Un día abrió los ojos y se marchó... sin decir más
Letras

Un día abrió los ojos y se marchó... sin decir más

Avatar of Cultura Colectiva

Por: Cultura Colectiva

1 de septiembre, 2017

Letras Un día abrió los ojos y se marchó... sin decir más
Avatar of Cultura Colectiva

Por: Cultura Colectiva

1 de septiembre, 2017

A continuación un texto híbrido de la joven autora Andrea López Grau, quien indaga con su estilo depurado de ripios en las imágenes de la vida diaria tras el aparatoso final de un amor.


Un día abrió los ojos y se marchó... sin decir más 1


Y entonces todo se volvió negro

Las noches se hacían más largas, las borracheras más frecuentes, una inmensidad de besos de otras bocas, llegaba la espontaneidad de llorar a cada rato, pero era más frecuente en las noches frías y solas.

La gente preguntaba a menudo ¿cómo estás?, ¿cómo te sientes hoy?

Siempre, con una palabra de aliento, pensando irónicamente que eso iba arreglar lo que por dentro se rompía y por fuera parecía como si nada estuviera pasando.

Un día abrió los ojos y se marchó... sin decir más 2


Mamá decía "dale tiempo al tiempo".

Abuela sólo hacía la comida favorita para que comiera algo y verla sonreír.

Papá fruncía el ceño y de vez en cuando por las noches le daba un vaso de leche tibia para que pudiera dormir.

Las amigas decían "vendrá alguien más, alguien que te valore, alguien que en realidad te quiera".


Cuando ella creía que ya estaba olvidado, no faltaban las llamadas por la madrugada, ebrio.

Las llegadas inesperadas donde sólo se escuchaba el teléfono sonar a las 2 de la mañana y después una infinidad de "perdóname, voy a cambiar".

Ella se cansó de la rutina, una disculpa, el estar bien 2 o 3 días, para luego volver a lo mismo... Celos, desconfianza, pleitos, monotonía.


Un día abrió los ojos y se marchó... sin decir más 3


Un día abrió los ojos y se marchó... sin decir más.

Aprendió a tomar sin marcar cuando su alma lo extrañaba.

Aprendió a cantar sin dolor.

Aprendió a estar sola.

Aprendió a dejar ir y no voltear más.

Aprendió a perdonar.

Aprendió a perdonarse.


Un día abrió los ojos y se marchó... sin decir más 4


Cerró el libro.


...y él siguió su vida con fiestas, mujeres, demostrándole al mundo que no pasaba nada... Pero sabiendo que ella se había llevado una gran parte de él...

*

Las imágenes que acompañan al texto pertenecen a Paige Margulies.

Puedes apreciar más de su trabajo aquí.

***

Existen ciertos libros que pueden ayudar a canalizar nuestras emociones, como estos títulos que nos hablan sobre la vergüenza, el dolor y el fracaso que puedes leer.


Referencias: