La fotografía que le arruinó la vida a un hombre durante la guerra y lo hizo cuestionar su naturaleza
Letras

La fotografía que le arruinó la vida a un hombre durante la guerra y lo hizo cuestionar su naturaleza

Avatar of Isabel Padilla

Por: Isabel Padilla

24 de enero, 2017

Letras La fotografía que le arruinó la vida a un hombre durante la guerra y lo hizo cuestionar su naturaleza
Avatar of Isabel Padilla

Por: Isabel Padilla

24 de enero, 2017


 

“En un mundo donde el horror se vende como arte, donde el arte nace ya con la pretensión de ser fotografiado, donde convivir con las imágenes del sufrimiento no tiene relación con la conciencia ni con la compasión, las fotos de guerra no sirven para nada”.
Arturo Pérez-Reverte



Arturo Pérez-Reverte es periodista, corresponsal de guerra y escritor español que ha cubierto extensos conflictos internacionales como la guerra de Chipre, Líbano, la guerra del Golfo, Malvinas, y las guerras yugoslavas (1992-1994). En su libro "El pintor de batallas" (2006), vemos a un Pérez-Reverte humano y sincero, es la primera vez que el escritor habla sobre su vida en sus novelas sin ocultar nada, incluidas todas sus experiencias como corresponsal, principalmente en la Guerra de Bosnia.

Se cree que las guerras se declaran en nombre de la paz; una paz idealizada por un pequeño grupo que pretende crear un mundo a su forma de pensamiento e ideología; una paz impuesta. La Guerra de Bosnia fue uno de los conflictos bélicos más sangrientos de nuestro tiempo. Al caer el comunismo en la antigua Yugoslavia y la fragmentación de la misma, llevaron al territorio a una guerra que duró aproximadamente tres años y cobró la vida de 100 mil personas, entre ellos militares y civiles.


Libro El pintor de batallas

La historia se centra en Faulques, una antiguo fotógrafo de guerra que ha sido ganador de extensos premios de fotografía, pero existe una imagen en particular que lo ha perseguido durante toda su vida. Al dejar la fotografía, se muda a una torre de un pequeño pueblo para plasmar en un mural la frase: “Que desplegase, ante los ojos de un observador atento, las reglas implacables que sostiene la guerra —el caos aparente— como espejo de la vida”, con la intención de representar todos los horrores de la guerra y lo que vivió.


guerra de bosnia libro perez reverte

En sus años de corresponsal de guerra, fotografió a un joven croata llamado Ivo Markovic, quien al saber que fue el protagonista de la imagen ganadora de premios y la que le otorgó fama internacional al autor, lo busca con la intención de encontrar respuestas al complejo mundo de la guerra y la naturaleza humana, con el argumento de que la fotografía le arruinó la vida al finalizar el conflicto. Markovic interroga y cuestiona al fotógrafo, lo hace recapitular sobre todo lo que ha experimentado en las cruzadas para así hallarle un sentido a su vida.


“—¿Ya sabe por qué el ser humano tortura y mata a los de su especie? En esos treinta años de fotografías, ¿obtuvo alguna respuesta? No hacen falta treinta años. Cualquiera puede comprobarlo… el hombre tortura y mata porque es lo suyo. Le gusta.

—¿Lobo para el hombre, como dicen los filósofos?

—No insulte a los lobos. Son asesinos honrados: matan para vivir”.


guerra de bosnia historia de libro

“¿Sentir el horror desenfoca la cámara?, pregunta Markovic, Faulques guarda silencio”. Lograr una buena fotografía en situación de estrés es muy complicado. Los fotógrafos de guerra no lo hacen por pasatiempo, es un estilo de vida y son conscientes de las cosas que pueden suceder, saben que los daños a su equipo son irrelevantes, entienden que la guerra resulta nociva para su salud física y mental. En este tipo de fotografía no se plasman cosas agradables, aquellos que están detrás del lente deben elegir entre revelar la verdad o involucrarse; muchos intentan no perder su lado humano después de ver tantas atrocidades, además de reconocer el riesgo al que están expuestos. 


libro el pintor y sus batallas



La guerra nos demuestra cómo las personas se deshumanizan.“Es que la palabra humanitario estropea al fotógrafo. Lo vuelve consciente de sí mismo, y éste deja de ver el mundo exterior a través del objetivo. Termina fotografiándose él”. El único deber de un fotógrafo de guerra es mostrar la verdad, no siempre pueden ayudar a los indefensos que se encuentran en situaciones de riesgo, por lo que deben decidir si realizar una toma o arriesgar su vida para salvar a alguien; disparan su cámara para atrapar la verdad o la verdad se muere con ellos.

“Usted también cometió vilezas, señor fotógrafo. Cuidado. Su cámara fue cómplice pasivo muchas veces… o activo”. 

“¿Sabe lo que creo después de mirar sus fotos?… Que en la guerra en vez de que la cámara sorprenda a gente normal haciendo cosas anormales, lo que hace es lo contrario. Fotografiar a gente anormal haciendo cosas normales”.

La historia del libro nos planeta una pregunta: ¿el hombre es malo por naturaleza? El filósofo inglés Hobbes sostiene que la naturaleza del hombre no es pacífica, y que sólo se une en sociedad para sobrevivir. En la guerra el hombre vuelve a su naturaleza, mata el poco uso de razón que nos alejaba de ella para vivir en paz. Las reglas artificiales y la cultura mantienen al hombre a raya, lo controlan. La vida en sociedad impide que actúe solo y las leyes provocan en el hombre un miedo al castigo. Pero todo es representado como una falsa realidad, en la que tarde o temprano el lobo que tenemos dentro desea ser liberado con el argumento de que el estado natural del hombre es vivir en caos.


el pintor y sus batallas arturo perez


“Cuando el desastre devuelve al hombre al caos del que procede, todo ese civilizado barniz salta en pedazos, y otra vez es lo que era, lo que siempre ha sido; un riguroso hijo de puta”.

El libro es una representación de las consecuencias que deja la guerra, de cómo marca de manera permanente a quienes la vivieron, esas cicatrices silenciosas, los efectos psicológicos que quedan y crean un infierno cuando se intenta volver a la normalidad; muchos padecen de depresión, abusan de las drogas, tienen episodios en los que su realidad se distorsiona y, en algunos casos, llegan a cometer suicidio. Todo para silenciar los ruidos, los gritos y los recuerdos atroces. Ser corresponsal de guerra no consiste sólo en tener valor y vivir al límite, sino en mostrarle al mundo a través de fotografías la crueldad y los daños que los conflictos bélicos provocan. 


Libro El pintor de batallas


**


Los hechos atroces que suceden en el mundo suelen afectarnos mucho y abrumarnos, por eso te recomendamos estos 8 libros que son ideales para las personas que desean escapar de la realidad.





Referencias: