No sabes cuánto te había extrañado
Letras

No sabes cuánto te había extrañado

Avatar of Cesar Zetina

Por: Cesar Zetina

4 de agosto, 2017

Letras No sabes cuánto te había extrañado
Avatar of Cesar Zetina

Por: Cesar Zetina

4 de agosto, 2017


A veces la ficción supera toda la realidad que nos rodea, sobre todo cuando se trata de amor:


No sabes cuánto te había extrañado, cuánto tiempo había rezado para que regresaras a mí y pasáramos una vida idílica, una especial más que toda la magia que existe en el mundo —decía la chica asomada en la ventana—, sé que tuve muchos momentos horripilantes y demás, te juro que deseaba mostrarte ser una gran persona, ser alguien especial, de esas chicas que no existen... Creo que es lo que mereces, tú necesitas a alguien único, alguien que siempre te siga en las andanzas locas, en tus más grandes sueños y que te apoye.


Claramente, yo entendí ese concepto de amor, un concepto enmascarado de una filosofía que me enseñaste, aquella en la que las almas se unen para siempre, aprenden juntos, crecen y se moldean no por vanidad, no por miedo o por repulsión, sino para que se llegue a la evolución de los seres, que ambos alcancen esa grandeza. Tú siempre lo quisiste así —miró a la calle, observó con mucha atención a un joven que pasaba—. Así yo te veía antes, desde mi ventana mientras tú caminabas de regreso del colegio hasta tu casa frente a la mía. Nunca sentiste mi mirada, creo que eso fue bueno, ya que me habría avergonzado y tal vez nunca me hubieras prestado esa atención que solicitaba.


No sabes cuánto te había extrañado 1


La chica bostezó y siguió observando la puesta de sol. La luz parecía extenderse, se aferraba, no deseaba irse, quería evitar su fin. Ella estiró su brazo y tocó un rayo de sol, tan cálido como las brasas de una fogata acompañada del contacto humano. El sol se escondía lentamente, triste de lo que pasaba. La amada daba el epitafio que consideraba mejor.


Sé que cometí muchos errores, pero siento que este no fue uno. El hecho de conocernos ha sido lo mejor de mi vida, lo mejor que me ocurrió. Espero que tú sientas lo mismo, querido mío. Porque desde ahora, jamás estaremos solos, al menos así te tendré siempre cerca de mí, siempre podremos contarnos historias de amor y tú podrás recitarme aquellos horribles poemas que tanto te gustan de Z. P. Writeblack. Eso deseo, yo te juro que cantaré alegre de la vida hasta el fin, nada cambiará. Siempre estaremos juntos, para siempre y donde sea, es una promesa, querida.


No sabes cuánto te había extrañado 2


La chica hundió su cabeza entre los hombros, dirigió una mirada ligera hacia la penumbra espesa debajo de la cama, exactamente al cofre que había utilizado para sus viejos juguetes.


Siempre estaremos juntos, nunca te dejaré ir.


Sólo imaginaba el cuerpo descuartizado del amado queriendo escapar del baúl del pasado. Regresó la mirada al anochecer, cerró los ojos y recitó un poema como si rezara...


**


El futuro está por alcanzarnos, así que antes de que los bots pronto reemplacen a los poetas, esto te interesará.


**


Las fotografías que acompañan al texto pertenecen a Elliott Dunning.



Referencias: