6 formas en que el sentido del humor podría cambiar la educación en el mundo
Letras

6 formas en que el sentido del humor podría cambiar la educación en el mundo

Avatar of Luis Javier Fernandez

Por: Luis Javier Fernandez

3 de mayo, 2016

Letras 6 formas en que el sentido del humor podría cambiar la educación en el mundo
Avatar of Luis Javier Fernandez

Por: Luis Javier Fernandez

3 de mayo, 2016




“Quisiera tener varias sonrisas de recambio y un vasto repertorio de modos de expresarme”.

Concha Méndez: Las barandillas del cielo.

 

 

La vida cotidiana nos brinda experiencias de todo tipo; en estos tiempos convulsos, inestables y -en mayor o menor medida- vulnerables, imprevisibles y en determinados momentos frustrantes, se agradece el sentido del humor. Es cierto que el humor es un buen analgésico en tiempos difíciles, pues es una poderosa herramienta por la cual una persona se siente reconfortada, manteniendo una actitud positiva en su vida cotidiana.
Según la RAE (Real Academia de la Lengua Española), el humor es: buena disposición que se tiene para hacer algo; propensión más o menos duradera a mostrarse alegre y complaciente; jovialidad o agudeza.

Pues estas concepciones son, precisamente, las situaciones más enriquecedoras para trabajar en un aula. Hay que destacar que, paradójicamente, un aula provoca tanto para el profesor como para el alumno, diversos desafíos que a menudo pueden acarrear frustración, tedio, desilusión, estrés, fracaso, irritabilidad anímica, cólera, resentimiento, y otras variadas emociones negativas. Los profesores, por ende, son un colectivo que con frecuencia están expuestos a situaciones angostas para realizar su trabajo, diversas vicisitudes con las que lidiar el día a día en un aula. Por parte de los alumnos ocurre de la misma manera.

El humor en el ámbito educativo es, ante todo, una gran herramienta, pues tiende a provocar emociones positivas; un estímulo placentero que aporta muchos beneficios, (tanto para la vida cotidiana, como la tarea educativa). La risa nos provoca experiencias más gratificantes para nuestro mundo interior, activando la hormona de la serotonina, dopamina y la oxitocina: sustancias hormonales que benefician la salud mental; proporcionando un bienestar emocional y un mayor interés en la tarea que se realiza.

Entonces, ¿por qué utilizar el humor en la educación?



Fomenta las relaciones positivas.

educacion
Hay mayor cercanía entre el alumno y profesor, creando por lo tanto un buen clima.




Libera tensiones.

educacion
Un espacio educativo en el que haya humor brinda aprendizajes significativos; espacios confortables de trabajo y supone una forma enriquecedora de compartir valores. Es una forma distinta y atractiva de ir a la escuela, de motivar a los alumnos y  permitir que un profesor comparta su conocimiento de manera positiva y fluida; lo importante es cultivar valores para que, quienes vamos a la escuela (alumnos y profesores), seamos mejores personas y podamos contribuir a nuestro entorno. De eso se trata, porque no hay nada más agradable y placentero que compartir una risa con los demás. Quizá todo así sea más interesante.



Reduce el estrés y la ansiedad.

educacion
Para obtener buenos resultados en educación, es importante tener en cuenta diversos factores, sobre todo las condiciones en las que el alumno aprende. Un discente expuesto a situaciones de estrés, frustración y ansiedad, tendrá grandes escollos para aprender, y no podrá mostrar motivación intrínseca (interés de la propia persona) por realizar una tarea; herramientas pedagógicas como cuentos, chistes, bromas, monólogos, juegos, vídeos, canciones, cómics, tiras cómicas, animaciones, son una buena opción para agilizar las clases y salir de la monotonía.




Estimula la atención.

educacion
El humor cambia completamente la forma de comunicación entre dos personas; de modo que hay un mayor interés por escuchar y dialogar. El lenguaje con el que nos comunicamos debe de ser enriquecedor, y con ello me refiero a introducir un vocabulario sencillo; recursos como la ironía, lo absurdo, la broma, la metáfora, la socarronería (actitud burlesca disimulada e irónica).




Estimula la creatividad y la memoria.

educacion
No puede haber una educación en la que no se fomente la creatividad ni el fomento de las capacidades cognitivas. Creando escenarios positivos se estimula la personalidad de alumno.




Ayuda a reflexionar.

educacion
El humor brinda la oportunidad para asumir de forma crítica la realidad. De poco sirven los métodos tradicionales en los que los alumnos deben aprender (fechas, nombres, contenidos, etc.) de memoria; quedan obsoletos los métodos disciplinados que requieren un gran esfuerzo intelectual y no reflexivo, pues como lo han dicho Howard Gardner y Daniel Goleman: sacar buenas notas en la escuela no garantiza una vida exitosa.

No se trata de que el profesor o alumnos se vistan de payasos para entrar en el aula, sino de incorporar el humor como una herramienta pedagógica que cambie completamente la manera de enseñar y aprender. Y como todo en la vida, las tareas o actividades en la que se trabaje con personas, debe haber un compromiso de cada persona para aportar  su granito de arena para que la actividad sea más significativa y eficaz.






Te podría interesar
*
8 películas que sólo las personas que saben que la educación va más allá de la escuela entenderán 
*
5 libros que todas las personas educadas deberían conocer y leer


Referencias: