Entre gemidos nuestras pieles se reconocen
Letras

Entre gemidos nuestras pieles se reconocen

Avatar of Ivonne Mend

Por: Ivonne Mend

30 de marzo, 2017

Letras Entre gemidos nuestras pieles se reconocen
Avatar of Ivonne Mend

Por: Ivonne Mend

30 de marzo, 2017




Cuando dos cuerpos se atraen, no existe nada que los separe:





Te abrazo, hallo tu piel desnuda, bendito empalme, toda mi presencia se aviva.

En ese intervalo, el mundo se paraliza, suspende su trayecto ante nuestro ajustar, el más excelso.

Me miras y me besas dócil, salvaje, auténtico. Me acurruco en tus brazos, hospeda tanta paz tu pecho. Seducirnos y entregarnos es nuestro vicio vital. Sosegamos nuestra hambre de devorarnos infinitamente con unos besos que nos ahogan sin respiros, que lejos de calmar nuestro apetito, empujan el deseo.  

Te quito la camisa, y me deshago, desato toda nuestra cólera. Entre gemidos reconocemos nuestra piel, como desconocidos nuestros cuerpos se esculcan. Como la primera vez y como cada vez me atrapa ese fascinante hechizo tuyo de llevarme al cielo, de habitarlo.


cuentos de parejas

Tus manos me adivinan, con la inercia de su toque me guían, de pronto me atraviesas y te concibo en mí derrochando todo tu ser en esplendor, el regocijo es descomunal. Me miras deshacerme bajo de ti, y me anuncias que vas a iniciar, entonces entras y sales con el ritmo más complaciente, me trastornas, estimulas cada uno de mis sentidos, reinventas toda sensación.

Empuño mis manos queriendo atrapar en ellas todo ese placer, y sólo puedo gritar, contener un poco en mis ojos y en mis piernas que se sacuden. Me tienes, más que siempre, como nunca, cielo mío.

Tu movimiento prodigioso no cesa, ahí estamos nosotros pactando etéreos, feroces. Me otorgas tanto, todo el deleite ineludible que puede existir. Entonces mi cadera, de manera brutal, se une en un meneo violento y me aprieto a tu cuerpo, adyacentes, una sola forma ya.


cuentos erotismo

Nos encaminamos embelesados a cada soplo, amparando tanto goce, segundo a segundo. Te beso desesperada, mis manos arañan tu espalda y en el movimiento más bárbaro llegamos a conseguir esa cumbre espasmódica, nos volcamos con la fascinación más soberbia, tu cuerpo tibio sobre el mío. Sonreímos con los ojos repletos, sin detenernos, nuestra esencia se mezcla, dichosos ahora. Colmados.

Reposamos en silencio, mientras nuestras manos felices se toman y nuestras almas serenas aguardan por la próxima vez, mi cielo eres tú.


cuentos eroticos



**


Hacer el amor es de los momentos más íntimos y excitantes que se pueden experimentar en la vida, pues "nunca están satisfechos los cuerpos que se apetecen".








Referencias: