5 formas de estimular el punto G a través de la lengua

5 formas de estimular el punto G a través de la lengua

Por: Daniel Morales Olea -


Ese deseo insaciable procedente del más profundo instinto. El palpitar agitado, los ojos cerrados y las palabras enmudecidas por los sonidos irreconocibles producto del placer. Ese momento en el que se siente el vértigo del orgasmo que se aproxima y encuentras el punto específico, prueba que el placer siempre puede romper su límite. 

estimular punto g cara


El famoso "Punto G", esa realidad más allá del clítoris y la penetración que elevan el encuentro sexual, hace que los amantes conecten a un nivel superior. Tan mítico ha llegado a ser que su excitación rompe la barrera metafísica, pues su estimulación puede ser hipertextual. A través de las letras es posible llegar a él. Mediante el roce de la lengua con las cavidades orales podemos declamar a la pareja esas palabras que son tan fuertes como el acto en sí. 


-

Oración de júbilo al punto G


Haber disfrutado el verbo ceremonial

con el tacto de ese frenesí, punto

por punto lamido el área de la locura

y vértigo de las yemas rozando el pétalo

de ese delirio sin parar dale y dale

en la dicha de tanto jugo. Penetrando

haber en la zona de lo divino gritando

a dios por la gracia de la lujuria piadosa,

por esa flor entre pliegues de alas

y tentaciones. Haber tocado el haber

más lúcido de la obra, el más relámpago

de la sexta, el más profundo de los haberes

puesto entre labios revelaciones. Haber

lo fruto de la manzana mordido en éxtasis

del azar savia adentro, semilla adentro,

músculo adentro el ir y venir en el meollo

dulce de plenitud. Haberlo sabido espuma

de lo sagrado por lo festivo en la comunión

de la carne, por los hilos de los hilos

de la trama en fin del amor...


Arturo Santana Sandoval


-


estimular punto g hombros


Punto G


Un desangrarse lento
remontable
hasta la más pérfida belleza
hasta el misterio de la carne inerme

un ciego encadenarse
a la vida
en medio de secretas humedades
fingiéndose criatura marina
o tal vez demonio
cómplice de un ángel
goloso y triste

un desangrarse
un encadenarse
un agonizar feroz
entre la luz imprecisa y virgen
de un eclipse
cerrados los labios y los ojos
pero abierta
extraviada
florecida.

Carmen Matute


-


Punto G


¿Gadolinio?preguntaste

con cara de titubeo


Galimantiasrespondí,

mientras te quitaba la ropa.


Ahdijiste desde la incredulidad

¿aquello inentendible y oscuro?


Oscurorepliqué mientras besaba

los vértices de tu ombligo.


Pero ¿qué tiene que ver con nosotros?

¿Cuál punto es el que debemos descubrir?


Aquél del éxtasis y el principio

repliqué mientras mi verbo

alcanzaba tu entrepierna.


Ah...gemiste algo incómoda

¿Es posible que la gramática

y la anatomía tengan algo en común?


Por supuesto, vida mía

contesté explorando

tus profundidades

he ahí nuestro dilema.


Y dediqué el resto de la noche

a escribir versos exploratorios

que hice vagar

por los márgenes de tu gozo,

en busca del estallido.


Hasta que vino la revelación

en que tu cuerpo y los astros

rompieron a llover en gemidos.


Y caíste en un entendimiento

qujumbroso,

apodíctico y desbordado,

en que repetías

entre gritos: 


G es mío... es mío.


Jaime Arenas Saavedra


-


el orgasmo femenino

Sudor y polvo


Labios amantes en púrpura apogeo,

contacto ardiente de deseos liberados,

espuma delirante que embriaga el momento

dos cuerpos bañados en sudor, lluvia placentera.


Luna, faro topacio de la noche, 

espectadora de este encuentro clandestino, 

polvo que emana alegre y nocturno

al encuentro de sueños voluptuosos y anónimos.


Dos cuerpos convulsos bajo sabanas mojadas,

tu vulva dicta el ritmo y el cauce perfecto,

mi falo persigue tu compás al pie de la letra

juntos somos inmortales, un polvo perpetuo.


Tus pechos transpirando gotean en mi boca, 

subo y bajo a tu ombligo sin perder el paso,

termino atando nudos con tu lengua y la mía

devorando los besos que brotan de tu vientre.


Lujuria, placer y frenesí es el poema de tu piel,

y yo buscando tu punto 'G' con mi 'V' erecta y tuerta,

embestida tras embestida y tú saboreando el sudor

que cae de mi rostro en tu paladar sensual y matutino.


De un polvo nacimos, al polvo volveremos,

me dices alegre, coqueta y animosa,

sigamos en la polvareda, en mete y saca

sudando y pujando que a nadie le importa. 


Luego nos despedimos... llevando el paladar rastros de sudor y polvo. 


Azael Alberto Vigil 


Tu punto "G"


De tanto explorar tu cuerpo

y de escudriñar tu ser,

cuando sin ningún recato

tú me entregas dulcemente

tus encantos de mujer.


Con aquel arrobamiento

en que me envuelve tu piel

inconsciente voy llegando,

como en éxtasis flotando,

a tu eterno punto G.


Y sorpresivamente tu apasionada actitud

envuelve todo mi cuerpo, en repetidos torrentes,

con la fuerza de un alud, 

en sentimiento inquietante


Tan hermoso y fascinante

que pasa del alma al cuerpo

con esa mágica llave 

que es tu hermoso punto G.
Pedro Pablo Pachón

El arte erótico busca despertar la pasión a través de la sutileza y la imaginación. Vive del deseo y la idea de algo más, algo que no se nos entrega y que buscamos irremediablemente para saciar nuestro deseo. Desde la poesía, la pintura y la literatura; ese cúmulo de pensamientos sensuales y sensoriales han nutrido la imaginación del ser humano desde siempre, no dejemos de alimentarla. 

Te puede interesar: 

Escenas eróticas literarias que todos deseamos recrear

Canciones que son más eróticas que un poema

Referencias: