El francotirador de la literatura, Jaime Sabines

El francotirador de la literatura, Jaime Sabines

Por: mediodigital -

El poeta Jaime Sabines nació el 25 de marzo de 1926. Sus letras permanecen, continúan haciendo latir el corazón de más de un lector. Reconocido por el expresidente Ernesto Zedillo como uno de los más grandes poetas del siglo XX y denominado como: “El francotirador de la literatura” por transformar las letras en realidad, el chiapaneco sigue presente y lleno de vida a través de sus lectores.

sabines1 

En 1945 viajó a la ciudad de México para iniciar sus estudios en medicina, pero conforme pasó el tiempo Sabines se dio cuenta que las letras lo seducían, así fue como se apropió de los poemas de Pablo Neruda y García Lorca para comenzar a escribir y convertirse en el gran poeta de la familia Sabines. Sus primeros pasos en la poesía dieron como resultado: 
Introspección, A mi madre, Siento que te pierdo y Primaveral.

 sabines2

Sus primeras publicaciones fueron en El estudiante, texto de sociedades estudiantiles de la Escuela Normal y de la Preparatoria de su lugar de origen, Tuxtla Gutiérrez. Más tarde, en 1949, regresó a la ciudad de México, pero esta vez para ingresar a la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, donde descubrió que se había convertido en un poeta, pero únicamente en el sentido técnico, pues en palabras del autor: "Me di cuenta de que tenía que evolucionar, aprender cosas nuevas para no quedarme atrás".

sabines3 

Su padre estuvo presente en la memoria de Sabines, pues fue él quien le inculcó el hábito de la lectura y quien, tiempo después, se convirtió en la inspiración de uno de sus más grandes poemas: Algo sobre la muerte del mayor Sabines.

 Publicado en 1949, El Horal fue su primer poemario. Sus letras cautivaron a Carlos Pellicer, quien le ofreció prolongar la edición. Sin embargo, Sabines se negó, pues deseaba que la obra fuera suya totalmente, es decir: se firmara por él. Dos años después fue publicado La señal. Al año siguiente regresó a Tuxtla, pues su padre había sufrido un accidente, por tal motivo Sabines no concluyó la carrera pero eso no le impidió escribir y ese mismo año publicó Adán y Eva, incursionando, por primera vez, en la poesía en prosa.

sabiness


Después de dos años publicó Tarumba, uno de sus libros más apreciados en el extranjero. Ese año, en 1951, inició su tormento al caer accidentalmente por las escaleras y fracturarse la cadera: su vida no fue la misma, el constante dolor debilitaba al poeta, al menos físicamente, pues sus letras eran cada vez más imparables, y tras la muerte de su madre, en 1967, se publicó Yuria. 

luna de sabines

Jaime Sabines murió el 19 de marzo de 1999. A continuación presentamos uno de sus poemas:

“La Luna”

La luna se puede tomar a cucharadas

o como una cápsula cada dos horas.

Es buena como hipnótico y sedante

y también alivia

a los que se han intoxicado de filosofía.

Un pedazo de luna en el bolsillo

es mejor amuleto que la pata de conejo:

sirve para encontrar a quien se ama,

para ser rico sin que lo sepa nadie

y para alejar a los médicos y las clínicas.

Se puede dar de postre a los niños

cuando no se han dormido,

y unas gotas de luna en los ojos de los ancianos

ayudan a bien morir.

Pon una hoja tierna de la luna

debajo de tu almohada

y mirarás lo que quieras ver.

Lleva siempre un frasquito del aire de la luna

para cuando te ahogues,

y dale la llave de la luna

a los presos y a los desencantados.

Para los condenados a muerte

y para los condenados a vida

no hay mejor estimulante que la luna

en dosis precisas y controladas.

 

Referencias: