Los libros malditos. Grandes títulos que fueron opacados por otro de su mismo autor
Letras

Los libros malditos. Grandes títulos que fueron opacados por otro de su mismo autor

Avatar of Eduardo Limón

Por: Eduardo Limón

22 de febrero, 2016

Letras Los libros malditos. Grandes títulos que fueron opacados por otro de su mismo autor
Avatar of Eduardo Limón

Por: Eduardo Limón

22 de febrero, 2016


Ser el hijo menor siempre ha sido un problema; todo mundo cree que dependes o deberías depender de tus hermanos mayores y solicitar su apoyo ante cualquier cosa. Tus padres voltean a verte con mirada condescendiente como si fueras el pequeño desvalido de la familia y necesitaras una mano todo el tiempo. Lamentablemente esa es una visión generalizada para cualquiera, incluso el resto de tus familiares o conocidos te mantienen en un perfil bajo que sólo podrá igualarse al éxito de los otros tras un sinfín de intentos. Pero, según algunos estudios psicológicos los hijos menores pueden alcanzar el triunfo en ámbitos profesionales o personales cuando se les da la oportunidad de mostrar su talento y no se les presiona frente a los logros de los demás.

libros malditos - biblioteca

Algo similar sucede con los vástagos no humanos: nuestros trabajos. ¿Qué quiere decir esto? Que no sabemos a ciencia cierta cuántas terapias serían necesarias para tratar a esos traumas en nuestros proyectos poco relucientes si fuesen personas, pues también padecen este desplazamiento lejos de la gloria a causa de otos trabajos que han llamado más la atención que los primeros, aún siendo ambos resultados de la misma mente creativa. Esto no quiere decir que sean malos o insignificantes, sólo que no corrieron con la misma suerte o infligieron el mismo impacto en el público, convirtiéndose así en esas joyas ocultas que permanecerán en la sombra tenue hasta que se les preste la atención necesaria (se les deje ser en independencia de su prójimo victorioso).

Para ello tomamos la analogía de la diferencia entre descendientes mayores y menores, porque existen libros que han tenido que afrontar con elegancia y sutil belleza la celebridad de un título hermano ya consagrado en las filas del prestigio, aunque se sepa que ellos también tienen algo que decir. Hay libros tan impresionantes, pero tan fuera de foco junto a algún otro del mismo autor que pareciera que cargan con una maldición. No hay poder humano que les pueda devolver la relevancia si se les sigue comparando con el arrasamiento de su allegado.


“Demian”, Hermann Hesse

libros malditos - hermann hesse

Un ejemplo de ello es “Demian”, novela enigmática que siempre será una pálida sombra de lo que generalmente se en “El lobo estepario”. Esta novela cuenta la evolución del hombre al enfrentar sus preconcepciones del mundo y hacer una valoración diferente de lo vivido no sólo en el tono agresivo o impulsivo de la obra máxima de Hesse.

“La muerte feliz”, Albert Camus

libros malditos - albert camus

A pesar de guardar similitudes y aspectos precursores con “El extranjero”, esta novela corta nunca ha gozado del nombre suficiente para ser la referencia principal del nobel argelino al momento de valorar no sólo el contenido literario sino también el filosófico. Incluso Camus dudó en su publicación condenándola a ver la luz hasta diez años después de su muerte.

“El cuerpo”, Stephen King

libros malditos - stephen king

King es uno de esos autores o muy queridos o muy odiados por su acelerada producción anual, pero no podemos negar que tiene títulos muy interesantes y que han asombrado al lector contemporáneo. Uno de ellos podría ser el de esta novela, pero acostumbrados a contenido sobrenatural como “El resplandor” o “Carrie”, estos han terminado por opacar a esta magnífica pieza narrativa.

“Salambó”, Gustave Flaubert

libros malditos - flaubert

Esta novela histórica de esfuerzos sobrehumanos para su documentación y escritura gozó de un esplendor significativo, pero al día de hoy no puede combatir contra lo que significa “Madame Bovary”. Siguiendo con ese tono melancólico y deprimente, este libro explora también la violencia y el exotismo en escenarios cartagineses.

“Las puertas de la percepción”, Aldous Huxley

libros malditos - huxley

Todos conocemos “Un mundo feliz” y nos ha intrigado esa posibilidad de lo dispuesto en nuestra vida por terceros, pero es muy probable que perdamos de vista otras propuestas del autor. Por ejemplo, este ensayo novelizado que aborda los problemas de una realidad ya existente donde las drogas juegan un papel revelador en la mente humana.

“Bartleby, el escribiente”, Herman Melville

libros malditos - herman melville

Aunque esta obra también cuente con una importante trascendencia reconocida, no es posible que llegue a ocupar en la mente colectiva una posición tan privilegiada como lo hace “Moby Dick” que, incluso, se ha vuelto un referente en la cultura popular, aunque no todas las personas lo hayan leído.

“Suave es la noche”, Scott Fitzgerald

libros malditos - fitzgerald

Junto a “El gran Gatsby” y “El curioso caso de Benjamin Button” puede que esta narración incluso sea desconocida, pero es el título que mejor refleja el traslado de una vida terrenal a un impulso creativo en el autor. Es decir, esta obra se compone medularmente de las experiencias de Fitzgerald en momentos difíciles, y su composición y estructura le hacen un trabajo digno de poner atención.

Con estos títulos y autores seguro nos invade la curiosidad por saber cuáles son esos libros que fueron opacados por otros a lo largo de la historia pues, aunque no lo queramos siempre existirán esos títulos que teniendo tanto por aportar seguro han pasado desapercibidos por el ojo de los lectores.


***
Te puede interesar:
Frases con las que los verdaderos amantes de los libros se identificarán

10 libros filosóficos que no son de filosofía y podrás leer sin problemas


Referencias: