7 poemas de amor libre para saber que su corazón siempre volverá a ti
Letras

7 poemas de amor libre para saber que su corazón siempre volverá a ti

Avatar of Alonso Martínez

Por: Alonso Martínez

24 de febrero, 2017

Letras 7 poemas de amor libre para saber que su corazón siempre volverá a ti
Avatar of Alonso Martínez

Por: Alonso Martínez

24 de febrero, 2017


No importa cuánto lo evitemos, el destino se apodera de todos.

Algunos creen en esa línea marcada que dicta en su plenitud cada una de las acciones que se realizan. Confiar en la existencia de un destino significa atribuirle propiedades mágicas a cada suceso inesperado en la vida; un encuentro fortuito de pronto parece divino y romántico. Ese pensamiento de cuento de hadas ayuda a caminar como si el mundo funcionara a la perfección y a no desarrollar un desinterés y una ruptura de conexión con la realidad.

poemas de amor libre pasiones

Otros no se preocupan demasiado; consideran que cualquier suceso aleatorio y conveniente es una coincidencia, pero aún así le encuentran un sentido fantástico a su vida. 
Ese era el caso de Alfonsina Storni, una de las poetas más representativas de la historia Argentina, quien tuvo una carrera relativamente corta y su existencia finalizó en la tragedia, convencida de que en realidad nada tenía sentido.

poemas de amor libre alfonsina storni poesia


Storni tuvo una vida difícil. Aunque estudió para ser maestra, decidió convertirse en escritora sin importar que la crisis económica de inicio de siglo le impidiera destacarse como tal. Trabajó en una tienda mientras mandaba sus poemas a revistas y en sus letras se exhibe una técnica adelantada a su época. No tuvo la oportunidad de ser tan reconocida como otros autores que llegaron después, pero la historia la marca como una de las más influyentes. La mujer hablaba principalmente de amor y de él partían sus más complejas fantasías.

poemas de amor libre alfonsina storni argentina

Su poema más conocido aborda de una manera expuesta y abierta la idea de amor libre –pináculo del feminismo impulsado en la época– sin dejar de lado el romanticismo clásico de los amantes enloquecidos. Como narradora primordial invita a que su objeto de deseo sea independiente, que se hunda en la más profunda de sus fantasías, pero asegurando que su corazón le pertenece y que volverá. Es una de las obras de inicio de siglo cuya sombra se mira hasta nuestros días. Su título:

"Date a volar":

Anda, date a volar, hazte una abeja,
En el jardín florecen amapolas,
Y el néctar fino colma las corolas;
Mañana el alma tuya estará vieja.

Anda, suelta a volar, hazte paloma,
Recorre el bosque y picotea granos,
Come migajas en distintas manos
La pulpa muerde de fragante poma.

Anda, date a volar, sé golondrina,
Busca la playa de los soles de oro,
Gusta la primavera y su tesoro,
La primavera es única y divina.

Mueres de sed: no he de oprimirte tanto...
Anda, camina por el mundo, sabe;
Dispuesta sobre el mar está tu nave:
Date a bogar hacia el mejor encanto.

Corre, camina más, es poco aquello...
Aún quedan cosas que tu mano anhela,
Corre, camina, gira, sube y vuela:
Gústalo todo porque todo es bello.

Echa a volar... mi amor no te detiene,
¡Cómo te entiendo, Bien, cómo te entiendo!
Llore mi vida... el corazón se apene...
Date a volar, Amor, yo te comprendo.

Callada el alma... el corazón partido,
Suelto tus alas... ve... pero te espero.
¿Cómo traerás el corazón, viajero?
Tendré piedad de un corazón vencido.

Para que tanta sed bebiendo cures
Hay numerosas sendas para ti...
Pero se hace la noche; no te apures...
Todas traen a mí...

-

poemas de amor libre alfonsina storni poeta

Retrata un desgarre anhelante, el epítome del amor; dejar volar para que regrese con el tiempo que pase. Alfonsina era una mujer solitaria y no parecía encontrar conexión con nadie más que con su amigo Horacio Quiroga, quien se convertiría en parte importante de su vida, motivando su poesía. 

Los siguientes textos son una breve selección de los milagros románticos de Alfonsina Storni:

-

"¡Oh, tú!"

Oh tú, que me subyugas. ¿Por qué has llegado tarde?
¿Por qué has venido ahora cuando el alma no arde,
cuando rosas no tengo para hacerte con ellas
una alegre guirnalda salpicada de estrellas?

Oh, tú, de la palabra dulce como el murmullo
del agua de la fuente; dulce como el arrullo
de la torcaza; dulce como besos dormidos
sobre dos manos pálidas protectoras de nidos. 

Oh tú, que con tus manos puedes tomar mi testa
y hacerle brotar flores como un árbol en fiesta
y hacer que entre mis labios se arquee la sonrisa
como un cielo nublado que de pronto se irisa.

¿Por qué has llegado tarde? ¿Por qué has venido ahora
cuando he sido vencida por llama destructora,
cuando he sido arrasada por el fuego divino
y voy, cegada y triste, por un negro camino?

Yo quiero, Dios de dioses, que me hagan nueva toda.
Que me tejan con lirios; me sometan a poda
las manos del misterio; que me resten maleza.
Tus labios no se hicieron para curar tristeza.

Para tus labios, agua de una pureza suma.
Para tus labios, copas de cristal y la espuma
blanquísima de un alma que no sepa de abejas,
ni de mieles, ni sepa de las flores bermejas.

Para tus manos, esas que nunca amortajaron;
para tus ojos, esos, los que nunca lloraron;
para tus sueños, sueños como cisnes de oro;
para que tus pupilas persiguieran mis rastros,

Oh si luego mis pétalos que estrujaran tus manos,
adquirieran por magia poderes sobrehumanos
y hechos luz se aferraran a la luz de los astros
para que tus pupilas persiguieran mis rastros.

Bienvenida la muerte que al sorberme me dieras;
bienvenido tu fuego que agosta primaveras;
bienvenido tu fuego que mata los rosales:
que todas las corolas se acerquen a tus males.

Oh, tú, a quien idolatro por sobre la existencia,
Oh, tú, por quien deseo renovada mi esencia.
¿Por qué has llegado ahora cuando no he de lograr
el divino suplicio de verme deshojar?…

poemas de amor libre pasion

-

"Pudiera ser"

Pudiera ser que todo lo que en verso he sentido
no fuera más que aquello que nunca pudo ser, 
no fuera más que algo vedado y reprimido 
de familia en familia, de mujer en mujer. 

Dicen que en los solares de mi gente, medido 
estaba todo aquello que se debía hacer… 
Dicen que silenciosas las mujeres han sido 
de mi casa materna… Ah, bien pudiera ser… 

A veces en mi madre apuntaron antojos 
de liberarse, pero, se le subió a los ojos 
una honda amargura, y en la sombra lloró. 

Y todo esto mordiente, vencido, mutilado, 
todo esto que se hallaba en su alma encerrado, 
pienso que sin quererlo lo he libertado yo.

-

"¿Te acuerdas?"

Mi boca con un ósculo travieso
buscó a tus golondrinas, traicioneras,
y sentí tus pestañas prisioneras
palpitando en las combas de mi beso.

Me libró la materia de su peso…
pasó por mí un fulgor de primaveras
y el alma anestesiada de quimeras
conoció la fruición del embeleso.

Fue un momento de paz tan exquisito
que yo sorbí la luz del infinito
y me asaltó el deseo de llorar.

¿Te acuerdas que la tarde se moría
y mientras susurrabas: “¡Mía! ¡Mía!”
como un niño me puse a sollozar?…

poemas de amor libre alfonsina storni

-

"Tú me quieres blanca"

Tú me quieres alba, 
me quieres de espumas, 
me quieres de nácar. 
Que sea azucena 
Sobre todas, casta. 
De perfume tenue. 
Corola cerrada .

Ni un rayo de luna 
filtrado me haya. 
Ni una margarita 
se diga mi hermana. 
Tú me quieres nívea, 
tú me quieres blanca, 
tú me quieres alba. 

Tú que hubiste todas 
las copas a mano, 
de frutos y mieles 
los labios morados. 
Tú que en el banquete 
cubierto de pámpanos 
dejaste las carnes 
festejando a Baco. 
Tú que en los jardines 
negros del Engaño 
vestido de rojo 
corriste al Estrago. 

Tú que el esqueleto 
conservas intacto 
no sé todavía 
por cuáles milagros, 
me pretendes blanca 
(Dios te lo perdone), 
me pretendes casta 
(Dios te lo perdone), 
¡me pretendes alba! 

Huye hacia los bosques, 
vete a la montaña; 
límpiate la boca; 
vive en las cabañas; 
toca con las manos 
la tierra mojada; 
alimenta el cuerpo 
con raíz amarga; 
bebe de las rocas; 
duerme sobre escarcha; 
renueva tejidos 
con salitre y agua:
 
Habla con los pájaros 
y lévate al alba. 
Y cuando las carnes 
te sean tornadas, 
y cuando hayas puesto 
en ellas el alma 
que por las alcobas 
se quedó enredada, 
entonces, buen hombre, 
preténdeme blanca, 
preténdeme nívea, 
preténdeme casta.

-

"Esta tarde"

Ahora quiero amar algo lejano…
algún hombre divino
que sea como un ave por lo dulce,
que haya habido mujeres infinitas
y sepa de otras tierras, y florezca
la palabra en sus labios, perfumada:
suerte de selva virgen bajo el viento…

Y quiero amarlo ahora. Está la tarde
blanda y tranquila como espeso musgo,
tiembla mi boca y mis dedos finos,
se deshacen mis trenzas poco a poco.

Siento un vago rumor… Toda la tierra
está cantando dulcemente… Lejos,
los bosques se han cargado de corolas,
desbordan los arroyos de sus cauces
y las aguas se filtran en la tierra
así como mis ojos en los ojos
que estoy soñando embelesada…

Pero…
ya está bajando el sol tras de los montes,
las aves se acurrucan en sus nidos,
la tarde ha de morir y él está lejos…
lejos como este sol que para nunca
se marcha y me abandona, con las manos
hundidas en las trenzas, con la boca
húmeda y temblorosa, con el alma
sutilizada, ardida en la esperanza
de este amor infinito que me vuelve
dulce y hermosa…

poemas de amor libre alfonsina

-

"¿Y tú?"

Si yo me muevo, vivo, me equivoco;
agua que corre y se entremezcla, siento
el vértigo feroz del movimiento:
huelo las selvas, tierra nueva toco.

Sí, yo me muevo, voy buscando acaso
soles, auroras, tempestad y olvido.
¿Qué haces allí misérrimo y pulido?
Eres la piedra a cuyo lado paso.

-

"Vida"

Mis nervios están locos, en las venas
la sangre hierve, líquido de fuego
salta a mis labios donde finge luego
la alegría de todas las verbenas.

Tengo deseos de reír; las penas
que de donar a voluntad no alego,
hoy conmigo no juegan y yo juego
con la tristeza azul de que están llenas.

El mundo late; toda su armonía
la siento tan vibrante que hago mía
cuando escancio en su trova de hechicera.

Es que abrí la ventana hace un momento
y en las alas finísimas del viento
me ha traído su sol la primavera.

poemas de amor libre

-

Aunque su situación económica mejoró y le permitió ejercer como profesora en la Escuela Normal de Lenguas Vivas, publicar su libro titulado "Ocre" y realizar distintos viajes, eventualmente la tragedia regresó.

Storni se enteró de que tenía cáncer de mama alrededor de sus 40 años, sus múltiples traslados la convirtieron en una mujer sola y –en 1937– Quiroga se quitó la vida. Ella decidió hacer lo mismo. Antes de hacerlo escribió su último poema...

"Voy a dormir":

Dientes de flores, cofia de rocío,
manos de hierbas, tú, nodriza fina,
tenme prestas las sábanas terrosas
y el edredón de musgos escardados.

Voy a dormir, nodriza mía, acuéstame.
Ponme una lámpara a la cabecera;
una constelación; la que te guste;
todas son buenas; bájala un poquito.

Déjame sola: oyes romper los brotes…
te acuna un pie celeste desde arriba
y un pájaro te traza unos compases

para que olvides… Gracias. Ah, un encargo:
si él llama nuevamente por teléfono
le dices que no insista, que he salido.

-

poemas de amor libre amor alfonsina

Alfonsina envió el texto y se dirigió hacia la costa del Mar de Plata. Se asegura que saltó desde un puerto, pero otros afirman que caminó hacia el agua hasta que finalmente se ahogó. Un final trágico y poético.
Los textos de Storni son recordatorio de una vulnerabilidad humana y su trabajo en la poesía. El ritmo nace en los sentimientos y la desesperación. ¿De qué?

De que esa persona vuelva... después de ser libre.

-



Referencias: