Historia

VatiLeaks: Los documentos filtrados del Vaticano que demostraron su corrupción y protección de pederastas

Historia VatiLeaks: Los documentos filtrados del Vaticano que demostraron su corrupción y protección de pederastas

 

Edward Snowden es el héroe definitivo de nuestra generación.

El genio informático entrenado por la CIA y la milicia estadounidense es acusado de traición al país que tanto ama por el simple hecho de exponer los horrores de su gobierno contra sus ciudadanos. Pocos identifican su rostro, otros no saben quién es y su acto de heroísmo parece estar desapareciendo mientras este texto es redactado, pero ahora está exiliado y solo en el frío de Rusia, donde no está completamente protegido. Le teme a la tierra que lo acoge mientras su gesta heroica es olvidada por el mundo.

Su misión de hacer que el pueblo norteamericano le temiera al espionaje; de informarlo sobre el hecho de que en cualquier momento la CIA puede mirar en la actividad de los usuarios de Internet (incluyendo sus fotos de desnudos y los oscuros secretos que comparten con sus amigos), no tiene efecto alguno. Sólo unos cuantos han tomado conciencia, pero su influencia más grande se encuentra en otras filtraciones similares que –aunque sus consecuencias sean débiles– expusieron la podredumbre de quienes controlan la sociedad.

Entre ellos se encuentra el abandonado caso VatiLeaks, que expuso por completo la hipocresía sobre la que está construida la iglesia Católica y que –aunque pocos lo mencionaron– derivó en la renuncia del ominoso Papa Benedicto XVI, figura central y polémica del mundo moderno. 

Se le denominó de esa manera como referencia a la filtración de documentos que derivaron en dos controversias alrededor de las actividades personales y económicas del Vaticano.



vatileaks controversia La primera filtración sucedió en 2012 en forma de un libro titulado "Su Santidad: Los documentos secretos de Benedicto XVI", publicado por Gian Luigi Nuzzi, periodista italiano, quien recibió información desde el interior del Vaticano. Las cartas publicadas en el trabajo parecían salidas de un trabajo de ficción. Algunas eran intercambios entre el Papa y su secretario personal donde conversaban sobre la situación económica de la ciudad que manejaba, la sucesión al papado y distintos sobornos que ofreció para mejorar su imagen y de otros que recibió para no exponer a sacerdotes homosexuales.

vatileaks papa

El responsable original de la filtración fue el mayordomo que sirvió a Benedicto XVI. Cercano confidente y con acceso a la mayoría de los aposentos del Papa; Paolo Gabriele le dio los documentos al periodista italiano y fue acusado una vez que la búsqueda por el culpable comenzó, pero no lo hizo sólo; se apoyó en el informático Claudio Sciapelleti. Pero –aunque se pensaría que era un hecho heróico como el de Snowden, buscando revelar la hipocresía de la iglesia– no era más que un conflicto de interés. Gabriele veía a Tarsicio Bertone, secretario de Estado del Vaticano como una amenaza y como el posible sucesor; su motivo era desacreditarlo y deshacerse de él.

vatileaks miente

Gabriele fue sentenciado a 18 meses de prisión por robo de documentos y fue perdonado por el Papa a los pocos meses, mientras que su cómplice sólo pasó alrededor de 100 días tras las rejas. Durante ese tiempo, Benedicto XVI actuó como un mártir, en ningún momento se detuvo a hablar sobre lo que mencionaban los documentos, los conflictos de interés y las fortunas inexplicables; todo el tiempo se escudó detrás de una imagen ofendida, indignado por las acciones de su mayordomo. Pero no fue suficiente para convencer al mundo de su inocencia, así que se resignó a dimitir a su puesto y darle lugar a Francisco, conocido como el Papa de la revolución; quien cambiaría el juego.
No era más que otra mentira. 

vatileaks mentiras

El caso anterior desapareció, pero al poco tiempo tuvo una secuela. Otras figuras decidieron exponer al Vaticano y los resultados fueron trágicamente similares. Sin embargo, no es tanto la filtración lo que revela el asco del Vaticano, sino mirar al fondo de todo el melodrama.
Es decir, el segundo Vatileak fue prácticamente idéntico: dos miembros de la iglesia deciden exponer a otros que se hacen ricos con el dinero de los donantes y de las miles de organizaciones "sin fines de lucro" que tiene la Iglesia, son arrestados y eventualmente absueltos. El mundo se entera de los gastos del vaticano, pero nada sucede para evitarlo. ¿Suena familiar?
Es a lo que en México comúnmente se le llama "cortina de humo".

vatileaks horror

Así como cuando el gobierno parece enfocarse en un asunto irrelevante para distraer de los verdaderos problemas, el Vaticano creó sus propias crisis para evitar atención en los cambios que se hacían bajo los últimos años de Benedicto y los primeros de Francisco. Un grupo de individuos quería deshacerse de los conservadores adinerados para después –como en toda revolución– apropiarse de esas riquezas. 

vatileaks papal

El verdadero afectado de las críticas no era el papa, sino su séquito corrupto demasiado peligroso para mantenerlo cerca. Demostró vulnerabilidad para hacerle creer al pueblo que eran débiles, pero sólo era una fachada. Algunos periodistas insisten en que estas filtraciones llegaron justo cuando se descubrió la red de pederastía que después fue retratada en la película "Spotlight" y el mundo lo ignoró por estar enfocado en otro escándalo. 

vatileaks

Es la magia de las filtraciones todo puede parecer un accidente.

Los Vatileaks demuestran que no todos los que filtran documentos son héroes como Snowden. 
El informático responsable de la traición más grande de los últimos años quería exponer a su país por su propio bien. Para informar al pueblo de los daños que causa permitir demasiado acceso a la privacidad. El caso del Vaticano fue para seguir ocultándose y de aprovechar riquezas creadas a partir de los sueños y falsas esperanzas de millones de personas. Un acto de hipocresía.
Todo lo que se puede esperar de la iglesia.

-

Fuentes:

TN

El País 1 - 2 - 3 - 4


Referencias: