Letras

Crecimiento literario. Las Bildungsroman

Letras Crecimiento literario. Las Bildungsroman


Las letras entienden. La vida se forja por quienes somos y lo que vamos haciendo. No sorprende que muchos autores impriman sus hojas con tintes autobiográficos en las que llevan a su protagonista a definirse a lo largo de su vida. Sean reales las historias o no, estas novelas muestran uno o varios episodios en la vida del personaje que lo transformará para siempre. Son conocidas como novelas de formación o “Bildungsroman” por su origen en alemán.

1

El nombre Bildungsroman fue acuñado por el filólogo alemán Johann Carl Simon Morgenstern en 1819. Las novelas de formación tienen diversas formas de desarrollarse, pero la tradicional se divide en tres:

El aprendizaje de la juventud

Los años de peregrinación

El perfeccionamiento


Las novelas de formación pueden ocupar la vida de un personaje o quizás un sólo día. Estas novelas suelen tener una importante reflexión acerca de la vida por parte del autor, una suerte de manifiesto sobre diversos temas y algo importante, el desarrollo físico y espiritual de las personas. Estas son algunas de las grandes obras del género Bildungsroman.

 

El lazarillo de Tormes (circa 1554)
Autor desconocido

2

Precursora del género, esta novela picaresca española expuesta como una serie epistolar muestra la vida de Lázaro de Tormes, el antihéroe narra su vida desde la infancia hasta su matrimonio en la vida adulta. La novela es un reflejo satírico de la sociedad española del siglo XVI.


Retrato del artista adolescente (1916)
James Joyce

3

Uno de los escritores más importantes del siglo XX y quien ha ganado un lugar en la historia de la literatura universal. Previo a su obra más conocida, este escritor irlandés publicó la novela de formación que inicia con la infancia de Stephen Dedalus cuando aún piensa en colores y canciones y no existe en él nada más que inocencia. El autor haciendo uso del flujo de conciencia, común a inicios del siglo XX con el modernismo, lleva al lector a un viaje por la mente de Dedalus mientras crece; desde sus ideas infantiles, pasando por el temor a la Iglesia e incluso su pasión por el arte. Muestra cómo existen personas que desde el inicio de su vida han estado destinadas a la creatividad y la creación.

 

La montaña mágica (1924)
Thomas Mann

4  

Considerada novela de crecimiento y novela filosófica, el autor la nombró “Novela de Tiempo”. La crítica ha visto en este libro la sociedad burguesa y decadente previa a la Primera Guerra Mundial. Un hombre viajando a un sanatorio es el inicio de esta novela que explora no sólo el crecimiento del protagonista, sino el pensamiento de una época.

 


El guardián entre el centeno
(1951)
J.D. Salinger

5

La famosa novela del escritor estadounidense narra un día en la vida del joven Holden Caulfield, quien abandona la escuela y viaja por la ciudad de Nueva York, exponiendo su visión personal. Un clásico gracias a esa manera peculiar de hipocresía que Caulfield trabaja.




Bajo la rueda
(1906)
Herman Hesse

6

Empezando el siglo XX, Hesse publicó la historia de Hans Giebenrath, un niño prodigio capaz de obtener las mejores calificaciones. Esta historia de la adolescencia de Hans es considerada por la crítica como una de las obras maestras del autor, y un ejemplo perfecto de una Bildungsroman, donde entre muchos otros temas, critica al sistema educativo, el cual se preocupa más por el desarrollo académico del alumno dejando fuera la parte humanística y el desarrollo personal del alumno.


Referencias: