El trágico camino a la muerte de los bebés acusados de brujería en África
Historia

El trágico camino a la muerte de los bebés acusados de brujería en África

Avatar of Diego Cera

Por: Diego Cera

21 de febrero, 2017

Historia El trágico camino a la muerte de los bebés acusados de brujería en África
Avatar of Diego Cera

Por: Diego Cera

21 de febrero, 2017



África es un continente lleno de magia y secretos que habitan en cada rincón de su territorio. En 1997 John Zorn se trasladó con su equipo de grabación a Ghana, donde sería testigo de uno de los rituales más oscuros jamás documentados en audio: un funeral vudú. El disco que recopila estos sonidos llena por título "Drums of Death: Field Recordings in Ghana"; a través de sus siete pistas podemos escuchar el complejo sonar de tambores tradicionales que pretenden, entre otras cosas, llamar a los espíritus antiguos para que ayuden al cuerpo a cruzar con bien al más allá, o si es posible, regresarlo a la vida como un zombie. 



La brujería es un elemento muy temido y respetado a lo largo de todo el continente, tanto así que en Togo existe un mercado, quizás el más grande en su tipo, donde se venden todo tipo de materiales para llevar a cabo rituales y hechizos. Todo producto imaginable para tal fin puede conseguirse ahí: desde la clásica tierra de cementerio hasta manos de mono o cráneos de leones. Hay quienes aseguran que pueden encontrarse miembros y fluidos humanos que igualmente son destinados a las artes oscuras.

Pero no todo lo relacionado con la magia en este país es tan respetado por todas las personas. En algunas aldeas azotadas por la pobreza, cualquier fenómeno fuera de lo común que pueda afectar aún más la precaria situación social es concebido como brujería, pues la falta de acceso a la educación provoca una mala interpretación de las tradiciones para explicar todo lo que pasa a su alrededor.

ninos brujos

Una acusación de brujería puede costarle incluso la vida a una persona si se le relaciona con un suceso grave como una muerte o epidemia, sin embargo, las acusaciones más comunes tienen que ver con sequías o malas cosechas. Al ser comunidades que dependen directamente de la agricultura, es común que los aldeanos busquen todo tipo de explicaciones para lo que en realidad son los efectos del cambio climático y la pobre producción de sus tierras.

¿Pero cómo se distingue a un brujo de quien no lo es? Para ser francos, no se necesita de una prueba específica para poder concretar una acusación de este tipo, basta apenas una leve señal que diferencie a alguien del resto para sospechar de sus poderes sobrenaturales.

ninos brujos

«Los que sacan muy buenas notas y eclipsan a otros, los que no estudian, los que roban, los que son un poco más agresivos o un poco más mentirosos que el resto…»

ninos brujos

Afortunadamente existe la casa-hogar Don Bosco de las Misiones Salesianas donde los niños que son acusados de brujería encuentran asilo y protección, incluso antes de que puedan ser sometidos a las terribles pruebas rituales; mismas que llegan a ser tan absurdas como ingerir veneno pretendiendo que sobrevivan gracias a sus poderes sobrehumanos o ser quemados con agua hirviendo ya que, en caso de resultar culpables, serán capaces de curarse en poco tiempo. Todas estas prácticas y los testimonios de quienes las padecen aparecen en el documental "No somos brujas" dirigido por Raúl de la Fuente.



Los niños acusados de brujería en Togo no son los únicos que sufren a causa de las creencias y tradiciones de las sociedades en las que se desenvuelven. En Tanzania las personas que nacen con albinismo son perseguidas con machetes ya que existe una tradición milenaria donde se cree que sus huesos poseen poderes mágicos; es por ello que sus huesos alcanzan valores elevados en el mercado negro. Por un brazo o una pierna se pueden pagar hasta tres mil euros, mientras que todo el cuerpo ronda alrededor de los 60 mil.

ninos brujos

La pobreza tiene un papel fundamental en este entramado, pues la gente de las comunidades de Tanzania no caza a estas personas debido a sus creencias, sino a las ganancias que les genera vender alguno de sus miembros. Muchas organizaciones mundiales se han pronunciado en contra de estas prácticas, sin embargo, otras argumentan que va en contra de los estudios antropológicos y preservación de la cultura interferir en ella y es justo donde cabe preguntar: ¿hasta dónde es posible quedarse de  brazos cruzados ante una injusticia de tal magnitud? Habrá que recordar que se trata de vidas humanas y que ninguna tradición o creencia debería de estar por encima éstas.


*
Referencias:

El País

BBC News


Guardar

Referencias: