Letras

El día que tuve que matar nuestro amor

Letras El día que tuve que matar nuestro amor


¿Estarías dispuesta a amar a quien no te corresponde?:





Sonreíamos pocas veces, nos tocábamos con poca frecuencia, era el principio del final.

Es que eres una persona increíble, era un suicidio no amarte, tu amor es veloz y es lento a la vez, piensas en todo y a la vez en nada. Empezaste a vaciar mi vida, empezaba a sentirme sola.

Tus ojos son los más bonitos que he visto, pero están vacíos, algún día en algún lugar alguien los apagó. Llegué tarde a tu vida, pero tú a la mía llegaste justo en el momento para rescatarme de los días grises, justo cuando no creía en nada, y mi cielo era un colapso total, llegaste, llegaste para no quedarte.


poemas desamor


Eres tan especial que duele, dolió dejarte, duele recordarte, pero te recuerdo con amor. Escribir punto final fue repulsivo, no lo aceptaba, pero es más grande el amor que te tengo que la costumbre. Te amé con toda el alma, te amé contra corriente, ya que no era inteligente mi amor hacia a ti.  Tu amor destruye, es un dulce tormento. Tú amor revive, hechiza.

¿Qué tipo de persona eres que con una sonrisa rompes huesos? Llegas, amas, dejas de amar y apagas lentamente las luces; esas luces que llenaron mis pupilas por muchos días. Tu espalda llena de lunares los conté, los bese, los amé. Tus caricias llenas de placeres, llenas de demonios, esos que destruyen almas, que recobran fuerzas con cada beso.


poemas de desamor


Tuve que matar este amor antes de que muriera lo poco que me quedaba, tuve que conformarme con el tiempo que tuvimos. Sabía que debía decir adiós ahora que tenía un poco de fuerza para salir de este agujero. Nadie dijo que fuera fácil, lo verdaderamente fácil es amarte.

Me alejé de aquella tormenta, de aquella tempestad que empieza por tu boca. Me decidí ir sin voltear ni siquiera a ver el rastro de tus besos, no me detuve a recoger mis pedazos.


poemas-desamor



**

El amor, ese sentimiento aparentemente inocente, es de lo que más daña, más hiere y marca, pero cuando encuentras a la persona correcta es posible quedarse "para sanarse las heridas más profundas".


**


Las fotografías que acompañan al texto pertenecen a Noah Wolfe.





Referencias: