¿Cómo le explico a mis brazos que ya no vas a regresar?
Letras

¿Cómo le explico a mis brazos que ya no vas a regresar?

Avatar of Ivonne Mend

Por: Ivonne Mend

5 de mayo, 2017

Letras ¿Cómo le explico a mis brazos que ya no vas a regresar?
Avatar of Ivonne Mend

Por: Ivonne Mend

5 de mayo, 2017


A veces las ausencias pesan más que la compañía. Vemos a las personas que no están en cada rincón, sentimos su tacto en nuestra piel, olemos el perfume de su abrazo, oímos su risa justo antes de quedarnos dormidos. Nuestros sentidos aún no se enteran que a quien esperan ya no va a volver.

En el poema de Ivonne Méndez que presentamos a continuación se plantean las grandes preguntas que todos nos hemos hecho cuando perdemos a alguien.


mujer angustia


Ahora que no estás un hueco desde mis entrañas emerge. Te sé conmigo allá en tus lejanos vuelos, sé que a la vuelta de unos días te tendré en mis brazos, cielo mío. Sé que mi corazón es tuyo, que mi aire te habita y te acompaña. Sé tantas cosas y las repaso una y mil veces. Pero me faltas…

¿Cómo he de explicarle a estos brazos que sucumben por tenerte o a mis labios que evocan sentirte? ¿Cómo les explico que se resignen ante tu ausencia? ¿Cómo les pido que esperen con calma?

¿Cómo hago para que mi corazón se acelere desbocado al mirarte? ¿Cómo hago para que mi pecho en un sobresalto inexplicable se llene de la dicha de oírte? ¿Cómo hago para que ante mis ojos todos los colores deslumbren ahora que no estás?

¿Cómo me deshago de este abrazo que tengo atorado entre los ojos, aguardando por ti? ¿Cómo libero todas las palabras que contengo si mis manos no te encuentran? ¿Cómo me tiendo en tu pecho si no estás en mi cama? ¿Cómo repaso tu mirada llenándome de aire, cómo me deleito con tu voz, cómo observo tu andar, cómo escucho tus besos, cómo sonrío si no te puedo tocar?

Mis brazos mueren, mis labios te ansían, mi cuerpo vive la vigilia más espantosa, mi corazón se dilata en el luto de esperarte, mi pecho contiene un vacío, mis ojos te buscan, mis ganas crecen, mi deseo te clama; pero tu cielo me habita y en ese espacio donde no estás, en ese hueco que me consume, tu esencia vive conmigo.

Ahora que no estás te vivo desde aquí, con un profundo vació agonizante. Pero te llevo en mi venas, en la espera de suceder en tu piel. Días que se sienten como siglos, segundos que parecen dagas silenciosas y mortales. Ahora que no estás, desde aquí te he de esperar. Contaré los días, los segundos que te harán aparecer junto a mí, porque me faltas incluso en el aire que respiro.


**

Si no has superado a tu amor, tienes dos opciones: leer estos poemas para los que no quieren olvidar o tratar de seguir adelante leyendo estos 5 poemas para superar una despedida.


Referencias: