de la tradición católica, y esta curiosidad nos lleva a una historia un tanto tenebrosa:

No tengo que explicar que el cristianismo, particularmente el cristianismo católico, se expandió por Europa de maneras no muy sutiles: torturas, terrorismo, quemas de brujas, etc.; sin embargo, cuando llegó a los países nórdicos (Noruega, Suecia, etc.) y después a los países alpinos (Alemania, Austria…), escandinavos y germanos, fueron muy difíciles de convencer acerca de la existencia de un solo Dios y del nacimiento de un mesías en el desierto que nada tenía que ver con sus poderosas deidades de la tundra. Para que fuera más sencillo, el catolicismo atacó la mente de los niños, así, a partir del 5 de diciembre de cada año, un monstruo llamado Krampus, una bestia enorme con pelaje de oso, gigantescas garras y cuernos de ciervo, comenzaba a caminar por las calles de las ciudades espiando a los niños y si los encontraba, los secuestraba para siempre.

Historia de Santa Claus krampus


Para crear la esperanza de salvación, el cristianismo introdujo aquí a San Nicolás de Bari, quien no permitía que Krampus se llevara a los niños, siempre y cuando se portaran bien, es decir, aquellos que siguieran la doctrina católica; no les regalaba nada, simplemente impedía que fueran secuestrados por el mítico monstruo que pertenecía a las mitologías escandinava y germana, mucho antes que el cristianismo lo usara a su favor.

El santo turco, primero hacedor de milagros y después mítico proxeneta, pasó de la Península Balcánica al resto de Europa por Rusia y Finlandia gracias a  la tradición oral, mientras las reliquias pertenecientes a sus templos eran vendidas tras ser saqueados.

Así, durante la cruda Edad Media, ambos personajes fueron héroe y enemigo: San Nicolas contra Krampus, el bien contra el mal, y estaban perfectamente relacionados con la enseñanza de la salvación al cristiano y la condena del pagano.

Historia de Santa Claus santa-krampus


Durante el renacimiento, cuando comenzaron a surgir de nuevo los valores de la antigua Grecia y la antigua Roma, el cristianismo tomó nuevamente las ideas paganas, surgiendo así lo que conocemos como Navidad o Natividad, la cual resultó de la recuperación y adaptación de las Saturnalias, fiestas que los romanos festejaban en honor a Saturno, quien en invierno venía a crear el nuevo año, época en la que los niños y esclavos recibían regalos. Fue así como San Nicolás de Bari se convirtió en Santa Klaus.

¿Pero qué sucedió entonces con Krampus?

De este lado del mundo no tenemos idea, pues el personaje que conocemos como Papá Noel o Santa Claus ha sido manufacturado y embotellado desde 1931, cuando el pintor Haddon Sundblom adaptó el personaje y una empresa se apoderó de su imagen.

Historia de Santa Claus

Para responder a esa pregunta necesitamos trasladarnos  a Holanda y Bélgica, aproximadamente cuatro siglos antes de que se convirtiera en un producto comercial. 
Santa Claus, o bien Papá Noel, o el Viejito Pascuero; llamado así porque estos países eran colonia española, derrotó a Krampus y lo convirtió en un hombre negro, su esclavo: Pedro el Negro o Zwarte Piet, es así como en Holanda hasta la fecha, Sinterklaas llega en un buque al malecón de Amsterdam con regalos para los niños; él no baja del buque, quien lo hace es Zwarte Piet, sobra el comentar que esto ha traído una cantidad impresionante de protestas anti-racistas a lo largo de los Países Bajos.

Historia de Santa Claus Sinterklaas & Zwarte Piet


Sinterklaas
 viste como un obispo, como Papá Noel y como el Santa Klaus del renacimiento, y después de entregar los regalos se hace un parade donde bendice a los niños y a sus familias.

En Nueva Amsterdam, actualmente conocida como Nueva York, a principios del siglo XIX, se publicó "Historia de Nueva York", del escritor Washington Irving. En este libro el autor se burla de las tradiciones holandesas y crea a Santa Claus como lo conocemos. El nombre es en realidad una burla lingüística que surge del intento de pronunciar en inglés Sinterklaas.

Siendo históricamente objetivos y sin ánimos de desacreditar a las corporaciones que están detrás de todo esto, tenemos a un Santa Claus que inició siendo usurero, continuó como proxeneta, siguió como esclavista, fue un símbolo chovinista y ahora es la representación absoluta del consumismo.  

Historia de Santa Claus


La relación de Santa Claus con el nacimiento de Cristo para la religión católica y cristiana, el 25 de diciembre fue totalmente circunstancial, y hasta cierto punto obvia, como lo es que las culturas celebren o rindan culto a la muerte en otoño (las hojas caen, llega el frío…). Es perfectamente natural que los romanos iniciaran las Saturnalias en invierno, se juntaran a repartir entre todos la comida que escaseaba por el clima y también que los hombres solos buscaran compañía femenina; el invierno hace que el ser humano busque calidez y que al desaparecer y llegar la primavera se perciba como un reinicio, y el cristianismo siempre ha adaptado costumbres paganas para expanderse (cuando no lo ha hecho con violencia y terror).


Historia de Santa Claus

Una vez que una empresa prácticamente se adueñara del personaje, ésta le dio características más humanas: Sundblom lo pintó como un abuelo bonachón; en América no podía tener un esclavo (motivos comerciales obvios), y ahora portarse bien ya no era seguir la doctrina cristiana en sí, sino los valores de la Tierra de la Oportunidad, los valores del consumismo y la supuesta democracia. La amenaza cristiana de terror y promesa de salvación pasaron al chantaje didáctico de castigo y recompensa.

Ahora, ¿qué hay del Tío Nadal de las regiones a las faldas de los Pirineos? Ahí no hay un Santa Claus como tal. El Tío Nadal es un tronco que se vacía y se va llenando a partir del 5 de diciembre con caramelos y dulces de miel y avena, se le viste con el clásico gorro de invierno (gorro típico de la región, y que Sundblom robó para su Santa Claus), y el 25 de diciembre el tronco es quemado desechando los caramelos, razón por la que en España se le conoce como Tío Cagón, pues literalmente defeca los caramelos.

Historia de Santa Claus tio-nadal

Así que, ¿quién eres?, ¿qué eres? ¿Una ilusión de Navidad? ¿Una mentira paternal? ¿Sirves al consumismo? ¿Sirves al fomento de la imaginación? ¿Eres propiedad comercial de alguna corporación? ¿A qué religión perteneces?

Está demás decir que no espero nada este año.

**
Sí, sabemos que estos datos son interesantes y seguirás disfrutand de estas épocas, y para que sea de la mejor manera te damos 5 consejos para festejar esta navidad siendo amigable con el planeta


Referencias: