Letras

16 Frases de Virginia Woolf que debes conocer

Letras 16 Frases de Virginia Woolf que debes conocer

Transcurría un año más, uno de tantos que parecía ser completamente normal. El año era 1882. Año en el que Nietzche publicó la primera parte de La gaya ciencia, en que el escritor Robert Louis Stevenson publicó la colección de Las nuevas mil y unas noches, y año en que el mundo recibía a una niña que más tarde se convertiría en una gran escritora.


El 25 de enero de 1882 fue la fecha en la que Adeline Virginia Stephen decidió llegar al mundo. La ciudad de Londres fue el afortunado destino para que la hija de un novelista e historiador y una madre de belleza admirada, naciera.

Con una buena educación y un acercamiento a toda actividad literaria, la pequeña Virginia creció rodeada de libros y algunas de las mejores plumas inglesas de la época. La sociedad literaria británica formó parte del día a día de Virginia, lo que sería de gran influencia en años posteriores.


La familia jugó un papel importante en su vida. Cuenta Virginia en sus memorias que las vacaciones en Talland House y el faro de Godrevy fueron algunos de los recuerdos que más la acompañaron cuando pensaba en instantes de felicidad. El faro se convirtió en una memoria que trasladó al papel; un recuerdo que sirvió para las novelas que escribiría más adelante bajo el nombre de Virginia Woolf.


La muerte de sus padres fue dolorosa, lo que ocasionó los primeros síntomas de depresión en la joven. Cambios de humor y crisis nerviosas la acompañaron a lo largo de su vida; hoy conocida como trastorno bipolar.


A los 30 años se casó con el escritor y miembro del grupo de Bloomsburry Leonard Woolf, con quien fundó en 1917 la editorial Hogarth Press. Más tarde, Virginia mantuvo una relación con la escritora Vita Sackville-West. Fue a Vita a quien Virginia le regaló la obra Orlando, considerada por el hijo de Vita como “la carta de amor más larga y encantadora en la historia de la literatura”.


La mujer, autora de La señora Dalloway y Al faro, obras que le dieron el reconocimiento de la crítica fue una novelista, escritora, editora y feminista de gran relevancia. Además de los textos escritos en prosa y un estilo que podía compararse con la poesía, Virginia Woolf también escribió una serie de ensayos en los que plasmó la condición de la mujer. El pensamiento de la feminista se puede ver reflejado en sus escritos que la colocaron como una de las grandes novelistas del siglo XX.


Transcurría un año que podría haber sido similar a otros, pero en el que tenía lugar uno de los peores acontecimientos bélicos. El año era 1941. Año en el que el mundo vivía la Segunda Guerra Mundial y año en el que el río Ouse veía por última vez con vida a una gran escritora.


El 28 de marzo de 1941 fue la fecha en la que Adeline Virginia Stephen, mejor conocida como Virginia Woolf, decidió dejar este mundo. Año en el que con estas palabras dijo un último y definitivo adiós:


Carta virginia woolf


“Siento que voy a enloquecer de nuevo. Creo que no podemos pasar otra vez por una de esas épocas terribles. Y no puedo recuperarme esta vez. Comienzo a oír voces, y no puedo concentrarme. Así que hago lo que me parece lo mejor que puedo hacer. Tú me has dado la máxima felicidad posible. Has sido en todos los sentidos todo lo que cualquiera podría ser. Creo que dos personas no pueden ser más felices hasta que vino esta terrible enfermedad. No puedo luchar más. Sé que estoy arruinando tu vida, que sin mí tú podrás trabajar. Lo harás, lo sé. Ya ves que no puedo ni siquiera escribir esto adecuadamente. No puedo leer. Lo que quiero decir es que debo toda la felicidad de mi vida a ti. Has sido totalmente paciente conmigo e increíblemente bueno. Quiero decirlo —todo el mundo lo sabe. Si alguien podía haberme salvado habrías sido tú. Todo lo he perdido excepto la certeza de tu bondad. No puedo seguir arruinando tu vida durante más tiempo. No creo que dos personas pudieran ser más felices que lo que hemos sido tú y yo”.

Te dejamos algunas de las mejores frases de Virginia Woolf:


“Cada secreto del alma de un escritor, cada experiencia de su vida, cada atributo de su mente, se hallan ampliamente escritos en sus obras”.


“La vida es sueño; el despertar es lo que nos mata”.


“No hay barrera, cerradura ni cerrojo que puedas imponer a la libertad de mi mente”.


“Creo que todas las novelas tratan del carácter y que es para expresar el carácter, no el sueño de doctrinas, el cantar canciones o el celebrar las glorias del Imperio Británico que la forma de la novela, tan rica, elástica y viva, va evolucionando”.

“El amor es una ilusión, una historia que una construye en su mente, consciente todo el tiempo de que no es verdad, y por eso pone cuidado en no destruir la ilusión”.


"Sólo el cielo sabe por qué lo amamos tanto”.


“Sí, siempre mantened los clásicos a la mano para prevenir la caída”.


"Es obvio el que los valores de las mujeres difieren con frecuencia de los valores creados por el otro sexo y sin embargo son los valores masculinos los que predominan”. (Una habitación)


"Las mujeres han vivido todos estos siglos como esposas, con el poder mágico y delicioso de reflejar la figura del hombre, el doble de su tamaño natural”. (Una habitación)


"Amar nos separa de los demás”. (La Señora Dalloway)


"Somos siluetas recortadas, somos hueros fantasmas que se mueven en la niebla, sin perspectiva”. (Las olas)


“No son las catástrofes, los asesinatos, las muertes, las enfermedades las que nos envejecen y nos matan; es la manera como los demás miran y ríen y suben las escalinatas del bus”. (El cuarto de Jacobo)


“Cada uno tenía su pasado encerrado dentro de sí mismo, como las hojas de un libro aprendido por ellos de memoria; y sus amigos podían sólo leer el título”. (El cuarto de Jacobo)


“Yo me aventuraría a pensar el que Anon (anónimo), quien escribiera tantos poemas sin firmarlos, fue a menudo una mujer”. (Una habitación)


"Un buen ensayo debe tener esta cualidad permanente; debe bajar su cortina alrededor nuestro, pero debe ser una cortina que nos encierra dentro, no fuera”. (El lector común)


"Una mujer debe tener dinero y una habitación propia si desea escribir ficción”. (Una habitación propia)


 


Referencias: