La "mujer varón" que en sus poemas navega entre la locura y la realidad
Letras

La "mujer varón" que en sus poemas navega entre la locura y la realidad

Avatar of Esther Pineda

Por: Esther Pineda

6 de marzo, 2017

Letras La "mujer varón" que en sus poemas navega entre la locura y la realidad
Avatar of Esther Pineda

Por: Esther Pineda

6 de marzo, 2017


 

Isabel de los Ángeles Ruano es una de las poetas más importantes de Guatemala. Se graduó de maestra de educación primaria y trabajó como periodista; sin embargo, su carrera como escritora empezó en 1966 cuando publicó en México su primer poemario “Cariátides”. A finales de los años 80 publicó “Canto de amor a la ciudad de Guatemala”, además de “Torres y tatuajes”, pero algunos afirman que por esa época comenzó a mostrarse ensimismada, taciturna, desconfiada, hasta que, finalmente, perdió la razón.

Isabel renunció a la feminidad que seguramente le fue impuesta y con la que nunca estuvo cómoda, por lo que comenzó a vestirse como un hombre luciendo traje, corbata, botas y boina. Además, abandonó los medios, los reconocimientos y los ambientes literarios; se convirtió en vendedora ambulante, en paria, en una más entre comerciantes y mercados. Aún hoy, con más de 70 años, se le puede observar parada en los autobuses o caminando por el Centro Histórico de Guatemala, donde ofrece lociones, desodorantes, perfumes, lápices, pero también sus libros y poemas sueltos, como una afrenta a la industria editorial en la que afirma: “Agradezco que quieran leer mi obra pero prefiero que me busquen y que me compren directamente los libros, hasta dedicatoria les agrego”.


isabel ruano poeta guatemala


Hay quienes cuentan que repite algunas historias de su vida hasta el cansancio, otros que narra anécdotas que nunca sucedieron, y algunos más quienes han compartido con ella, con relativa frecuencia, afirman que no les reconoce y los trata siempre como si fuera la primera vez que se ven. No obstante, cuando se refiere a libros y autores lo hace con gran lucidez, también cuando se trata de sus versos, se ilumina y desaparece toda la oscuridad e imprecisión que parece habitar su mente. La escritura es su ancla con la realidad, pero, sobre todo, un puente entre Isabel y los otros, pues como ella ha afirmado en sus escritos: “son alas blancas, alas, alas de espuma o nube, alas tremendas que me cubren, que me laceran”.

A pesar de ello, Isabel, la “loca” que abandonó el camino laureado de la literatura, la “mujer varón”, la poeta encorbatada, no ha dejado de escribir. En 2001 le fue concedido el Premio Nacional de Literatura Miguel Ángel Asturias por su obra “Café express”, y en 2006 publicó “Versos dorados”; obras de las que se siente orgullosa y afirmar: “Creo que soy la única que se ha atrevido a publicar lo que realmente piensa”. Por lo que te invitamos a conocer una selección de sus poemas:



'Mendigaré'

Mendigaré
a través de las increíbles ciudades del otoño.

Mendigaré la sal, el agua y el día venidero.

Mendigaré, no importa
porque ahora que provengo de territorios
olvidados
puedo decir con verdad a mis hermanos
me cortaron la lengua y me pusieron marcas al rojo vivo
pero en nombre de ustedes yo sufrí en el silencio.

Mendigaré en los parques la luz y los colores
mendigaré la risa de los niños
y el sobresalto y el júbilo de tu corazón.

Y esta tarde en que el llanto entrecruza mi pecho
sólo puedo decirles en nombre de mis versos
mendigaré, mendigaré para dejar regada la canción
y hacer que mis palabras sean un arco iris

de mi ser ante ustedes.


poemas isabel ruano gutemala



'El silencio cerrado'

Nadie abrió la boca
ni nadie dijo nada.
Y ese silencio, hermanos,
nos ha vuelto culpables.
Nos quedamos callados,
ni una protesta
ni una sola palabra
se pronunciaron.
Nada se dijo.
Y todos fuimos cómplices
de los canallas
todos quedamos con las manos
embarradas de lodo.
¡Todos la violamos!
Todos le arrancamos
los pezones a mordiscos.
Todos le sorbimos la sangre
de los pechos ultrajados.
¡Cuando aún estaba viva!
Y es que la bestia anda suelta.
En todos los corazones.
Y ese silencio de todos
Es el silencio de la bestia saciada,
es el silencio del culpable
de los cómplices.
Porque ahora todos
Somos los asesinos de Rogelia.



'Hora sin soporte'


Hoy pierdes un objeto, mañana otro,

como si te arrancaran a pedazos la vida;
te mutilan la voz, te quedas sin lágrimas
te cuentan del suicidio de un amigo.

Mueres a pausas tú también.
De ayer a hoy
cada dolor es una nueva llaga,
en cada instante hay una herida.

El mundo de las cosas, caprichoso,
no responde a tus ideas, se te escapan los
objetos
como pequeños tiranos, se te esconden,
y te hacen girar y girar, golpearte la cabeza,
o mascar trozos de papel con ira desbordada.

Pierdes todo lo que has amado,
te hundes sin retorno en cada pliegue del
pasado

Y de súbito un caos interior,
la tempestad, la locura, toda la rebeldía,
lo indescriptible se te mete dentro,
tensos los nervios, los dientes encorajinados…
… y el tedio invencible de las horas vacías…


poetas que debes conocer



'Frente al espejo'

Me pongo frente al espejo,
refleja mi cansancio
mis ojeras,
mis manos impacientes,
mi camisa en desorden,
la boca desteñida,
el pelo despeinado,
pero no dice nada de mis sueños.

Mi habitación revuelta
surge de su pulida superficie
brillante,
mi despertar reciente
asalta mi cabeza entre sombras,
aún no atino más que a verme,
no pienso en mis poemas,
mi palabra no aparece
frente al espejo.

Sólo soy una imagen,
una más entre mis cosas,
una imagen callada
que respira silenciosa,
una imagen que no se mueve
y titubea entre la penumbra.

En eso recapacito,
me veo frente al espejo,
camino
y abro las ventanas de día.


'Los farsantes'

Para ir decapitando monumentos
hace falta el silencio,
los santones hicieron sus columnas
pero no tienen estandartes.
¿Qué lugar daremos a cada quién en nuestra historia?
Ya ni siquiera importa,
los héroes están muertos.
Y cada quien fabrica sus hazañas.
El tiempo es un invento malévolo,
nunca aprendió a creer en la verdad
porque nació desnudo como los hombres,
y, además, ¿es que existe la verdad?


isabel ruano poeta


'La noche'


Qué edad, qué frío, qué tormenta
puede ser más terrible
que una noche
a solas,
una noche sin nada, una caverna
olvidada, un pasaje secreto,
de hielo.
Y digo una noche a solas
una noche de tiempo.
Y no hablo de sexo
ni del calor de un cuerpo,
no hablo de alguien, de algo,
hablo de una noche a solas
frente al universo,
en el infinito,
a solas con el cosmos chispeante,
con preguntas fósiles,
con nosotros mismos,
con todo.



'Caricaturas de la verdad'

Vengo de mitos desbaratados
donde se quiebra el tiempo.
Armo en mi ser nuevas estructuras.
Necesito el mármol de las viejas creencias
para apoyarme en algo.
Definitiva ha sido mi luz y mi ceguera,
ha sido tajante su alucinada escarcha
y mi intento triste de huir de cualquier dogma.
Así, regreso a buscar el techo de una casa,
el calor de las mentiras conocidas,
el cristal que deforme una visión
con los gastados sueños rosa.
Huí de falacias acreditadas,
me despojé de su facilidad y sus cristales,
y de pronto en la gruta de Platón vi mi silueta
terriblemente deformada.


poeta isabel ruano debes conocer



'Los desterrados'

Hoy he visto un cementerio vacío,
sólo un niño
correteaba sobre las tinieblas,
corría huyendo de los asesinos
y quería atrapar una mariposa.
Entonces me dolió tener la voz
de los desterrados,
me dolió que no me dejaran gritar,
me dolieron las víctimas, la carne torturada,
me dolió la miseria.
Lloré sobre las flores, entre los muertos,
bajo la luz del cielo, entre geranios tristes,
lloré con el gemido de las cocinas deshabitadas,
con el coraje de los desempleados,
Con la apagada linterna de las barriadas escondidas.
Lloré por mis anhelos asesinados,
por esta sorda metralla que ciega,
por no tener donde decir, por no poder hacer,
por el dolor de los que estamos desterrados,
amargamente desterrados, escabulléndonos,
morosos de las tumbas, inquilinos de las criptas
que esperan.


'Aurora nueva'

Amanecí de nuevo.
No he muerto. Estoy viva.
Respiro y soy.
Aún soy con esta luz de fuego.
Así soy
con la aurora que nace.
Así soy resonando en mi pecho.
Jubilosa y feliz.


'Dolor (extracto)'

Dolorosas las cosas, el viento, las ideas,
los grises colores, las tormentas marinas,
dolorosos nosotros, porque el dolor ingrato
ha dejado marcada nuestra indecisa ruta
con profundas tinieblas de azufre y vinagre
y un odio doloroso y oscuro hacia las tumbas.


poemas isabel ruano poeta


**

Si quieres leer a más poetas que han expresado a través de la poesía muchas de las problemáticas que experimentan sólo por el simple hecho de ser mujer, entonces te interesarán leer los poemas para las mujeres fuertes que ansían el amor como oxígeno. 

**

Las fotografías que acompañan al texto pertenecen a Allegra Messina.





Referencias: