Violencia genera violencia; el poder del odio en el siglo XXI
Historia

Violencia genera violencia; el poder del odio en el siglo XXI

Avatar of Eduardo Beruben

Por: Eduardo Beruben

25 de abril, 2016

Historia Violencia genera violencia; el poder del odio en el siglo XXI
Avatar of Eduardo Beruben

Por: Eduardo Beruben

25 de abril, 2016




El siglo XXI comenzó de manera lógica, científica y predecible: el viernes 31 de diciembre de 1999 pasaba a ser el sábado 1o de enero de 2000; era el fin de un siglo y el comienzo de otro, aunque la época continuaba siendo la misma; Estados Unidos era la potencia económica, militar y política, había dejado una huella marcada en Medio Oriente tras la Guerra de Golfo (1990-1991) y ésta terminaría siendo clave en el desarrollo de los años siguientes.

guerradelgolfo

Obviamente -como siempre ha sido- la potencia domina y somete al resto, y es necesario estar de su lado para evitar el sufrimiento, ese mismo que Estados Unidos instauró en países como Chile o Vietnam. Si bien el inicio ya había ocurrido, faltaba la inauguración, que llegó 21 meses después y de la manera más catastrófica y dramática posible. Un fatídico martes del mes de septiembre, el 11 para ser precisos, del 2001.
Lo que ocurrió ese día es historia conocida: el secuestro de 4 aviones comerciales con objetivos diversos: el World Trade Center (que se convertiría en la imagen de la tragedia), el Pentágono y uno que no llegó a su destino pero que se ha sospechado, buscaba llegar a la Casa Blanca. Un martes, pasados 620 días del comienzo del siglo, este presentaba su tónica. 

11sep2001

El resto también ya lo conocemos: Al-Qaeda fue el presunto responsable, Estados Unidos aprovechó para dar inicio a su "Guerra contra el Terror" y poder invadir Afganistán e Irak; surgieron miles de sospechas (algunas bien fundamentadas y otras no tanto) de que el mismo gobierno estadounidense habría orquestado los asesinatos; dio comienzo a una época de cambios y revueltas en Medio Oriente que parece no tener fin y demostró cómo la vida humana se ha degradado. Esos atentados han sido la  verdadera prueba de que la "violencia genera violencia", pues miles de personas perdieron la vida de manera cobarde e inesperada, y se ha provocado una cantidad exagerada de muertes que, a la fecha, parece que va a continuar por mucho tiempo. 

Se dice que la Segunda Guerra Mundial legó un daño permanente al psique de la humanidad de la segunda mitad del siglo XX; comenzó una época de cambios en todos los aspectos, pero no era la primera vez que se demostraba la cobardía y el horror que es capaz de provocar el hombre. Para encontrar esto hay que ir a los inicios de la humanidad misma, pero sí era el inicio de una época en la que las armas nucleares estaban presentes, era el saber que en cualquier momento un conflicto podría terminar tu vida de manera inútil. Era el saber que el humano es capaz de tomar la venganza, no soló asesinando a quien odia, eso no bastaba, había que hacerlo sufrir antes para después aniquilarlo.

afganistan

Lejos habían quedado esos tiempos en el que había respeto por las vidas civiles, en las que peleaban auténticos caballeros y en las que existía el honor y el respeto por la palabra. Exactamente lo mismo sucedió con los atentados del famoso 9/11; el psique colectivo volvió a cambiar, era la época del terror, de los atentados, de los movimientos extremistas que no se presentaban por primera vez, pero que nos mostraban otra cara de la violencia inútil y cruel. No sólo los atentados y sus guerras fueron verdaderas atrocidades, también la manera repulsiva y degradante en que Estados Unidos afrentó el conflicto con las cobardes torturas ocurridas en cárceles como Guantánamo, que demostró que el hombre no cambia. Lejana se ve la cruel época de la Inquisición, pero sigue presente en nosotros.
Sí, la ONU se ha opuesto a estos tratos, pero finalmente, ¿quién controla la ONU? Una lástima la manera en que se manejan las cosas en el mundo del siglo XXI.

9/11, atentados en Madrid y Londres, ahorcamiento de Saddam Hussein, Guantánamo; todas estas palabras y hechos eran conocidos para el público cuando surgió el cambio más dramático de la época y que define nuestros extraños días: el Estado Islámico (ISIS o ISIL).
Vamos repasando un poco la situación previa; la invasión de Estados Unidos al Medio Oriente provocó torturas, odio, injusticias y un largo etcétera. Varios extremistas del Islam eran puestos en prisión y eran torturados bajo esa única excusa. De ahí comenzaron a juntarse grupos radicales que han llegado a niveles que serían inimaginables hace unos 8 años. El mundo entero estaba consciente de que la acción de Estados Unidos era cobarde, que no conduciría a nada justo, pero varios países lo auxiliaban. ¿Por qué? Porque es poderoso, aliarse con ellos resulta en ganancias económicas o ayuda de por medio. Ponerse en su contra puede hundir a cualquier país. 

isis

La invasión de Medio Oriente incluyó el encarcelamiento de miles de jóvenes civiles que intentaban defenderse -no por medios violentos- del invasor. Pero éste es poderoso y reprime, tortura a jóvenes, los encarcela, destruye ciudades, asesina civiles. Ese es Estados Unidos y su cruzada contra “el terror” que, seguramente, no fue más que un pretexto para quedarse con el petróleo de los países de Medio Oriente. El poder por el poder.

¿Qué otro país hubiera conseguido aliados para que lo apoyaran en una causa tan injusta como esa? Los poderosos, obviamente. El encarcelamiento de jóvenes incluía a un grupo de idealistas religiosos que en su encarcelamiento se volvieron más extremistas y fanáticos.

Otra medida contraproducente fue cuando Estados Unidos desarmó totalmente al ejército iraquí para evitar que siguierá con su “terror”.

Dejemos aquí la guerra de Irak y  pasemos al 2011, época de cambios en Medio Oriente, todos ellos financiados o apoyados por Estados Unidos.
Comienzó una guerra civil que se ha extendido a nuestros días y sigue causando muertes inocentes. Otro punto clave para que aquel grupo de jóvenes se “armará” de valor y formara el grupo ISIS, encargado de sembrar el terror -ahora sí verdadero- a su paso y de abusar de la población. Claro, algún capital importante financia a este grupo. Pero, ¿quién es? No sabemos con seguridad.

Violencia genera violencia; el poder del odio en el siglo XXI 1

Ese es el legado de Estados Unidos como poder mundial. El del odio, el del todos contra todos. Bien decía el extraordinario intelectual estadounidense Noam Chomsky, que en su país la mayoría de la población prefiere “la hegemonía antes que la supervivencia”. Para ellos es válido morir por su patria mientras ésta siga siendo la número uno, la que manda.
Pero, ¿qué hace Estados Unidos? Su legado como potencia será éste, el de los abusos, el de las muertes; el de los civiles asesinados a sangre fría, el de las prisiones de tortura. El del odio. ¿Cómo se responde al odio? Con más odio.

Ese es nuestro mundo. Ese es el legado del ejercicio del poder: la crueldad y el sometimiento, la doble moral; la cultura del odio.
Mientras haya vida, habrá poder. El poder genera odio, rencor, molestia y lo va a generar, de eso no hay duda. Cuánto y qué tan controlable será, es la cuestión principal. Vivimos en la época del odio, de la venganza. ISIS era el oprimido antes, ahora es de los poderosos. ¿Por qué tanta sorpresa? Si golpeas, te van a golpear de vuelta. Así. 




Te podría interesar
*
¿Qué rumbo habría tomado la historia si los vencidos fueran los ganadores?
*
La guerra es sólo cuestión de genios y estrategas



Referencias: