Llegaron las horas

Llegaron las horas

Por: Rodrigo Cerbon -

imágenes del tiempo


Llegaron a las horas.
24 rastros celestes levitaron.
El zumbido de una abeja se equivocó de colmena;
reclutaba liendres y alfileres ensangrentados.
¡Hemos venido por ti! No pronunciaron.
Se trataba más bien de un cuadro
o, quizás, un cubo de azúcar que se esfumó revoloteando;
con sus patitas miopes y un centauro.
No,
las estrellas fugaces no perdonan a quién le mira
más bien la invocan,
entre miles de parásitos.

No, yo no soñé a eso
No, ese sueño fue un cuento
el más horrible de los bellos,
 pero aún así me despierto con el amor que mis ojos arrancaron
de la calidez del espacio.

Referencias: