Los aprendices que conquistaron el corazón de un genio: Salai y Melzi
Letras

Los aprendices que conquistaron el corazón de un genio: Salai y Melzi

Avatar of Mariela

Por: Mariela

13 de abril, 2013

Letras Los aprendices que conquistaron el corazón de un genio: Salai y Melzi
Avatar of Mariela

Por: Mariela

13 de abril, 2013

El polímata Leonardo Da Vinci tenía el hábito de adoptar como aprendices a bellos jóvenes quienes posaban para sus pinturas y le ayudaban a terminar algunas de sus obras. Los más conocidos y queridos por el genio renacentista fueron el rebelde Salai y el sensato Melzi, ambos, muchachos en situación precaria quienes permanecieron al lado de su maestro hasta sus últimos días.

KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERA


El primero en trabajar al lado de Leonardo Da Vinci, estando el artista en Milán, fue Gian Giacomo Caprotti da Oreno, en 1490. Debido al comportamiento del joven, Leonardo lo nombró “Salai”, apelativo tomado de uno de los personajes del poema italiano Morgante, de Luigi Pulci; sin embargo, se le relacionaba con “salato” cuyo significado era utilizado para denominar algo que resultaba caro para el bolsillo o para hacer referencia a un comentario mordaz. El comportamiento impropio de Salai con su maestro le llevó a tener disgustos con él, pues, en algunos escritos, Leonardo lo describe como: ladrón, embustero, obstinado y glotón.

 salai


Salai siempre fue identificado como uno de los aprendices preferidos y más problemáticos del taller Da Vinci, lugar donde pintó, en 1515, La Monna Vanna, una imitación de la Gioconda. En esta obra se muestra el pecho de la modelo firmado con el nombre de Andrea Salai. Igualmente, se cree, posó para el controversial cuadro Juan El Bautista. Pero fue nueve años antes, en 1507, cuando llegó Melzi, el aprendiz que logró hacerle un poco de sombra al joven Salai.

Monna_Vanna 

Leonardo viajó a Milán para visitar al duque, sin embargo se llevó una gran sorpresa al encontrar a Giovanni Francesco Melzi, quien se convirtió en uno de sus más apreciados aprendices, refiriéndose a él como “Cecho” o “Cechino”. Su maestro llegó a brindarle tal confianza que durante varios años  fue su ayudante y secretario.

melzi
El talento de Melzi no era menos que el de Salai. Mientras éste posaba y era alabado por su belleza andrógina, Melzi era reconocido por la talentosa reproducción de dibujos que realizaba en el taller, como lo fue el Retrato de Leonardo Da Vinci, actualmente conservado en el castillo de Windsor.

dibujo

A la muerte de Da Vinci, Melzi heredó gran parte de las obras artísticas y científicas, así como algunas colecciones de su maestro, las que administró, fielmente, hasta su muerte. Por otra parte, Salai se hizo de algunas de sus pinturas, entre ellas La Gioconda. El cariño que demostró Da Vinci por sus aprendices hizo que diversos paleógrafos, al leer sus escritos, creyeran que pudo llegar a tener relaciones homosexuales con ellos. Lo cierto es que no se han comprobado esas hipótesis, pues tanto Salai como Melzi se casaron con una mujer, hecho que si bien no descarta la posibilidad de que Da Vinci entablara una relación con alguno, tampoco la afirma.

Quiso Leonardo Da Vinci trascender por medio de Salai y Melzi o sólo veía en ellos las figuras que atestiguaran su legado, ¿qué llevó al artista florentino a profesar un amor más que fraternal por sus pupilos? Descubre si esto se convirtió en alguno de los Da Vinci’s Demons, serie que se transmitirá, a partir del martes 16 de abril, a las 22:00 horas, por Fox.


Referencias: