La escritora que revive el horror de Chernóbil en la voz de sus víctimas
Letras

La escritora que revive el horror de Chernóbil en la voz de sus víctimas

Avatar of Paola Medina Lechuga

Por: Paola Medina Lechuga

20 de enero, 2017

Letras La escritora que revive el horror de Chernóbil en la voz de sus víctimas
Avatar of Paola Medina Lechuga

Por: Paola Medina Lechuga

20 de enero, 2017




Chernóbil, situada al norte de Ucrania, atrae anualmente a una gran cantidad de turistas, pero no precisamente por sus atractivos naturales. En abril de 1986 ocurrió en esta ciudad el más grave accidente nuclear y el mayor desastre medioambiental de la Historia: uno de los reactores sufrió un desperfecto y una alarmante cantidad de material radioactivo fue liberado al aire. Las secuelas fueron devastadoras para los trabajadores de la central y los pobladores de Prípiat (la población vecina en la que residían los empleados de la central y sus familiares).


imagenes de chernobyl


En cierto modo, la infamia de este lugar ha generado una especie de mitología urbana y sigue provocando el morbo de ciertas personas. El cineasta Bradley Parker, por ejemplo, dirigió en 2012 Terror en Chernóbil, un largometraje que mezcla con este hecho histórico una narrativa de ciencia ficción y horror. Sin embargo, el panorama literario cuenta con una figura mucho más interesante y con más propiedad para contar lo sucedido desde el testimonio.


Horror de Chernóbil 

Con 
Voces de Chernóbil: crónica del futuro, la periodista y escritora bielorrusa Svetlana Alexiévich compone varias historias sobre los sobrevivientes de la catástrofe nuclear, con lo que incita a la reflexión sobre las consecuencias del modo en que el ser humano está manejando el mundo. En un sentido simbólico, Chernóbil es el pasado, el presente y el futuro y estos relatos nos recuerdan que aún el hombre no sabe cómo restaurar el daño causado por sus ambiciones: “El pasado se ha visto impotente ante Chernóbil; lo único que se ha salvado de nuestro saber es la sabiduría de lo que no sabemos. Se está produciendo una perestroika, una reestructuración de los sentimientos”.


La literatura de Alexiévich es un monumento a la valentía y a la vida de los sobrevivientes de la tragedia, quienes luchan cada día para tener la tranquilidad que les fue arrebatada sin siquiera entender en su momento las dimensiones del problema.

En uno de los relatos, una mujer contempla a su esposo moribundo. El médico que la acompaña, lejos de pronunciar palabras de consuelo, le dice: “¡No se acerque a él! ¡No puede besarlo! ¡Prohibido acariciarlo! Su marido ya no es un ser querido sino un elemento que hay que desactivar”. Aquí reside el verdadero horror de las víctimas de Chernóbil. Su deshumanización y descontextualización de una vida normal, plena. La promesa de la energía como un valor económico para el desarrollo de la sociedad transformada de pronto en horror, enfermedad y muerte. La mujer, en un acto de valentía, pues está embarazada, decide acercarse a su marido y besarlo. Su decisión es quedarse con él hasta el final a pesar de las consecuencias: pierde a su bebé por las altas dosis de radiación.


voces de chernóbil


Tal vez la paradoja está en elegir entre el amor y el sufrimiento, en un contexto en el que se confunden. La  radioactividad no sólo provocó daños irreparables en los cuerpos de hombres, mujeres y niños, sino que deformó el matiz de sus vidas y su lógica, así como el cariño, el amor y los sentimientos hacia sí mismos y hacia los otros.

***

Nada dice más de la humanidad que las tragedias que se ha procurado por sí misma. En ese sentido, no deben olvidarse nunca y permanecer en la memoria colectiva para la posteridad.




Referencias: