8 discos clásicos que todo amante del folk rock debe escuchar
Música

8 discos clásicos que todo amante del folk rock debe escuchar

Avatar of Mauricio Guillen

Por: Mauricio Guillen

27 de marzo, 2017

Música 8 discos clásicos que todo amante del folk rock debe escuchar
Avatar of Mauricio Guillen

Por: Mauricio Guillen

27 de marzo, 2017



Probablemente las generaciones más jóvenes no conozcan a Paul Simon. En resumen: es una leyenda. Sin pensarlo ni un segundo varias de sus canciones podrían tocar la sensibilidad de los más duros y hacerles ver que ya no hay esperanza en la humanidad. Su música ha trascendido los géneros artísticos y es muy probable que su trabajo sea reconocido por una película. En fin, contemporáneo de los Beatles, se dio a conocer junto con Art Garfunkel en el memorable dúo Simon & Garfunkel, que la revista Rolling Stone ubica en el #40 en su lista de los 100 Grandes Artistas de Todos los Tiempos.


paul simon


A partir de los 70, Paul Simon reanudó su carrera de solista y desde entonces no ha dejado de cosechar éxitos. Es de los artistas más aclamados en la historia de los Grammy, pues ha obtenido el galardón Álbum del Año en tres ocasiones (cuatro si se cuenta su participación en Babel, de Mumford & Sons). Él y Paul McCartney son los únicos artistas que han competido por el máximo premio en cada década desde los 60 hasta los 2000. Definitivamente es un músico al que hay que prestarle atención. La mejor manera para comenzar a admirarlo es escuchándolo. A continuación 8 álbumes esenciales en la carrera de este artista que cualquier amante del folk rock debe escuchar.


Paul Simon (1972)





Tras separarse de Art Garfunkel, Simon retomó su carrera como solista con un álbum homónimo, continuando el estilo folk que lo dio a conocer. De dicha obra surgieron temas inolvidables como “Duncan”, “Me and Julio Down by the Schoolyard” y “Hobo’s Blues”. Está incluido entre los 500 Mejores Discos de Todos los Tiempos (Rolling Stone), ocupando la posición #268.


Bookends (Simon & Garfunkel, 1968)





Simon & Garfunkel tuvieron una participación importante en la banda sonora de The Graduate. Gracias a esto, el lanzamiento de Bookends generó bastante expectativa y fue bien recibido por los críticos. Fue la primera vez que el dúo decidió hacer un álbum de concepto y explorar los distintos aspectos de la vida. Su estilo se acercó más al rock e incluyó rarezas como “Voices of Old People”. En 1969 Bookends compitió por el Premio Grammy al Álbum del Año. El sencillo “Mrs. Robinson” no sólo fue el más popular del grupo, sino que se convirtió en la primera canción de rock en ganar un Grammy a la Grabación del Año.


Still Crazy After All These Years (1975)





En su momento este álbum parecía la obra maestra de Paul Simon: consiguió el Grammy al Álbum del Año en 1976. Muchas cosas lo hacen verdaderamente especial, como sus versos en “50 Ways to Leave Your Lover”, el reencuentro con Garfunkel en “My Little Town” y la explosiva colaboración con Phoebe Snow en “Gone at Last”. Para producir Still Crazy..., Simon encontró la manera de equilibrar su para entonces nuevo estilo rock con su experiencia en el folk.


So Beautiful or So What (2011)





Simon había pasado mucho tiempo explorando ritmos musicales de todo el mundo y con este disco volvió componer en su guitarra acústica integrando elementos de esas influencias. El resultado fue un álbum que toma del blues africano en sus cuerdas y de la India en las percusiones, además de representar un triunfal regreso al folk rock, sobre todo en los temas “Love is Eternal Sacred Light”y “Getting Ready for Christmas Day”. En The Daily Telegraph la obra recibió la calificación perfecta. También fue nombrada por la revista Rolling Stone como el Tercer Mejor Álbum del año.


Graceland (1986)





Al mundo le urge otro álbum como Graceland. En los años 80 el Apartheid seguía vigente en Sudáfrica, por lo que había una especie de veto cultural por parte del resto del mundo a dicha nación. Pero eso no le impidió a Simon viajar a tierras sudafricanas, conocer a los músicos del lugar, hacer amistades y grabar un álbum que de alguna manera unificó al planeta. En Graceland Simon adopta el sonido world beat (que de hecho influyó al álbum debut de Vampire Weekend), haciendo uso de una extensa instrumentación. Canciones como “The Boy in the Bubble”, “You Can Call Me All” y “Graceland” son perfectas muestras de la calidad en el disco. Su álbum de 1990, The Rhythm of the Saints, tiene un concepto similar a Graceland, sólo que este fue grabado en Brasil.


Bridge Over Troubled Water (Simon & Garfunkel, 1970)





Se trata del último disco oficial del dúo y el más exitoso en todos los sentidos. Esta joya tiene letras que podrían ser consideradas como poemas. La unión de voces es increíble, mientras que la producción de Roy Halee los ayudó a explorar más estilos musicales, sin abandonar el folk de fondo. Por temas como “The Boxer” y “El Cóndor Pasa”, la producción pareciera mejorar con el tiempo. El álbum ocupa la posición #51 en los Mejores Discos de Todos los Tiempos (Rolling Stone).


There Goes Rhymin’ Simon (1973)





A diferencia de la mayoría de los títulos en la discografía de Paul Simon, éste tiene como eje principal el rock y el pop. Puede carecer de concepto, pero de igual forma es una excelente muestra de la calidad de sus dotes de compositor. Canciones como “Something So Right”, “Kodachrome” y “Love Me Like a Rock” valieron para que este disco compitiera por el Grammy al Álbum del Año en 1974. Una faceta un poco diferente en su nutrida y variada trayectoria.


Parsley, Sage, Rosemary & Thyme (Simon & Garfunkel, 1966)





Cuando este disco fue lanzado, Simon & Garfunkel todavía no eran estrellas consolidadas. Es generalmente considerado como su primera obra de arte. Rolling Stone lo colocó en el puesto 22 entre los Mejores Discos de Todos los Tiempos. Hay temas inolvidables como “Scarborough Fair/Canticle”, cuya interpretación suena como si fuera hecha por ángeles. “Homeward Bound” y “The Big Bright Green Pleasure Machine” te pondrán a bailar inmediatamente. El track de cierre, “7 O'Clock News/Silent Night” es otro imperdible que suena tan vigente como cualquier éxito de la radio.

***

Si te gusta el folk rock, ese sonido suave y melodioso pero a la vez encarnado y potente dentro de su estilo, también tienes que escuchar a este músico japonés.


Referencias: