El libro que no quieres leer con tu pareja porque quedarás como un pervertido
Letras

El libro que no quieres leer con tu pareja porque quedarás como un pervertido

Avatar of Diana Garrido

Por: Diana Garrido

19 de octubre, 2017

Letras El libro que no quieres leer con tu pareja porque quedarás como un pervertido
Avatar of Diana Garrido

Por: Diana Garrido

19 de octubre, 2017

Guillaume Apollinaire escribió 'Las once mil vergas' sin saber que se convertiría en un máximo de la literatura erótica.

Mi hermano, que es también mi amante, y que me desvirgó en Varsovia durante un pro-grom, por miedo de que mi virginidad no fuera presa de un cosaco, comparte los mismos sentimientos que yo. Ha extraviado el regimiento que manda y ha ido a ahogarlo al lago Baikal. Me había comunicado sus intenciones antes de su marcha.


Las once mil vergas (Guillaume Apollinaire)


Una novela sugestiva, violenta y sensual; justo como el sexo. No hay mejor manera de describirla, quizá ni siquiera haya otra forma de hacerlo. Guillaume Apollinaire escribió Las once mil vergas con la mente enfocada en la crítica a su situación política y social, pero también le cedía un poco de su pensamiento al gozo y al placer que le otorgaba el erotismo y el humor negro, ya que para él, eran lo mismo: un juego sucio y placentero capaz de evocar sensaciones que sólo se perciben en la entrepierna y el cerebro.


El libro que no quieres leer con tu pareja porque quedarás como un pervertido 1


Pero no surgió como un simple cuento para satisfacer las necesidades de un cuerpo ávido de placer; sino como una crítica al sistema político y por supuesto, como una necesidad de derribar las mentes puristas que veían al sexo como un acto de amor y procreación y no como una fuente de placer. Así que con el pseudónimo A.G, Apollinaire hizo circular su escrito entre los intelectuales que se reunían en los salones de París. Entre ellos se encontraban Pablo Picasso, André Bretón, Paul Éluard y Pierre Mac Orlan; de pronto, la novela era la más socorrida por todo aquel que buscaba tener un orgasmo físico y mental.


El libro que no quieres leer con tu pareja porque quedarás como un pervertido 2


«Mony golpeó entonces ese culazo que se meneaba y cuyos labios del coño vomitaban y engullían rápidamente la cadavérica columna. Su verga recuperó pronto su primitiva rigidez y, colocándose detrás de la enfermera que estaba gozando, la enculó como un poseso».


Fue descrita como: «más fuerte que el Marqués de Sade», de hecho, ese fue un punto que le consiguió una legión de seguidores que en voz baja se regocijaba con las palabras de Apollinaire, que, como buen poeta, supo ocupar las frases más inmorales en una narración que implicaba más que erotismo. Entonces, una horda de fanáticos hizo que la novela fuera vista como un incentivo para el sexo, es decir, por un tiempo se comercializó con la leyenda de "prohibida" y con la idea de que leerla antes del sexo en pareja mejoraría los ánimos e incluso, fungiría como una especie de afrodisíaco. Pero Guillaume Apollinaire no podía concebir que su novela fuera vista como tal, ya que en realidad, era más una crítica a la vida misma y a la política mundial, no sólo un cuento para mejorar y aumentar la frecuencia del coito.


El libro que no quieres leer con tu pareja porque quedarás como un pervertido 3


«El clítoris erecto de Wanda penetró fácilmente entre las nalgas satinadas y entró y salió como un hombre. La pequeña Ida, cuyo pecho ahora desnudo era encantador pero plano, se acercó para continuar el juego con su vela, sentada entre las piernas de Nadeja, cuyo coño chupó hábilmente».


Además, leer esta novela con la pareja amada, podría tener más consecuencias negativas que positivas. La experiencia de leer un cuento erótico con tu pareja es mucho más íntimo de lo que parece. Implica un nivel de conexión más profundo que cualquier otra actividad. La lectura se convierte en un acto que no sólo es capaz de juntar los cuerpos desnudos de manera que se complementen como engranes, el sudor se endulce, las bocas se entibien y las lenguas se enreden con singular destreza, consiguiendo que el otro ahogue un grito cuando llegue el clímax. Es también una combinación de saberes y deseos que estimulan los órganos sexuales y el intelecto, de manera que haya un complemento entre ambos.


El libro que no quieres leer con tu pareja porque quedarás como un pervertido 4


«Mi miembro ha enrojecido con una alegría encarnada en la flor de mi vida y mis testículos se han bamboleado como frutos pesados».


Leer la novela erótica más pervertida de la historia mientras los cuerpos desnudos esperan a que el efecto afrodisíaco les consuma la piel, podría matar las pasiones, puesto que a está llena de frases como: «sacando su verga bravía, la frotó un instante en la raya del culo, picoteando a veces el orificio»... Una práctica que no es del agrado de todas las parejas, y no es que hoy día asuste a alguien, pero sigue siendo un tanto incómodo que esas frases que "prendan fuego" antes de una sesión de sexo. Existen límites, quizá Apollinaire no los vio o tal vez en su afán de romper esquemas prefirió darle al mundo su propia versión de la vida, que incluía sexo desenfrenado y perversiones variadas.


Pero esto no significa que no puedas leerlo sólo, mientras gozas de tu propio cuerpo y te conoces, porque como menciona el autor dentro de la novela «cuando el deseo me apremia, ¡me masturbo contemplando grabados obscenos!». Las once mil vergas es justamente ese grabado obsceno que a todos nos hace falta en la soledad de la noche, pero que nos sobra en la compañía de la pareja.


Si quieres leerlo completo, puedes visitar este sitio.


**


Conoce las frases eróticas de los escritores más perversos así como los poemas más eróticos de la literatura.