Pendejadas célebres en la historia de México

Pendejadas célebres en la historia de México

Por: Daniel Morales Olea -



"Estúpido es el que hace estupideces"

Si hacemos caso a las sabias palabras de Forrest Gump (y de su madre), podemos pensar lo mismo de los pendejos, los cuales en lugares como México, sobran. Un país con tantos problemas no es concebible sin personas que a través de pendejadas haya formado a la nación desde hace siglos. Estos seres, que a diferencia de Argentina donde se les dice así a los niños, parece que no tienen oportunidad de madurar y redimirse. En México hay pendejadas chicas –no pagar impuestos al pensar que "no pasa nada"–, y grandes  –invitar al país a un hombre que amenaza con entrar en guerra con nosotros si no pagamos un muro. 

Las pendejadas grandes son esas que nos distinguen a nivel internacional, pero la historia es rica y engañosa. Durante muchos años la gente en el poder ha intentado limpiar sus errores, cambiando dramáticamente la educación y la enseñanza de la historia, creando o transformando mitos. Antonio Garci, caricaturista y escritor recopiló, "no todas, pero sí las más celebres" en su libro "Pendejadas célebres en la historia de México". 

pendejadas mexico celebres

El libro de Garci fue un arduo trabajo de investigación con más de 3500 fichas con las cuales trabajar; sin embargo, dice que no fue tan difícil, por que donde pusiera el dedo encontraba pendejadas. El libro que presentó justo en el bicentenario de la Independencia de México, ha sido reeditado con el nombre de "Más pendejadas célebres en la Historia de México" por Editorial Planeta. Un ejercicio histórico sin afán de educar, sino de entretener, muestra algunas de las grandes decisiones y acciones de los que hoy llamamos héroes nacionales. A pesar de eso no es un texto partidista, pues Garci no duda en atacar a izquierda, derecha, centro y más. 

-

La madre patria

El libro abre con un tema relevante en el siglo XXI, siempre hablamos del padre de la patria, pero, ¿quién es la madre? a diferencia de lo que muchos dirían, él no dice que sea Josefa Ortíz, sino la menos homenajeada Güera Rodriguez. Ella en realidad forjó el nacimiento de la nación, pues mientras Hidalgo duró un año en la lucha, durante la cual Iturbide se negó a ayudarlo, ella pasó de cama en cama, coleccionando información y utilizando sus conocimientos a discreción para que los hombres (que creían mandar) hicieran lo que ella quería. 

pendejadas mexico iturbide

Incluso dice que Iturbide, al lograr la Independencia de México, entró triunfante por la que hoy conocemos como calle Madero sólo para que ella lo viera desfilar triunfante:

"Es común que las mujeres logren hacer fácilmente que los hombres sean capaces de realizar cosas que les repugnan y que toda su vida juraron que jamás harían (como casarse y trabajar); y en el caso de Iturbide, fue ella quien por medio de sus encantos persuadió al militar para que se integrara a los conspiradores de la iglesia de La Profesa; y no sólo eso, lo convenció de ser él quien lograra la Independencia de la Nueva España y pronto". 

-

¡Porfirio Díaz tenía la misma enfermedad de Michael Jackson!

Un encabezado un tanto amarillista, pero Garcí supo aterrizar el tema. Se cuenta que el máximo general de México que hoy es tan respetado y odiado por cuestiones históricas (héroe para unos y dictador para otros) y oaxaqueño ejemplar (que no es Benito Juarez), tuvo cierta decoloración en la piel tal como lo vimos con Michael Jackson. No pudo conocer a Díaz, por lo que la evidencia la saca de las pinturas que se hicieron sobre el mandatario durante su vida, en las que mientras el hombre envejece, su color de piel se hace más claro, parecido al de los franceses que tanto admiró: 

"Sus primeras imágenes son las de un joven típicamente oaxaqueño, moreno y con fuertes rasgos mestizos. Las últimas son las de un europeo viejo de pelo blanco y piel aún más blanca. Por lo que lo más probable es que tuviera lo mismo que Michael Jackson -en la piel, claro-, porque al general Díaz lo podrán acusar de todo, menos de quererse sacar a los niños de la rosca (...)
Otra teoría es que, una vez en el poder, los que lo retrataron se esforzaron por blanquearlo para hacerlo lucir más guapo y más hombre (de Estado, claro), pero eso es muy poco probable, porque en México jamás llegaríamos a esos excesos con tal de adular a un presidente, mucho menos a un dictador". 

pendejadas mexico

-

Sacando un pedestal (sin albur)

Antonio Garci recuerda que en 1824 los españoles fueron expulsados de la nación. Ese sentido patriótico que nacía no perdonaba un pasado de 300 años, pero parece que sí olvidaron las costumbres que habían adquirido. Intentaron derretir la famosa estatua del caballito (esa que hoy vemos llena de químicos en afuera del MUNAL) y tuvo que ser resguardada. Él añade lo siguiente: 
"Curiosamente ninguno de este grupo pretendió también cortarse la lengua, pues el idioma que hablaban también debía recordarles ese terrible pasado español, ni tampoco cambiar sus apellidos, ni su religión para quitarse de encima la ignominiosa herencia hispana". 

Después de esa pendejada, expone las obras que sí fueron destruidas o ultrajadas en nombre de distintas razones, perpetrando contra nuestra famosa libertad.


El monumento Hernán Cortés fue destruido en 1824. "Nos recordaba que Hernán Cortés había existido", es la justificación de Garci. El mausoleo a la pierna del general Santa Anna, que se encontraba en el panteón de Santa Paula por que: "Ver si así el presidente Santa Anna podía dejar de meter la pata". 

Las estatuas de Ponzanelli fueron un conjunto de desnudos femeninos colocados en la avenida Miguel Angel de Quevedo en los años 70 por el presidente López Portillo. El motivo de su destrucción fue una esperada pendejada mexicana: 
"En el sexenio de Miguel de la Madrid, cuyo régimen estaba enfrascado en una renovación moral, estas estatuas le parecieron obcecas a la esposa del presidente. Las esculturas fueron puestas para adornar el interior del mall de Perisur pero cuando fue de compras allí la esposa del presidente tuvieron que volverlas a quitar. A la fecha se desconoce su paradero, pero no me extrañaría nada que la tuviera el ex presidente Miguel de la Madrid sólo para joder a su esposa".


Las pendejadas no acaban, seguramente Antonio Garci podría escribir un libro por año de historia de México y demostrar que este es un país, como lo dijo Bretón, surrealista, en el que cualquier cosa puede suceder.
Sin buscar educar, "Pendejadas célebres en la historia de México" terminó siendo más necesario que muchos de los que enseñan en la educación básica.




Referencias: