Letras

Libros que pueden afectar el autoestima de cualquier mujer después de leerlos

Letras Libros que pueden afectar el autoestima de cualquier mujer después de leerlos



Sobreexplotar el estereotipo de la mujer es más dañino de lo que parece. No sólo perjudica a la imagen femenina que procuramos, heredamos o compartimos en tanto representación, sino a fondo y en efecto; es decir, sobrepasando las formas, el uso excesivo de la mujer ideada, del cliché femenino, en verdad afecta la seguridad o el estado físico del género aún cuando lo pensemos estrictamente como una ofensa discursiva nada más. En el cine es común hallar este fenómeno y, a cuentagotas, aceptar en medio de las risas o la tragedia que el llamado segundo sexo es indudablemente débil, torpe o subordinado, y  de naturaleza poco desarrollada, doliente y siempre dispuesta a cambiar por el mundo. Esto por no mencionar que el fortalecimiento de las inseguridades, a pesar de su presumido combate, es una constante de cualquier manifestación cultural que se nombre con chick desde un inicio. Sí, Bridget Jones es esa heroína que amamos, pero que con seguridad no nos urgía al avanzar.

chick lit bennet

En la pantalla grande es, por supuesto, mucho más fácil de advertir; en las chick flick se muestra con regularidad un velado desprecio por las mujeres en el poder o al mando de sus direcciones y sumidas al interior de lo que aparentemente se conoce como la felicidad verdadera: un matrimonio seguido por la maternidad. Dicho género del cine y otros accidentes en la industria sin catalogar lo demuestran con transparencia, desde la II Guerra Mundial se ha tratado de devolver en el imaginario y con dirección al hogar a cuanta mujer decida entrar a una sala de proyección.

En esa cultura popular tan efectiva al comunicar valores sociales y “sabiduría general”, justo en su garantía de entretenimiento, se cuelan mensajes que ni siquiera notamos que están allí, escurriendo del celuloide y a cada cuadro con el padrinazgo de los mitos griegos o los cuentos de hadas para su cometido. ¿Cuál? Contar historias sobre el amor, el sexo y el género, que formen un criterio capaz de sostener el orden que tanto adoramos aunque no sea benéfico para todos. Y en esa tarea el único culpable no es el cine, también está la literatura, bien inmiscuida en tales empresas.

chick lit cocina

La chick lit –como se conoce a la novela de treinteañera, sentimental y devastada– es al final del día una herramienta más que en un aura de reivindicación, empoderamiento, aliento y rebeldía, regresan a desenlaces donde el amor es la llave mágica para la satisfacción, la familia es insustituible cuando se persigue el sentido de la vida y la perfección anatómica es alcanzable, vale la pena en cualquier sentido.

chick lit muelle

Según un estudio del instituto norteamericano Virginia Tech, liderado por Robert G. Magee y Melissa J. Kaminsky, la chick lit que contiene protagonistas que expresan sentimientos negativos hacia su cuerpo influencian a sus lectoras sobre cómo deben percibir su atractivo o su propio peso, además del modo exacto para juzgar seriamente sus decisiones de soltería. Es muy divertido ver a Bridget siendo esa desastrosa solterona pero, ¿queremos vivir esa misma comedia al cumplir los 40? ¿Perseguimos un peso exagerado o idolatramos la entrega fallida en sus dietas y rutinas?

chick lit piso

En el ejercicio de su investigación, ambos especialistas modificaron un par de novelas “para chica” y en las diversas lecturas que cada versión suscitó, algunas más dramáticas que otras, encontraron que el público femenino al leer sobre mujeres delgadas se sentía sexualmente menos atractivo, y al repasar las vivencias de una protagonista insegura éste se preocupaba más por su peso. Su conclusión: las representaciones textuales del autoestima corporal tienen un impacto severo sobre las preocupaciones de peso en las lectoras, posiblemente porque estas novelas permiten indagar en la mente de sus protagonistas, leer sobre sus pensamientos más íntimos y exaltar sus flaquezas ocultas en el aparente brío por no preocuparse al respecto; la empatía con la satirizada perdedora termina por guiar la autodestrucción de lo que se pensaba proteger y es allí donde caemos una vez más a la espiral de insatisfacción.

chick lit ventana

Cualquier libro que hoy tenga en la portada la foto de una mujer y prometa dar las claves de cómo sobrevivir al género desde el humor, la ternura, la ironía y el romance, esconde en sus adentros la llave para la destrucción continua. Para seguir estudiando otras perspectivas al respecto, consulta los 10 libros censurados que toda mujer debe leer y otros 5 libros que muestran por qué las mujeres sólo tienen la opción de ser zorras o vírgenes.





Referencias: