Aunque me encuentre lejos estoy contigo, pidiéndote que no te rindas
Letras

Aunque me encuentre lejos estoy contigo, pidiéndote que no te rindas

Avatar of Estefania Rm

Por: Estefania Rm

2 de octubre, 2017

Letras Aunque me encuentre lejos estoy contigo, pidiéndote que no te rindas
Avatar of Estefania Rm

Por: Estefania Rm

2 de octubre, 2017


Desde las palabras de Estefanía Rosas, así le habla México a su gente. Esta tierra que sangra, que se mueve, que sufre, nos invita a no olvidar lo que se siente estrechar la mano de quien más lo necesita.


Aunque me encuentre lejos estoy contigo, pidiéndote que no te rindas 1


CARTA DE UN VOLUNTARIO


Hoy me levanté muy temprano porque mis ganas de ayudarte —aunque sea un poco— me han llenado de energía. Dormí sólo unas pocas horas porque aún sigo asustada, aún me acuesto con ese sentimiento de alerta, aún me da pánico cerrar los ojos y dormir; pero eso no me detuvo para levantarme y dar mis manos, mis ganas, mi energía y mi amor para ti. Así como tú, yo también lo sentí, también viví los casi dos minutos más largos de mi existencia, también me preocupé por las personas que amo y también entré en pánico. La diferencia entre tú y yo es que tú perdiste muchas cosas vitales para ti, incluso personas cercanas. Pero yo no y eso es lo que más me motivó.

 

En el centro de acopio había tanta gente que por un momento pensé que sobraba en ese lugar, pero pronto se requirió mi ayuda, así como la de todos los que iban llegando. En ese lugar las horas no pasan, el cansancio no se siente, pesa más la solidaridad y el amor de cada ser humano; de cada mexicano que sueña con apoyar a su hermano en necesidad, de ver a su gente bien, de ver a su país volver a ponerse de pie y seguir adelante.

 

Si bien es cierto que han sucedido muchas cosas y están por suceder otras más, yo te digo que sigas adelante y te prometo que tienes mi apoyo incondicional. Quizá no pueda ir hasta tu casa a levantar el escombro que dejó el terremoto, o no pueda ayudar a los ingenieros y arquitectos a reconstruir tu hogar; pero de algo estoy segura, esos paquetes que ayudé a armar, esos mensajes de cariño que puse en los víveres que hoy tienes en las manos, me harán estar contigo, cerca de ti, diciéndote que no te rindas, que siempre hay un mañana mejor. No dejes que nada te tire las ganas de volver a surgir de esto, porque así como yo, habemos millones más que estamos trabajando para que te recuperes y puedas reconstruir tu vida.

 

Te mando un abrazo enorme y todo mi corazón. Viva México.


**


Después de esta terrible tragedia, las muestras de solidaridad y amor no han faltado en el pueblo mexicano. Desde los más pequeños, hasta la llamada generación apática: los millennials.





Referencias: