Libros tan perturbadores que te harán no querer salir jamás de casa
Letras

Libros tan perturbadores que te harán no querer salir jamás de casa

Avatar of Eduardo Limón

Por: Eduardo Limón

17 de abril, 2016

Letras Libros tan perturbadores que te harán no querer salir jamás de casa
Avatar of Eduardo Limón

Por: Eduardo Limón

17 de abril, 2016



Hay muchas razones para no salir de casa nunca. Puede ser, por ejemplo, que esté lloviendo, haga frío, haya un problema de contaminación en la ciudad donde vives, no tengas dinero suficiente como para salir a gastar, etcétera; pero ningún otro como estar debajo de tus cobijas o detrás de tu puerta, temeroso del mundo exterior. Puede sonar enfermo, pero, a fin de cuentas, ¿qué podría ser lo sano en su contrario? Hay veces en que el “allá afuera” es más angustiante que cualquier otra cosa en nuestras vidas.

Si no lo has experimentado, puedes decir que la fortuna ha estado de tu lado por bastante tiempo, y nada tiene que ver con una visión fatalista de la realidad o la exageración de nuestros pensamientos. El sentido del terror es tan fuerte que, en ocasiones, huir no implica evadir lo que está adentro, sino lo que está en el exterior. Ese exterior que no produce un miedo por el futuro, sino por el presente acechante.

Libros perturbadores - Fotos de Francesca Woodman


Ese miedo en particular puede ser generado por muchas cosas, pero si nunca lo has sentido fluir por tus venas, de nada vale que hagamos mención de ellas. Si le has padecido, entonces tampoco hace falta el recuento de sus particularidades. En todo caso, para seguir adentrándonos en ese círculo casi sádico de provocar en nosotros la perturbación necesaria como para querer abandonar todos nuestros actos humanos de la actualidad, podemos reconocer que, entre todo eso que alimenta a nuestras inquietudes, se halla lo que leemos.

Más allá del cine y la televisión, de la fotografía u otros medios, nuestras lecturas pueden llegar a ser las causantes de un pánico tan terrible por su naturaleza interna. A qué nos referimos con esto: un libro, para generar una imagen, no se vale más que de nuestro pensamiento y nuestra reflexión; entonces, cualquier trepidación en el cuerpo es producto de aquello que pareciera creamos solos y en el diálogo interno que suscita la lectura.


Libros perturbadores - Fotos de Francesca Woodman


Hay libros en específico, por supuesto, que logran esto en un abrir y cerrar de ojos; bien pueden ser una novela, un cuento o un tratado filosófico, pero en general, comparten una misma emoción después de leerlos: la de no querer salir de casa. Porque el hombre es una bestia temible, el mundo en el que vivimos es tan gris que puede tragarnos en su oscuridad y nuestra permanencia o existencia en él no se dirige a ningún sitio.

Para muestra de ello, en el listado siguiente se encuentran algunos títulos que han generado ese sentimiento entre sus lectores por años y, ahora, es tu turno de tomarlos y comprobar si efectivamente pueden tener ese poder en ti.



-
“La náusea” (1939) - Jean Paul Sartre


"Algo comienza para terminar: la aventura no admite añadidos; sólo cobra sentido con su muerte. Hacia esta muerte, que acaso sea también la mía, me veo arrastrado irremisiblemente. Cada instante aparece para traer los siguientes. Me aferro a cada instante con toda el alma; sé que es único, irremplazable y, sin embargo, no movería un dedo para impedir su aniquilación. El último minuto que paso en brazos de una mujer, conocida la antevíspera, –minuto que amo apasionadamente, mujer que estoy a punto de amar -terminará, lo sé. Me inclino sobre cada segundo, trato de agotarlo; no dejo nada sin captar, sin fijar para siempre en mí, nada, ni la ternura fugitiva de esos hermosos ojos, y sin embargo, el minuto transcurre y no lo retengo; me gusta que pase".



-
“Sobre la violencia: Seis reflexiones marginales” (2008) - Slavoj Žižek


"El amor es un acto extremadamente violento porque el individuo selecciona lo que ama y lo que odia. De esta manera, la afirmación 'yo amo al mundo' es inválida y el amor pasa a ser una especie de 'desequilibrio cósmico' hasta el punto de llegar a ser 'el mal'".


Libros perturbadores - Fotos de Francesca Woodman

-
“En las cimas de la desesperación” (1933) - Emil Cioran


"¿Qué importancia puede tener que yo me atormente, que sufra o que piense? Mi presencia en el mundo no hará más que perturbar, muy a mi pesar, algunas existencias tranquilas y turbar más aún a mi pesar la dulce inconsciencia de algunas otras. A pesar de que siento que mi propia tragedia es la más grave de la historia más grave aún que la caída de los imperios o cualquier derrumbammiento en el fondo de una mina, poseo el sentimiento implícito de mi nimiedad y mi insignificancia".

-
“Los diarios de Turner” (1978) - William Luther Pierce


"Después de todos estos años de hablar y nada más que hablar, por fin hemos realizado finalmente nuestra primera acción. Estamos en guerra contra el Sistema, y ya no es una guerra de palabras. No puedo dormir, así que intentaré anotar algunos de los pensamientos que están dando vueltas en mi cabeza".


los libros más perturbadores

“Tenemos que hablar de Kevin” (2003) - Lionel Shriver

"¿Qué locura se apoderó de nosotros? ¡Éramos tan felices... ¿Por qué arriesgamos cuanto teníamos en ese juego atroz de tener un hijo? Me doy cuenta de que te parecerá sumamente blasfemo el simple planteamiento de esta pregunta..."

-
“La muerte feliz” (1971) - Albert Camus


"Cuando miro mi vida y su color secreto, tengo como un temblor de lágrimas".



los libros más perturbadores


Probablemente éste no era el cometido original de dichas obras, pero en la transformación de sus lecturas y la aceptación que ha obtenido entre los lectores, su contenido se ha hecho una fama de perturbador y escalofriante. Lo suficiente como para atormentar nuestra relación con lo otro y no permitirnos una relación cotidiana con ello a partir de análisis.


***
Te puede interesar:

10 libros de terror para nunca más conciliar el sueño

Los mejores libros de terror 






Referencias: