Letras

El gato de Schrödinger

Letras El gato de Schrödinger


El gato de Schrödinger
De probabilidades vamos: que si la ruta corta es la más segura para no embarrar los sesos en el asfalto, o que de cuántos finales funestos no nos hemos salvado por decir: “Mejor no voy, hoy pasan un maratón de Hitchcock”.

La precaución es buena si uno trabaja con material nuclear o cortando piel ajena en un quirófano, pero a nosotros dos no nos conviene en lo absoluto, mujer con tres ojos tristes. Tenemos que ir por las calles metiéndonos en las peleas ajenas, entrando a cantinas donde aún se mea en la canaleta justo debajo de la barra.

Tendremos que levantar caja por caja, buscando que el gato aún esté respirando. Y si nunca hubo gato, pues que la búsqueda de lo invisible nos rija a diario. No busquemos la calma, vamos por el caos que es lo que siempre hubo, lo que antecede al orden, el orden que nos tiene formados en la tabla que da al mar, a las mandíbulas de un tiburón blanco.

No se trata de vivir mejor, se trata de vivir más. Vayamos a cazar dos o tres vidas con cerbatanas y dardos somníferos de esos que el tiempo ha tallado con el infinito vaho que sale de las bocas de los que aman, perpetuos, al amor mismo.


Referencias: