Letras

10 poemas de Dulce María Loynaz para amar el amor

Letras 10 poemas de Dulce María Loynaz para amar el amor



Una famosa escritora dijo alguna vez que la poesía es el sentimiento que le sobra al corazón y te sale por la mano; un poema son pedazos de sentimientos del autor, es el núcleo emocional de otro ser humano.
Un buen poema es aquel que también inspira los sentimientos de quien lo lee; cuando reconoces una parte de ti mismo en ese escrito y no puedes evitar amarlo, es un reflejo de tu persona escrito por alguien más. Ese enamoramiento literario, esa pasión que las letras despiertan, era lo que quería lograr Dulce María Loynaz con sus poemas; quería transmitir lo indescriptible, esa fuerza que se siente pero no se toca: el amor.


 Estos son 10 poemas describen de una manera majestuosa cómo ese sentimiento nos hace creer, crear y soñar. Estas letras nos consienten el alma: 



"A la del amor más triste"

Poemas Dulce María Loynaz

Tú, que amas un amor fantasma

y que das un nombre a la niebla,

a la ceniza de los sueños...

Tú, que te doblas sobre ti

misma como el sauce se dobla

sobre su sombra reflejada

en el agua... Tú que te cierras

los brazos vacíos sobre el

pecho y murmuras la palabra

que no oye nadie, ven y enséñame

a horadar el silencio,

a encender, a quemar la soledad...



"Deseo"

Poemas Dulce María Loynaz
Que la vida no vaya más allá de tus brazos.
Que yo pueda caber con mi verso en tus brazos,
que tus brazos me ciñan entera y temblorosa
sin que afuera se queden ni mi sol ni mi sombra...

Que me sean tus brazos horizonte y camino,
camino breve y único horizonte de carne:
que la vida no vaya más allá... ¡Que la muerte
se parezca a esta muerte caliente de tus brazos!...



"La balada del amor tardío"

Poemas Dulce María Loynaz

Amor que llegas tarde,

tráeme al menos la paz:

Amor de atardecer, ¿por qué extraviado

camino llegas a mi soledad?

Amor que me has buscado sin buscarte,

no sé qué vale más:

la palabra que vas a decirme

o la que yo no digo ya...

 

Amor... ¿No sientes frío? Soy la luna:

Tengo la muerte blanca y la verdad

lejana... —No me des tus rosas frescas;

soy grave para rosas. Dame el mar...


Amor que llegas tarde, no me viste

ayer cuando cantaba en el trigal...

Amor de mi silencio y mi cansancio,

hoy no me hagas llorar.



"La canción del amor olvidado"

Poemas Dulce María Loynaz

Para el amor más olvidado

cantaré esta canción:

No para el que humedece los ojos todavía…

Ni para el que hace ya

sonreír con un poco de emoción…

 

Canto para el amor sin llanto

y sin risa;

el que no tiene una rosa seca

ni unas cartas atadas con una cinta.

Sería algún amor de niño acaso…

Una plaza gris… Una nube… No sé…

Para el amor más olvidado cantaré.

 

Cantaré una canción

sin llamar, sin llorar, sin saber…

El nombre que no se recuerda

pudo tener dulzura:

Canción sin nombres

quiero cantarte

mientras la noche dura…

 

Cantar para el amor que ya no evocan

las flores con su olor

ni algún vals familiar…

Para el que no se esconde entre cada crepúsculo,

ni atisba ni persigue ni vuelve nunca más…

 

Para el amor más olvidado

-el más dulce…-,

el que no estoy segura de haber amado.




"Precio"

Poemas Dulce María Loynaz

Toda la vida estaba

en tus pálidos labios...

Toda la noche estaba

en mi trémulo vaso...

 

Y yo cerca de ti,

con el vino en la mano,

ni bebí ni bese...

Eso pude: Eso valgo.




"Si me quieres, quiéreme entera"

Poemas Dulce María Loynaz

Si me quieres, quiéreme entera,

no por zonas de luz o sombra…

Si me quieres, quiéreme negra

y blanca. Y gris, y verde, y rubia,

y morena…

Quiéreme día,

quiéreme noche…

¡Y madrugada en la ventana abierta!

Si me quieres, no me recortes:

¡Quiéreme toda… O no me quieras!




"El amor indeciso"

Poemas Dulce María Loynaz

Un amor indeciso se ha acercado a mi puerta...  

Y no pasa; y se queda frente a la puerta abierta. 

Yo le digo al amor: - ¿Qué te trae a mi casa?  

Y el amor no responde, no saluda, no pasa...   

Es un amor pequeño que perdió su camino:  

Venía ya la noche... Y con la noche vino.  

 

¡Qué amor tan pequeñito para andar con la sombra!...  

¿Que palabra no dice, qué nombre no me nombra?...   <

 

¿Qué deja ir o separa? ¿Que paisaje apretado  

se le quedó en el fondo de los ojos cerrados?...  

 

Este amor nada dice... Este amor nada sabe:  

Es del color del viento, de la huella de un ave.  

 

(...) Extraño amor sin rumbo que me gana y me pierde,  

que huele las naranjas y que las rosas muerde... 

 

Que todo lo confunde, lo deja... ¡Y no lo deja!  

Que esconde estrellas nuevas en la ceniza vieja...  

 

Y no sabe morir ni vivir: Y no sabe  

que el mañana es tan solo el hoy muerto...  

El cadáver futuro de este hoy claro, de esta hora cierta...  

Un amor indeciso se ha dormido a mi puerta...  



"La mujer de humo" 

Poemas Dulce María Loynaz

Hombre que me besas,

hay humo en tus labios.

Hombre que me ciñes,

viento hay en tus brazos.

 

Cerraste el camino,

yo seguí de largo;

alzaste una torre,

yo seguí cantando…

 

Cavaste la tierra,

yo pasé despacio…

Levantaste un muro

¡Yo me fui volando!…

 

Tú tienes la flecha:

yo tengo el espacio;

tu mano es de acero

y mi pie es de raso…

 

Mano que sujeta,

pie que escapa blando…

¡Flecha que se tira!…

(El espacio es ancho…)

 

Soy lo que no queda

ni vuelve. Soy algo

que disuelto en todo

no está en ningún lado…

 

Me pierdo en lo oscuro,

me pierdo en lo claro,

en cada minuto

que pasa… En tus manos.

 

Humo que se crece,

humo fino y largo,

crecido y ya roto

sobre un cielo pálido…

 

Hombre que me besas,

tu beso es en vano…

Hombre que me ciñes:

¡Nada hay en tus brazos!

 

 

"Conjuro"

Poemas Dulce María Loynaz

Cuando revuelvo el brazo

no estrecho, rompo el lazo.

Ya sólo un camino breve

busco: El que de ti me lleve.

¡Con qué agua te apagaré!…

¡Con qué llama te quemaré!…

Para cortar tu nudo…, ¿qué espada?

Para talarte, ¿qué hacha afilada?

Un muro busco, un muro de granito

donde se estrelle el mar de tu infinito…

Racimo de octubre, dame un no bebido…

vino que me haga olvidar su olvido…

¡Oh lámpara, apágate si has de alumbrarlo!…

¡Rómpete, oh labio, en tierra antes que llamarlo!

He llegado hasta donde nadie pudo llegar.

Si aun vuelvo la cabeza…, ¡Dios me vuelva de sal!

 



"Tiempo"

Poemas Dulce María Loynaz

1

El beso que no te di

se me ha vuelto estrella dentro...

¡Quién lo pudiera tornar

—y en tu boca...—otra vez beso!

 

2

Quién pudiera como el río

ser fugitivo y eterno:

Partir, llegar, pasar siempre

y ser siempre el río fresco...

 

3

Es tarde para la rosa.

Es pronto para el invierno.

Mi hora no está en el reloj...

¡Me quedé fuera del tiempo!...

 

4

Tarde, pronto, ayer perdido...

mañana inlogrado, incierto

hoy... ¡Medidas que no pueden

fijar, sujetar un beso!...

 

5

Un kilómetro de luz,

un gramo de pensamiento...

(De noche el reloj que late

es el corazón del tiempo...)

 

6

Voy a medirme el amor

con una cinta de acero:

Una punta en la montaña

La otra... ¡clávala en el viento!




Te podría interesar
*
10 poemas de Pablo Neruda que dan directo al corazón
*
Poemas de Jaime Sabines para enamorar a la mujer indicada

 



Referencias: