Prefiero la soledad, un lugar en el que no existen la tristeza y el dolor
Letras

Prefiero la soledad, un lugar en el que no existen la tristeza y el dolor

Avatar of Maria  Huet Briz

Por: Maria Huet Briz

26 de julio, 2017

Letras Prefiero la soledad, un lugar en el que no existen la tristeza y el dolor
Avatar of Maria  Huet Briz

Por: Maria Huet Briz

26 de julio, 2017


La soledad puede ser el camino más directo a la locura. Estar solos con nuestros pensamientos nos puede llevar a un mundo en el que es difícil distinguir lo que es real y lo que no. En el siguiente relato de María Huet, las fantasías del protagonista se desdibujan y se desbordan hasta ahogarlo en un sueño del que será difícil despertar.


Prefiero la soledad, un lugar en el que no existen la tristeza y el dolor 1


El azul profundo


Era la mañana del quinto día, había llegado ya a cinco mil pies por debajo del nivel de las ballenas. A estas cimas no llega la luz y es esa misma oscuridad la que ilumina a su modo aquella penumbra. De vez en vez, cuando la tierra se retuerce el lecho marino, se agita y mis cabellos se embadurnan de la arena que recogen. Hoy es un día como aquellos y tras el paso de una vorágine intento acomodar mi desordenado aspecto. Mientras mis dedos sostienen la pluma, son los recuerdos incompletos del día que llegan hasta aquí los que se escriben a sí mismos.


Mis tímpanos dejaron de funcionar desde hace muchos años. Pareciera que la presión del mar ha triturado todos los malos humores que en la tierra solía tener. En cada pausa que hago, veo ante mí los cardúmenes desfilar; eso me hace pensar que el fondo del mar está tan poblado como la tierra. Continúo con mi escritura. Instantes después, una gota de lluvia que ha viajado desde la superficie se encuentra conmigo. He preferido la soledad, la oscuridad extrema, donde no existen ni el sufrimiento ni el dolor, pero tampoco la esperanza. Soy yo, en medio de la negra inmensidad, sentada en una silla frente a mi escritorio. Pese a todo no estoy tan sola, pues estoy rodeada de una vida que aunque extraña es numerosa. 


Continúo escribiendo…


Prefiero la soledad, un lugar en el que no existen la tristeza y el dolor 2


**


La soledad es el momento en el que descubrimos que no estamos realmente solos. El ruido y vertiginoso ritmo en el que vivimos a veces nos ahoga tanto que olvidamos vivir el presente, por esa razón te compartimos las 6 lecciones espirituales que aprenderás del aquí y el ahora.


Referencias: